Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro mujeres para un baile

La bailaora María del Mar Moreno estrena 'De cal viva' evocando a mujeres que le han marcado

Un momento del espectáculo 'De cal viva'.
Un momento del espectáculo 'De cal viva'.

La mujer atada, subyugada, en el inicio y el final. La trabajadora del campo que quiere romper sus cadenas y la Carmen de Merimée sometida en un mundo de hombres. Como el del tabanco, que personifican los cantaores y palmeros, en el que se niega el acceso a la mujer. Entre la abstracción de la primera y el símbolo que supone la última, dos mujeres más: Tía Anica La Piriñaca y Lola Flores. Todas juntas constituyen el imaginario en el que la bailaora jerezana se inspira para construir su nuevo espectáculo. Cada uno de sus cuadros remite a una de ellas, pero no parece casual que las ataduras sean el elemento común, principio y fin, como la petenera con que abre y cierra el espectáculo. Un tratamiento circular quizás no muy optimista en el que se inserta la lucha de la mujer a través de las danzas de la protagonista. Una obra densa, intensa de cante, y con un baile recurrente que remite al carácter y sello de Moreno.

La bailaora jerezana, que ha protagonizado seis estrenos en la historia de este festival, volvió a reclamar para este al guión y a la dirección escénica de Ramón Pareja. En los elementos antes señalados se puede tal vez observar la mano de la dramaturgia, pero uno tiende a pensar que, por encima de ella, y también por encima de las evocaciones que se propone, se termina imponiendo el peso de la personalidad de la bailaora y su concepción del baile, que en esta ocasión está cargado casi todo el tiempo de dramatismo, muy concentrado, cimentado en la fuerza de sus pies, y siempre arropado muy de cerca por el cante y el compás. Cantes y cantaores de la tierra a los que ella admira y con los que se siente a gusto.

El espectáculo comienza abierto con el taranto que acompaña a la mujer campesina. En la siguiente transición, la bulería al golpe de Malena y Carpio escenifica el ambiente de hombres en el que no tiene sitio el cante de La Macanita, que se aleja dejando el aire el aroma de la seguiriya y el cabal de La Piriñaca. Por cierto, la participación de la cantaora es, curiosamente, mínima. Ya en los dos siguientes cuadros, tiende a cerrarse, el baile se vuelve –como dijimos- recurrente y se adentra en terrenos densos con la seguiriya para Tía Anica y la soleá para Lola. Esos registros son los que dominan en el último cuadro, donde la escena se abre en cierta medida con la música de Bizet y la colaboración del coro.

'De cal viva'. Compañía María del Mar Moreno

Baile y coreografía. María del Mar Moreno. Artista invitada (cante). Tomasa Guerrero “La Macanita”. Cante: Antonio Malena, El Tolo, José de los Camarones y David Carpio. Guitarras: Santiago Moreno y Antonio Malena hijo. Piano: Johanna Raymont. Palmas: Luis de la Tota, Álex de Gitanería. Actores: María Duarte y Nicolás Montoya. Colaboración: Coro Teatro Villamarta. Guión y dirección escénica: Ramón Pareja. Dirección artística: Antonio de la Malena. Teatro Villamarta de Jerez (Cádiz), 2 de marzo de 2013.