Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ascenso del nazismo ‘germina’ en un aula del Teatre Lliure

La adaptación de L’onada está dirigida por Marc Montserrat

Farelo y dos alumnos, durante L’onada.
Farelo y dos alumnos, durante L’onada.

Casi todos hemos estudiado el tema del Holocausto. Otra cosa es vivirlo en primera persona como ocurrió en 1967 en la escuela de Cubberley, en Palo Alto (California). El profesor de historia Ron Jones, tras ser desafiado por un alumno que no entendía cómo el pueblo alemán legitimó la barbarie dirigida por Adolf Hitler, llevó a cabo un experimento en clase: durante varias semanas los alumnos tenían que seguir unas normas estrictas que les permitía experimentar en primera persona, que fácil es convertirse en parte de un aparato totalitario con ideología férrea en el que las personas acaban alienadas.

Ahora, unos alumnos diferentes a los del 67 vuelven al aula, aunque esta vez de forma ficticia. El Teatre Lliure de Barcelona acoge hasta el próximo 7 de abril la adaptación teatral de esta historia: L’onada, dirigida por Marc Montserrat y basada en un texto de Ignacio García Bay. La pieza, que lleva más de doce años gestándose en la mente de este director barcelonés, quiere ceñirse al máximo a los hechos históricos y huir, en cierto modo, de versiones como la popular The Wave (2008), película dirigida por Dennis Gansel.

“Cuando la película se estrenó ya había investigado a fondo sobre esta historia, por lo que no me he basado en lo más mínimo en el filme ni en otras versiones más edulcoradas”, ha explicado el director. De hecho, el dramaturgo García Bay, ha admitido que cuando Montserrat le pidió el encargo, hace tres años, él ni siquiera había visto la película y no la vio hasta finalizar el guión.

El elenco de actores —encabezado por Eduard Farelo, como el profesor Ron Jones— cuenta con Marta Ossó, Alba Ribas, Andrea Ros, Martí Salvat y Joan Sureda, entre otros, en el papel de los alumnos. Los días previos al estreno en Barcelona, el 14 de marzo, los propios actores han podido interactuar con uno de los alumnos que vivió la historia en la escuela Cubberley, la real, Marc Hanocock; e incluso con el auténtico profesor Ron Jones, quien también estará presente el próximo domingo en una charla-coloquio abierta al público en el Teatre Lliure y que ha seguido muy de cerca la producción de este espectáculo.

“Los alumnos y el profesor se convierten en las únicas víctimas”, remarca el director, a propósito de un enfoque que permite que el espectador se sienta parte del aula y, por lo tanto, una víctima más del totalitarismo.

La obra iba a ser estrenada la pasada temporada en el Lliure, pero los recortes obligaron a suspenderla. Después de muchos esfuerzos por parte de la producción, la ola de Ron Jones llega al Lliure dispuesta a hacer tambalear nuestras conciencias.