Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lluvia desluce el primer escrache de los afectados por la hipoteca en Barcelona

Los activistas y afectados de la PAH protestan ante la vivienda de la diputada Estellés, del PP

No hay lluvia que detenga a los activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Llegados de varios barrios de Barcelona y de comarcas como el Penedès o el Baix Llobregat, una cuarentena de personas amenazadas de desahucio han protagonizado esta mañana el primer escrache en Barcelona. La protesta, que arrancó el lunes en Madrid durante un acto de la cúpula del PP, tiene por objetivo señalar a diputados o políticos que por ahora han rechazado o no se han pronunciado sobre la Iniciativa Legislativa Popular que pide que se detengan los desahucios y que las familias puedan devolver el piso a los bancos y quedarse a vivir pagando un alquiler asequible.

Los concentrados se han dirigido a una de las últimas fincas de la calle de Balmes, tocando a la avenida del Tibidabo, donde vive la diputada del PP Maria Ángeles Esteller. La idea era empapelar la portería con octavillas con la foto de la diputada y un texto que explica que ha sido invitada a participar en las asambleas de la PAH para conocer el problema de sobrendeudamiento que viven miles de familias. Si los diputados conocieran el problema, asegura la PAH, apoyarían la ILP.

La lluvia ha deslucido la protesta, en la que los afectados han optado por explicar sus casos megáfono en mano. También han rellenado el reverso de postales con la cara de afectados y una breve explicación de sus casos. Son las mismas caras que protagonizan en vídeo #deafectadoadiputado y han entregado las postales al portero, que no daba crédito. "Venimos a decir a la gente que sus vecinos son responsables de que no tengamos una segunda oportunidad", "Que vean lo que están haciendo si rechazan la ILP, nos están dando con la mano abierta", "Que nadie de nosotros se compró una vivienda para vivir por encima de sus posibilidades", han sido algunos de los testimonios. "Yo también he pensado en el suicidio", ha dicho una mujer, "pero todos estos compañeros me han hecho ver que hay que luchar. Ahora no me sacarán de mi casa ni los Geos, antes que dar el piso al banco le pego fuego", ha gritado. "Si nosotros no podemos conciliar el sueño, que no duerman tampoco ellos", ha advertido otro activista.

El escrache de hoy —una protesta calcada de Argentina, donde las víctimas de la dictadura llevaron su denuncia a los barrios o puestos de trabajo de los responsables de la represión— pretendía señalar también al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, y al jefe de gabinete del presidente del Gobierno, Jorge Moragas. Pero vista la lluvia los concentrados han optado por posponer la protesta al próximo viernes.