Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta se opone a nuevos recortes por incumplir el objetivo de déficit

El coordinador de IU propone una consulta ciudadana si se imponen nuevos ajustes

El PP considera "bochornoso" el incumplimiento del objetivo de déficit

Ampliar foto
El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ayer en la Universidad de Huelva.

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán; la consejera de la Presidencia, Susana Díaz, ambos del PSOE; y el coordinador de IU, Diego Valderas, quien también es vicepresidente de la Junta —aunque este lunes afirmó que hablaba solo como responsable de la federación—, rechazaron la aplicación de nuevos recortes por el déficit del 2,02%, medio punto por encima del límite fijado por el Ejecutivo central. Valderas fue tajante al asegurar que “Andalucía no resiste más”. Todos reclamaron al Ejecutivo central que facilite los ingresos previstos para poder equilibrar más las cuentas.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció el pasado fin de semana que las cinco Comunidades que han sobrepasado el objetivo de déficit en 2012, entre ellas Andalucía, tendrán que revisar sus planes económicos y financieros y aplicar nuevas medidas de ajuste.

Griñán le replicó este lunes que éstas no serían necesarias si se cumplieran las previsiones del Ejecutivo central —circunstancia que no cree que sucederá— o “si el Gobierno de España no recurriera la subasta de medicamentos, no quitara el impuesto de depósitos de los bancos y diera el dinero previsto del Fondo de Competitvidad”.

El coordinador de IU, Diego Valderas añadió que, si Montoro y el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, “se empecinan en apretar un cinturón imposible, habría que consultar a los ciudadanos”. “La opinión de un pueblo ejerce mucha fuerza con independencia de que sea vinculante o no”, afirmó sin precisar qué fórmula utilizaría para esa consulta, a la que invitó a las organizaciones sociales que se movilizaron el pasado 28-F.

El dirigente de IU, que calificó de “demencial y obsesiva” la petición del Gobierno para que Andalucía realice nuevos recortes, insistió en que es “imposible” sin afectar al empleo y a los servicios públicos.

“El Gobierno andaluz debe cumplir con los ciudadanos, aunque esperen los mercados”, afirmó Valderas, quien reclamó la ejecución, “cuanto antes”, del Presupuesto de 2013 y la necesaria financiación del Estado. “Más que recortar, hay que buscar más márgenes de ingresos y rechazar una financiación de usura”, dijo en alusión al 6% de interés previsto para devolver la partida del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), el dinero aportado por el Estado a las autonomías al cerrar el acceso a otras fuentes de financiación.

Además, Valderas reclamó el pago de “la deuda histórica” contraída por el impago de la inversión prevista en la Disposición Adicional Tercera del Estatuto o, en línea con Griñán, que no impida la subasta de medicamentos o el impuesto a los depósitos en los bancos. En este sentido, criticó al presidente del PP, Juan Ignacio Zoido, a quien calificó de demagogo por reclamar al Gobierno andaluz que aporte más de 10.000 millones de euros, “pero sin pedirle nunca a Montoro que destine fondos a la Comunidad”.

A la insuficiencia de ingresos como causa principal del déficit aludió también la consejera de la Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, quien insistió en que el problema de Andalucía no es el gasto, que se ha reducido en 2.000 millones (un 40%), sino el dinero que ha “dejado de recibir” del Gobierno central.

Díaz exigió el cumplimiento de los compromisos de la Conferencia de Presidentes, donde el Gobierno se comprometió a revisar el objetivo de déficit para 2013, y la modificación del modelo de financiación, que supone para Andalucía dejar de ingresar 1.000 millones al año.

La consejera destacó que el Gobierno andaluz ha puesto sobre la mesa varias medidas que se han visto frenadas por el Gobierno de la nación, como la subasta de medicamentos, y que “no se esté llevando a cabo un reparto equitativo del incremento del IVA, ni se aporte la inversión pública por habitante que le responde a Andalucía”. “Si se recibiera lo que debe, cumpliríamos con el déficit”, concluyó en línea con sus compañeros de Gobierno y de partido, como el vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, quien afirmó que a Andalucía “no se le puede exigir más” y que, si el Gobierno central no “legislara sistemáticamente en contra”, se cumpliría sobradamente los objetivos de déficit.

El secretario general del PP, José Luis Sanz, no aceptó las críticas socialistas y de IU y afirmó que, “diga lo que diga” Griñán, el déficit del 2,02% “traerá más recortes, más medidas de ajuste y seguramente la subida de impuestos y tasas en la comunidad”. También insistió en que su partido está “muy preocupado” por “el desahogo” con que Griñán y también la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, “están justificando el incumplimiento del déficit”. “Es inaceptable, bochornoso y propio de un gobierno irresponsable”, subrayó.