Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Joan Fontcuberta, primer español galardonado con el ‘Nobel’ de la fotografía

El premio Hasselblad 2013 reconoce su imaginación y originalidad

Autorretrato de Joan Fontcuberta, caracterizado como el astronauta ruso Ivan Istochnikov, para su serie Sputnik..

Reivindicativo, irónico, mordaz, original y multipremiado. El fotógrafo conceptual Joan Fontcuberta (Barcelona, 1955) no para de sumar premios. Tras los nacionales de Fotografía (1998) y Ensayo (2011), ahora ha obtenido el Premio Internacional de Fotografía Hasselblad 2013, considerado el nobel de esta especialidad, siendo el primer español que lo obtiene en 33 ediciones.

Fontcuberta es el creador de un universo propio en el que la verdad y la mentira están separadas de una línea muy fina. Lo podemos comprobar en algunas de sus series como Herbarium (1984) y Fauna (1987), basadas en la naturaleza, o Sputnik (1997) en las que nada es lo que parece ser y el espectador cree ver lo que no existe. Ni las plantas, ni los animales, ni el astronauta ruso perdido para siempre en el espacio son reales, sino fruto de la invención del artista. Hacer dudar e, incluso, engañar al espectador es uno de sus juegos preferidos. Fontcuberta lleva años cuestionando el papel de los medios de comunicación y la investigación científica.

Bo Myhrman, director de la fundación, resaltó la trayectoria profesional de Fontcuberta, calificándolo como uno de los autores contemporáneos “con más inventiva y originalidad desplegada en los más de 30 años de trabajo constante, en los que no ha dejado de investigar y cuestionar el medio fotográfico haciéndonos pensar”.

“No me lo creía. Cuando me lo notificaron pensaba que no era verdad”, ha explicado Fontcuberta, siguiendo con el juego entre realidad y ficción. Es caso es que, aseguró, no cogió la primera llamada y solo acabó creyendo su suerte cuando se lo confirmaron por escrito desde Estocolmo. “Dudar es muy saludable, es una manera de poner una pequeña barrera de escepticismo, de frenar el exceso de entusiasmo”, explicó.

Fontcuberta además de uno de los fotógrafos más reconocidos y prolíficos del momento —en la actualidad comisaría dos exposiciones en Barcelona, hoy inaugura exposición en la galería Àngels Barcelona y tiene una cuarta muestra en Mataró—; es escritor, editor y profesor.

En octubre, se inaugurará una exposición en Gotemburgo, con algunas de sus series y se presentará una monografía. “Será un libro doble. Por un lado, Fotografía de la naturaleza mostrará imágenes y textos. Por otro, Naturaleza de la fotografía explicará el proceso de producción de estas obras y su realidad”, ha explicado el fotógrafo. “Espero que el premio no sea una especie de defunción”, dijo junto a la lista de los que lo han precedido, entre ellos, Cartier-Bresson o Richard Avedon. El premio le servirá, aseguró, “para seguir trabajando con la imagen como protagonista, usándola, no complaciente, sino para saber más de nosotros”.

Dotado con 110.000 euros, el premio es fruto de la herencia recibida del industrial y fotógrafo sueco Victor Hasselblad, inventor de la réflex del mismo nombre, que alcanzó fama mundial (y beneficios) cuando en 1969 la NASA escogió la cámara para acompañar a los astronautas a la Luna.