El PP vasco decide revisar su contabilidad y los pagos de Génova desde el año 2007

Basagoiti encarga el análisis de las cuentas para reafirmar que están en regla

Basagoiti (izquierda) y Oyarzábal conversan en sus escaños del Parlamento vasco. / l. rico

El PP vasco va a revisar toda su contabilidad inicialmente al menos desde 2007 para comprobar cada una de las transferencias que ha recibido de la dirección de Génova y garantizar que están en regla. La decisión, que el presidente del partido, Antonio Basagoiti, ordenó en la tarde de ayer a su número dos, Iñaki Oyarzábal, busca dejar fuera de cualquier sospecha la relación de la caja del partido en Euskadi con los papeles secretos de los extesoreros de la formación, Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta, revelados por EL PAÍS y que han sumido al PP en el mayor escándalo de su historia.

En los apuntes manuscritos de los extesoreros del partido figuran dos notas con el nombre de Ignacio Aguirre, responsable desde hace muchos años de la gerencia del partido en Euskadi, y del PP vasco. Son dos cantidades iguales de 25.000 euros, una de ellas datada en enero de 2008 y la otra ese mismo año, sin especificar el mes. Aguirre afirmó ya ayer que jamás ha recibido ningún pago de Bárcenas y hoy ha ratificado a Oyarzábal, responsable máximo de las finanzas del partido en su condición de secretario general, que en absoluto es cierto que recibiese esas cantidades del extesorero y que todas las transferencias de la dirección nacional están claramente documentadas y declaradas.

El PP vasco tiene plena confianza en su gerente, que distintos dirigentes del partido han repetido hoy, pero quiere que no quede ninguna sombra de sospecha tanto de puertas para afuera como hacia adentro, en una cuestión —el caso Bárcenas— que ha levantado una notable irritación en las bases y los cargos públicos populares en Euskadi.

Concejales de la formación de los tres territorios se han puesto hoy en contacto con las sedes del partido en las capitales para, pese a su serio enfado, mantener que ahora es “el momento de dar la cara”, tras la decisión de sendos ediles de Galdakao y Gijón de pedir la baja por el escándalo.

Oyarzábal y el gerente, que se ya se han reunido inicialmente esta mañana, comenzarán el próximo lunes el repaso en detalle de las cuentas con el primer semestre de 2008, el periodo inmediatamente anterior a la llegada de la nueva dirección encabezada por Basagoiti, que se hizo cargo del partido en julio de ese año tras la marcha de María San Gil.

La revisión seguirá luego por el año 2007 y previsiblemente a partir de ahí se aborden los dos años precedentes, según las fuentes informantes. Tanto las cuentas de 2008 como de 2007 tienen especial interés —aparte, obviamente, de las dos anotaciones de los papeles de Bárcenas referidos al primero de esos ejercicios— porque ambos fueron años electorales —generales en el primero de ellos y municipales y forales en el segundo—. Es con ocasión de las campañas electorales cuando el PP vasco recibe las mayores transferencias de Génova para todo lo relacionado con la convocatoria de mítines, despliegue de militantes, etcétera.

En 2008 y el siguiente ejercicio, el apoyo de la dirección nacional fue más relevante dado que había que lanzar la candidatura de Basagoiti a lehendakari por vez primera cuando su perfil era conocido en Bizkaia, pero muchos menos en los otros dos territorios y el partido se enfrentaba además al hándicap de la traumática salida de San Gil.

El chequeo se extenderá también, en principio, a las cuentas de las tres direcciones provinciales, algo que “pedirá igualmente Génova con probabilidad”, según un miembro de la ejecutiva. La actual dirección tiene mayor conocimiento de las cuentas desde que se puso al frente del partido, pero también serán objeto de una nueva mirada. En atención a su cargo, Oyarzábal firma todas las entradas y salidas importantes de fondos.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana