Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El poeta Manuel Ruiz Amezcua lega su obra a la Biblioteca Nacional

El autor jiennense dona su archivo con más de 500 cartas de grandes escritores

El poeta Manuel Ruiz Amezcua. Ampliar foto
El poeta Manuel Ruiz Amezcua.

“La suya es una poesía dolorida pero no sin esperanza. En los tiempos de hoy cuesta mucho trabajo mantener la cabeza levantada. Quizá la poesía sea la mejor palanca. Una novela nunca da la sensación de poder levantar el mundo. La poesía sí. Como esta suya”. José Saramago ensalzaba así, en febrero de 2005, la poesía de Manuel Ruiz Amezcua (Jódar, Jaén, 1952), en una de las más de 500 cartas que ahora llegarán a la Biblioteca Nacional de España tras el acuerdo alcanzado para la donación del archivo personal del poeta jiennense. “Es un reconocimiento a mi poesía y una magnífica puerta para su difusión”, comenta Ruiz Amezcua, autor de más de una veintena de libros de poesía y ensayos desde que en 1974 viera la luz su primer poemario, Humana raíz.

El inventario literario que Ruiz Amezcua va a legar a la Biblioteca Nacional se completa con un archivo documental y sonoro de sus apariciones en prensa, radio y televisión. “Me hubiera gustado que los documentos se hubieran quedado en mi tierra, pero no he tenido la misma receptividad”, admite el autor jiennense, que sigue así los pasos de su paisano Antonio Muñoz Molina.

Las casi cuatro décadas de producción literaria de este poeta se recogen ahora en una quinta y aumentada edición de Singularidad en la poesía de Manuel Ruiz Amezcua (Comares), donde autores como Julio Caro Baroja, Fernando Fernán-Gómez, Paco Rabal, Antonio Lobo Antunes o José Saramago glosan sobre la poesía comprometida e inconformista de Ruiz Amezcua. “Estamos ante un autor independiente e insobornable, que ha decidido vivir al margen de esas políticas poéticas, aunque no tanto como para no atreverse valientemente a denunciarlas, evidenciar lo que él considera su falta de sustancia”, explica el coordinador del libro, el profesor Miguel Ángel García.

Además, toda la creación poética de Ruiz Amezcua se va a compilar muy pronto en una antología de la mano de Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, un privilegio del que sólo pueden presumir los grandes autores de referencia de la literatura española. Su última aportación ha sido Baeza la nombrada, un breve poemario donde, de la mano del Club Unesco, Ruiz Amezcua hace una alegoría de la esperanza con versos dedicados a la ciudad Patrimonio Mundial y al arquitecto renacentista Andrés de Vandelvira. “Mi verdad no está en un sueño,/ sino en muchísimos sueños”, escribe en uno de sus poemas.