Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expresión en femenino

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora reúne en la capital los estilos personales e inconfundibles de Mercedes Peón, Natalia Dicenta y Martirio

Mercedes Peón. Ampliar foto
Mercedes Peón.

Del electro-folk de la gallega Mercedes Peón al jazz suave y cálido de Natalia Dicenta, pasando por la copla desnuda, urbana y moderna de Martirio. Tres maneras de expresarse de tres mujeres que hoy ponen en valor el sentido de un día dedicando internacionalmente a ellas. En su discurso y propuesta artística las tres se muestran orgullosas, y presumen, de su condición femenina.

La cultura tradicional gallega es el punto de partida de Mercedes Peón, pero su propuesta va mucho más allá. Mezclada con la electrónica, su música es un viaje al futuro partiendo del pasado. Loops, samplers y otros sonidos digitales se unen a su voz enigmática y, a veces, a su gaita, para construir un mundo entre lo tribal y lo vanguardista. Su potente imagen, con la cabeza rasurada al completo, le confiere un halo turbio y de misterio que resuelve apabullando al público en directo, a base de eslóganes también de reivindicación feminista. Sobre su último disco, S.O.S. que juega con la llamada de auxilio en morse, y el significado de soledad en gallego, versa el concierto de esta noche en Leganés en el que será teloneada por la joven rapera madrileña Garzía.

Martirio, por su parte, vuelve a juntarse con el sabio del piano Chano Domínguez para arrimar su copla popular al jazz y a los ecos aflamencados. Con él trabajó hace poco más de tres lustros para alumbrar uno de los discos más sorprendentes de la recuperación de las raíces españolas, Coplas de madrugá. La colaboración entre ambos siguió unos años más tarde con Acoplados, donde se volvían a destrozar las fronteras entre el jazz y la copla formando una suerte de nuevo género. Juntos, la copla es la excusa, pues juntos crean un universo especial y mágico donde calificar, y clasificar, el género que hagan, es lo de menos. Tangos, argentinos y flamencos, sevillanas y boleros forman parte también del repertorio compartido. Es creación en estado puro. Emoción desde una voz sentida que hace un nudo en las tripas, y una manera de tocar el piano donde no parece que a las teclas cueste pulsarlas, sino que da la sensación de que solo se acarician. Con Martirio y Chano estarán esta noche en el escenario del Galileo Galilei el contrabajo de Horacio Fumero y la batería de David Xirgu.

En un reducto más recoleto, el Bogui Jazz, la voz de seda de la actriz Natalia Dicenta recreará estándares del jazz de todos los tiempos. Hay una deuda pendiente con esta mujer suficientemente dotada por la naturaleza para darle al jazz cantado una atmósfera especial: no tiene aún un disco publicado, y eso que lleva décadas cantando por los clubes de jazz de todo el territorio nacional, y llenando los festivales a él dedicados más importantes de España. Y siempre, con notable éxito de público y críticas. Encarnando a Judy Garland en la obra musical Más allá del arcoíris, llenó durante semanas los teatros de Madrid y media España. Esta noche, acompañada por el trío del pianista José Manuel Villacañas (Reinier Elizarde al contrabajo, y Antonio Calero a la batería), Natalia Dicenta cantará por Duke Ellington, Thelonius Monk o los hermanos Gershwin, dedicando, por ser el Día de la Mujer, un espacio propio a la controvertida Mae West, que hizo valer su sexualidad en tiempos en los que las mujeres que se permitían cacarearla, eran tildadas de lo peor.

VIERNES 8: Martirio y Chano Domínguez, Galileo Galilei (Galileo, 100) a las 21.30; 10 euros. Natalia Dicenta & José Manuel Villacañas Trío, Bogui Jazz (Barquillo, 29), a las 22.30 y 23.30; 15 euros (venta anticipada: 12). Mercedes Peón (+ Garzía), auditorio de la Universidad Carlos III (avenida de la Universidad, 30, Leganés), a las 20.30; 14 euros (venta anticipada: 12).