Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta insiste en rechazar la reforma local y ratifica su intención de recurrirla

Griñán ve intenciones privatizadoras y Valderas, un regreso al “municipalismo franquista”

Susana Díaz y Diego Valderas, en el Parlamento de Andalucía. Ampliar foto
Susana Díaz y Diego Valderas, en el Parlamento de Andalucía.

Presidente y vicepresidente del Gobierno andaluz, José Antonio Griñán (PSOE) y Diego Valderas (IU), unieron este sábado sus voces contra la reforma de la administración local que promueve el PP y cuyo proyecto ha pasado al Consejo de Estado. Mientras el presidente andaluz advirtió intenciones privatizadoras en la propuesta del PP, el también coordinador de IU recordó su compromiso de recurrir el texto al Tribunal Constitucional si interfiere en el Estatuto.

Griñán afirmó que la propuesta del Gobierno de Mariano Rajoy intenta “subordinar la democracia local a una eficiencia que acaba en la privatización de servicios públicos”. “Es un paso adelante en la dirección equivocada”, añadió. Se refiere así a las limitaciones previstas en la norma para mantener la prestación de servicios en manos de los Ayuntamientos.

El Gobierno cree que ahorrará 7.129 millones de euros con la reducción del ámbito municipal, del número de concejales y de sus salarios. Las diputaciones quedarán como centrales de prestación de servicios locales que no puedan prestar los municipios, algo que, según el presidente de la Corporación provincial de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, en línea con Griñán, llevará a la subcontratación de servicios.

Valderas, que también es consejero de Administración Local arremetió contra la propuesta del PP, que calificó de “recentralización de carácter preconstitucional y un mazazo al regresar al municipalismo franquista”.

Tras mantener una reunión con representantes de la Cumbre Social, entre ellos los secretarios generales de UGT y CCOO en Andalucía, Manuel Pastrana y Francisco Carbonero, Valderas llamó a “combatir” la reforma desde las instituciones y desde la calle. “La batalla está servida”, sentenció.

En este sentido, destacó el grave problema del desempleo, la “pérdida continuada de derechos ante los mazazos de Mariano Rajoy y, ahora, el intento de eliminar los pueblos”. Valderas defendió la necesidad de una “movilización permanente y continuada en defensa del Estatuto de Andalucía, de los servicios públicos, de la democracia y contra la corrupción”.

Pastrana también instó a salir a la calle ante unas medidas que “ponen en cuestión cada derecho del Estatuto”. “Rajoy quiere eliminar la participación de los ciudadanos atacando la viabilidad de cientos de municipios”. “Es una auténtica barbaridad que en nombre de la austeridad se intente eliminar a más de 500 municipios y se merece una reacción inmediata de los ciudadanos”, sentenció.

Arenas: "Es un gran paso necesario"

El vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP y expresidente de los populares andaluces, Javier Arenas, ha considerado este sábado que con la reforma de la Administración local que va a llevar a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy “se da un gran paso en el cambio integral que necesitan todas las administraciones públicas en España”.

En declaraciones a Europa Press, Arenas manifestó que con los cambios que introduce esta reforma habrá "una administración local menos costosa y que ofrecerá mejores servicios a los ciudadanos". "La medida pone de manifiesto que este es el Gobierno más reformista de la historia de nuestra democracia. El afán reformista de Rajoy no se agota", ha aseverado.

Arenas defendió que, con la reforma, que según ha dicho se ha hecho de la mano de la Federación Española de Municipios y Provincia (FEMP), "se da un paso adelante en la clarificación de competencias, en la eliminación de duplicidades y en la reducción del peso político en la administración pública en beneficio de los profesionales y los funcionarios".

“El PSOE e IU se han quedado sin argumentos” con esta reforma, afirmó para después invitar a ambos partidos a llegar a "un gran pacto local" en el Congreso y en el Senado.

"La reforma de la Administración local marca el municipalismo del siglo XXI frente a los que no quieren ningún cambio y es plenamente respetuosa con las competencias de las comunidades autónomas", concluyó Javier Arenas.

La vicesecretaria de Políticas Sociales y Acción Sectorial del PP, Dolores López, añadió que lo que realmente le molesta al vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Administración Local, Diego Valderas, es que "tendrá que eliminar a todos los enchufados que ha colocado desde que cogobierna en la Junta con el PSOE".

“Esta reforma implica también hacer ajustes en la clase política y eso no le gusta a Valderas porque implica eliminar a todos los coordinadores que ha colocado a dedo en las ocho provincias andaluzas, además de limitar a todos aquellos familiares que ha colocado”, afirmó.

Carbonero también instó a la movilización y dijo que esta reforma está hecha por “algunos nostálgicos de etapas anteriores para quitar alcaldes y poner a los caciques, a los de siempre, a los ricos de nuestra tierra”.