Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desde la reforma laboral, cada día hay 16 EREs y hay 89 parados más en Cataluña

El paro sube al tiempo que baja la contratación, según un informe de CC OO

UGT asegura que ni los sindicatos esperaban unas consecuencias tan negativas

Más paro (32.712 personas más, un 5,3%). Menos contratación (15.379 contratos menos que en 2011). Menos protección de los desempleados (569.300 personas sin ingresos). Más Expedientes de Regulación de Empleo, sean temporales o de extinción, un total de 5.494. Cifras récord en todos los casos. En presentación de expedientes de regulación, la friolera de 16 al día. En nuevos parados: 89 más cada día. A pocos días para que se cumpla el primer aniversario de la entrada en vigor de la Reforma Laboral aprobada por el PP el 13 de febrero de 2102, las cifras en Cataluña presentadas por CC OO constatan el fracaso de una norma que el Gobierno justificó para crear empleo y activar la economía, según el sindicato. 

La secretaria de Socioeconomía del sindicato, Cristina Faciaben, ha afirmado que el informe (que analiza datos de enero a noviembre de 2012) demuestra que la reforma “ha sido un fracaso para el mercado de trabajo, la protección de las personas y la propia coyuntura económica”. El preámbulo de la ley, ha recordado, la justifica “para que la economía española pueda crear ocupación” y habla de una reforma “donde todos ganan, empresarios y trabajadores”.

Faciaben ha recordado los “elementos más lesivos de la reforma”, como la creación del contrato para emprendedores (“un contrato de un año con carácter indefinido que en realidad es temporal y no genera derechos de indemnización en caso de despido”), la introducción de la posibilidad de que los empresarios puedan cambiar la ubicación de sus empleados o reducirles el horario y el salario. La reforma también eliminó la autorización administrativa de los expedientes de regulación, que son justificados tras la disminución de ventas durante un trimestre, e introdujo las horas extras en contratos temporales.

El secretario de Acción Sindical y Política Sectorial, José Cachinero, ha reiterado que la reforma laboral es “injusta, porque afecta a personas que no son responsables de la situación que vive el país, e inútil, porque las medidas que se han tomado afectan negativamente el mercado de trabajo”. “El discurso es el mismo, los datos lo avalan: fue una ley ideológica que nada tiene que ver con lo que necesita el país”, ha añadido.

En el capítulo de Expedientes de Regulación, de los 5.494 que se presentaron de enero a noviembre, 1.901 son reducciones de jornada y sueldo, 2.776 son temporales y 817 son extinciones. En total, han afectado a 75.114 personas, un 55% más que el año 2011. Faciaben y Cachinero han admitido que en algunos casos las medidas temporales pueden haber contribuido a salvar empresas que estaban con el agua al cuello. En contraposición, han alertado de que muchos de los actuales expedientes de reducción temporal de empleo puedan convertirse en extinciones. Cachinero ha asegurado que en 2013 la situación empeorará: “Va a ser tremendo”, ha dicho.

Los responsables del estudio han subrayado que tras la construcción y la industria, los primeros sectores golpeados por la crisis, el paro durante el último año ha golpeado a los servicios, lo que explica la feminización del paro. También han señalado que la precarización ya no la marcan los contratos, si son temporales o indefinidos, sino “los salarios o la parcialidad involuntaria”. Si crecen los contratos indefinidos aseguran, “es porque se abarata el despido y porque se reducen los temporales. Es más barato contratar indefinido porque es fácil prescindir de los trabajadores”, ha apuntado Faciaben. Además, el crecimiento de indefinidos puede explicarse por el nuevo contrato de emprendedores, aunque las cifras no permiten desglosarlo.

Desde UGT, su secretario general, Josep Maria Álvarez, ha afirmado durante la celebración del Consejo Nacional del sindicato que con la reforma laboral  se han cumplido "las peores expectativas", y ha asegurado que ha sido la culpable de la destrucción de 500.000 puestos de trabajo en el último año. Álvarez ha subrayado que "ni las organizaciones sindicales habían previsto consecuencias tan dramáticas", y ha señalado que el Gobierno debería paralizar de forma inmediata algunos de los apartados de la ley, al menos, hasta que se recupere el crecimiento. También ha cargado contra las organizaciones empresariales, que durante meses estuvieron exigiendo reformas en el mercado laboral: "Los empresarios exigen flexibilidad y cuando la tienen no saben qué hacer con ella".

Más información