Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Los esqueletos del despilfarro

Decenas de residencias, polideportivos y auditorios permanecen cerrados por la crisis

Los Ayuntamientos no pueden afrontar su dotación y mantenimiento

Centro de día para mayores de Mislata, que captó cinco millones del Plan E, cerrado desde hace dos años.
Centro de día para mayores de Mislata, que captó cinco millones del Plan E, cerrado desde hace dos años.

Unos se concibieron durante la bonanza, alentados por la fiesta megalómana de la construcción y la contrarreloj electoral. Otros, en plena tormenta económica, con los dos planes E del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero —1.408 millones— y Confianza de la Generalitat. La orgía de la inversión ha transformado la Comunidad en un solar salpicado de cadáveres arquitectónicos. Residencias, polideportivos y auditorios fantasma. La mayoría de obras se terminaron e inauguraron —algunas hasta tres veces— pero nadie cayó en su mantenimiento. Y ahora los municipios, atenazados por el control del déficit, pagan la factura de la pólvora de rey. Estas son las consecuencias de la resaca.

El centro de día para mayores de Mislata desafía al horizonte. Simbolizó en 2009 el sueño del exalcalde popular Manuel Corredera, que captó una inversión de cinco millones de euros del Plan E. La mole de 3.500 metros y tres plantas permanece cerrada desde hace dos años. No hay dinero para mantenerla. El Ayuntamiento que pilota ahora el socialista Carlos González Bielsa arrastra una deuda de 40 millones y desconoce cuándo podrá equipar el singular legado. El presupuesto municipal incluye este año una partida de 150.000 euros que no resulta suficiente. “Igual para final de año…”, confía un portavoz.

El centro de día de Moncada encarna otro ejemplo de arquitectura espectral. Fue planeado para atender a mayores y enfermos de alzhéimer. Se inauguró dos meses antes de las elecciones autonómicas de 2011 y se cerró. Hasta hoy. No hay dinero. Dispone de completas (y vacías) salas para rehabilitación, curas y tratamientos. La Generalitat invirtió más de 360.000 euros en esta iniciativa que el Ayuntamiento del PP pretende ahora reconvertir en un espacio para desarrollar un programa de “economía culinaria”.

La mayoría de obras se acabaron e inauguraron; alguna, hasta tres veces

En Alaquàs tampoco saben cuándo abrirá el centro de innovación del polígono de Els Mollons, que se ideó sobre una parcela de 8.400 metros para divulgar la reutilización de materiales y formar a desempleados. El edificio costó 840.000 euros pero no ha reciclado ni un solo cartón porque no funciona.

La incertidumbre planea sobre la ambiciosa escuela de teatro José Sancho en Manises, que se eterniza desde que se proyectó, en 2006. El exconsejero de Educación Alejandro Font de Mora aseguró que la obra estaría acabada el pasado año. El Ayuntamiento del PP desconoce ahora cuándo concluirá este complejo de nueve millones que algún día acogerá a 800 espectadores. Los socialistas denuncian que las máquinas enmudecieron en verano porque la empresa no cobró de la Generalitat. “En muchos casos las obras se planean como cajas vacías”, explica el sociólogo experto en urbanismo José Miguel Iribas, que relata que un Ayuntamiento le propuso diseñar un auditorio de 1.500 plazas para acoger una vez al año la proclamación de la reina de las fiestas.

La casa de la música de Alberic se cocina a fuego lento. El Ayuntamiento del PP planeó desarrollar el edificio con recursos propios y ahora sufre las consecuencias. La obra comenzó en marzo de 2009 pero la renuncia de la empresa y la escasez económica se han convertido en un lastre. Se han invertido 1,1 millones. No hay fecha para la llegada de los instrumentos.

La biblioteca de Vila-real se inauguró sin libros. Funciona una cuarta parte

La biblioteca de Vila-real se inauguró en junio de 2011 sin libros. Y hoy solo funciona la sección infantil, una cuarta parte. El resto continúa sin libros. El concejal socialista Xus Sempere pertenece al cuatripartito de gobierno y atribuye el contrasentido al legado del anterior equipo del PP, las trabas para contratar y los impagos del Consell, que ha desembolsado el 5% de sus 2,7 millones comprometidos. “El edificio es un transatlántico, se hizo a lo bestia”, se queja el edil.

Alicante tiene terminada y cerrada desde hace 20 meses la piscina pública Vía Parque. El Plan E del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero destinó 3,2 millones a esta infraestructura deportiva que se deteriora por falta de uso, según el PSPV. El Ayuntamiento de Sonia Castedo, del PP, tampoco ha desbloqueado el complejo deportivo Villafranqueza, que incluía el primer velódromo ciclista de la provincia en su planteamiento inicial. Desde que en 2010 culminó la primera de sus tres fases (780.000 euros), se desconoce cuándo podrán exprimir la instalación los deportistas. El Consistorio descarta ahora el velódromo por “austeridad”, según un portavoz. Los centros sociales de Alicante de los barrios de Tómbola (1,2 millones) y Urbanova (1,2) también sufren la asfixia municipal. Se encuentran acabados pero cerrados. “Se prima el continente y no el contenido”, lamenta el portavoz de Compromís, Enric Morera.

El centro para discapacitados de Petrer se abre a veces para conferencias

Petrer acoge varios esqueletos de la crisis. El centro de día para discapacitados psíquicos lleva más de un año cerrado. Se construyó con 1,5 millones del segundo Plan E y se vendió como la infraestructura idónea para atender a cerca de un centenar de personas dependientes —autistas y afectados por parálisis cerebrales—. Se abre ocasionalmente para impartir conferencias. La obra conocida como manzana cultural, que conecta la casa de la cultura y el teatro de Petrer, no ha corrido más suerte. Se encuentra parada desde hace un año. La empresa adjudicataria se negó a continuar hasta cobrar de la Generalitat, que se comprometió a pagar 1,4 millones, según el PSPV.

Los socialistas atribuyen los retrasos al “fiasco” del Plan Confianza del Consell. “No se han desarrollado ni la mitad de las obras prometidas”, señala David Cerdán, secretario general del PSPV de Alicante y concejal en Aspe. En esta población, un esqueleto de hormigón evoca la parálisis de la biblioteca de tres millones prometida por el Consell. Como en otros casos, la constructora abandonó la obra porque no cobró de la Generalitat. Y ahora, ninguna empresa quiere retomar el proyecto, según Cerdán.

Alicante mantiene cerrada desde hace 20 meses la piscina Vía Parque

En Crevillent, donde el PP gobierna con mayoría absoluta, también se amontonan las instalaciones fantasma. El centro de recuperación para el tratamiento de niños con deficiencias cognitivas está amueblado pero no funciona. Carece de personal. El Ayuntamiento “trabaja” para ponerlo en marcha y adjudicar su gestión, según una portavoz, que no da fechas. Tampoco hay fecha para la apertura del centro de rehabilitación para discapacitados mentales, que se terminó a finales de 2011 con el segundo Plan E (1,2 millones).

Las obras del Museo Arqueológico de Crevillent concluyeron en 2010 pero el Consistorio admite que ahora queda la “implantación museográfica”, que significa llenar el museo con exposiciones. En Elche tampoco saben cuándo abrirá el nuevo edificio del Instituto Tecnológico de la Palmera (2,2 millones) que defendió el exalcalde socialista Alejandro Soler para “investigar la palmera típica ilicitana”.