Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mujeres pintadas por mujeres

Las artistas Lide Kaltzada y Andrea Abalia presentan sendas series de retratos femeninos en la exposición 'Alter ego'

Andrea Abalia (a la izquierda) y Lide Kaltzada, junto a las obras que muestran en la exposición 'Alter ego'. Ampliar foto
Andrea Abalia (a la izquierda) y Lide Kaltzada, junto a las obras que muestran en la exposición 'Alter ego'.

Lide Kaltzada (Busturia, 1977) y Andrea Abalia (Bilbao, 1934) son artistas que convierten a las figuran femeninas en el centro de sus pinturas. Las mujeres de Kaltzada y Abalia componen la exposición Alter ego, que hasta el próximo 6 de abril se presenta en la sala de exposiciones de las Juntas Generales de Bizkaia (Hurtado de Amézaga, 6. Bilbao). "En el espacio engañoso de estas pinturas", dice Juliantxo Irujo en el catálogo de la exposición, "surgen como protagonistas unos personajes femeninos: los alter ego de sus creadoras".

La exposición surge de la colaboración entre las Juntas Generales y la Universidad del País Vasco (UPV) para difundir el trabajo de los artistas emergentes, licenciados en la Facultad de Bellas Artes. Abalia y Kaltzada se inscriben en la cantera de artistas creadoras de relatos a través de la pintura, la fotografía y la combinación de estas dos disciplinas. Consiguen integrar los recursos plásticos e icónicos para elaborar narraciones abiertas que invitan a los espectadores a confrontarse con los personajes retratados e indagar en su identidad y su destino. En el caso de Abalia, esta exposición es una parte de las conclusiones de su tesis doctoral Lo siniestro femenino.

La exposición 'Alter ego' reúne 18 obras

Son 18 obras en las que se descubre una cuidada factura formal atrae la mirada de los espectadores a los que invitan a descubrir matices en los que se entrecruzan la parodia o la ironía. "Como unas Sherlock Holmes de la sensibilidad. Lide y Andrea nos muestran realidades falseadas, alteradas, que requieren una observación pausada y atenta: apreciamos en ambas autoras la utilización de desvíos, alteraciones de la homogeneidad de la imagen que producen incertidumbre", añade Irujo. "Lo real, los personajes, lo cotidiano, aparecen sutilmente extrañados, complicando nuestras suposiciones iniciales, inquietando a nuestra razón y desazonando nuestros sentimientos".

Kaltzada presenta a menudo a los personajes femeninos de sus cuadros en el entorno del hogar, pero con la puerta abierta a la entrada ocasional de otros personajes que desempeñan el papel de testigos. Son mujeres que oscilan entre la culpabilidad y el padecimiento, entre lo trágico y lo ridículo. Los personajes de Abalia son vírgenes, princesas o heroínas de cuentos fantásticos que, a diferencia de los de Kaltzada, confrontan su mirada con la del espectador.