Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hidalgo de Cisneros, aristócrata, republicano y comunista

Un documental revela testimonios inéditos sobre el jefe de la Aviación republicana en la Guerra Civil

La historia de la Aviación española durante la primera mitad del siglo XX, particularizada sobre la trayectoria militar y política de su jefe durante la República, el aristócrata y comunista Ignacio Hidalgo de Cisneros (Vitoria, 1894-Bucarest, 1966), es el eje del relato cinematográfico dirigido por Mikel Donazar, con guion suyo y de Victoria Alfonso, producido por la Fundación Aena y Euskal Telebista y presentado anoche en el Círculo de Bellas Artes de Madrid ante numeroso público.

Con 100 minutos de duración y abundante documentación histórica, fílmica y fotográfica inéditas para el gran público, Camarada general, que así se titula el documental, narra la vida y la época del militar republicano que más proyección internacional alcanzó en su época: fue el único general del Ejército de España que en plena Guerra Civil se entrevistó en varias ocasiones con Stalin y los mariscales Vorochilov y Zhukov en el desempeño de importantes misiones diplomáticas, señaladamente de trasunto aeronáutico-armamentístico, por encomienda del presidente de la República, Manuel Azaña y el del Gobierno, Juan Negrín.

Carlistas y virreyes

El relato se remonta a los orígenes aristocráticos de Hidalgo de Cisneros –perteneciente a una familia carlista entroncada con un virrey español en América– y sobre la pasión por la aeronáutica que le distinguió desde su adolescencia. Versa asimismo en torno a su ingreso, en los albores del siglo XX, en el Cuerpo de Intendencia, camino obligado entonces a los aspirantes a pilotos, para tratar luego sobre su paso por las filas del Ejército del Aire español en África donde –según la cinta revela– Hidalgo de Cisneros fue quizás el primer piloto del mundo que lanzó desde el aire bombas de iperita, gas mostaza, sobre posiciones marroquíes. Tras su posterior evolución ideológica hacia el comunismo, Hidalgo definiría aquellos bombardeos como “una canallada”, según revelan testimonios suyos incluidos en la filmación.

Hidalgo de Cisneros pasó de llevar la vida de los militares africanistas, generalmente reaccionarios, racistas y colonialistas –oscilante entre los combates en primera línea y las juergas y desmanes en retaguardia- a una paulatina toma de conciencia del sufrimiento de sus semejantes y a convicciones igualitarias, que le adscribirían, en principio, a las filas del republicanismo: participó en la revuelta republicana fallida de Cuatro Vientos, hecho que provocó un primer exilio a Francia. Se amistaría luego con el dirigente socialista Indalecio Prieto y, posteriormente, ingresaría en el Partido Comunista de España, de cuya dirección política formaría parte hasta su muerte en febrero de 1966, después de recorrer una meteórica carrera militar y ocupar cargos castrenses republicanos del máximo rango.

La filmación incluye entrevistas a historiadores como Ángel Viñas y Paul Preston

El documental omite su participación, decisiva, como piloto a los mandos de un avión civil artillado, en la victoria republicana en la batalla de Guadalajara, uno de sus principales palmarés como as de la aviación.

Amistad con Eleanor Roosevelt

Mención especial cobra en la narración fílmica la figura de su esposa, Constancia de la Mora, apodada Connie, aristócrata como él y nieta del político conservador Antonio Maura, divorciada del futuro mentor franquista Germán Manuel Bolín y valientemente emancipada de este en medio de un ambiente familiar tan conservador como hostil. Constancia, integrada asimismo en el PCE, impulsó los hospitales infantiles y los de aviadores durante la Guerra Civil, que pasó junto a Hidalgo de Cisneros. Al terminar la contienda, De la Mora se exiliaría a Estados Unidos, donde escribiría sus memorias, que tituló Doble esplendor, con gran éxito editorial. Ella formaría parte del círculo de amistades más cercanas a Eleanor, esposa de Franklin D. Roosevelt, para establecerse luego en México. En 1950, en Cuernavaca, tras su separación, murió en accidente de automóvil.

Ignacio Hidalgo de Cisneros marchó exiliado a Varsovia, Moscú y Bucarest donde, desde la dirección del Partido Comunista de España, cobraría celebridad por sus análisis sobre la situación política internacional desde la clandestina -aunque muy escuchada en España- Radio Pirenaica.

La filmación, que extiende su metraje sobre el gulag en la antigua URSS y el doloroso destino de aviadores republicanos allí atrapados por la posguerra española y la evolución de la Segunda Guerra Mundial, incluye entrevistas historiadores como Ángel Viñas y Paul Preston y personalidades que trataron estrechamente con el general vasco, como Santiago Carrillo.

Casi tres décadas después de la muerte de Hidalgo de Cisneros en 1966, glosada por el poeta Rafael Alberti, la familia del general comunista repatrió en 1994 sus restos desde la capital rumana hasta Vitoria, en cuyo cementerio fueron inhumados. Desde 2005, una lápida lleva su nombre en el jardín del Museo del Aire, junto a otra dedicada al aviador del ejército franquista, Carlos Haya, conocido como el Capitán Haya.

La película ha sido financiada con un presupuesto estimado en 90.000 euros por Enrique Moral Sandoval, director-gerente de la Fundación Aena. Será exhibida por Euskal Telebista, que participa en la financiación. Ya ha recibido peticiones de proyección en universidades de Zaragoza, Barcelona, Huesca y Lleida.

Camarada general. Dirigida por Mikel Donazar. Guión Victoria Alfonso. Producida por Fundación Aena y Euskal Telebista. 100 minutos.