JUAN MORENO YAGÜE / ABOGADO

“Mi generación está perdida, nos engañaron”

El abogado Juan Moreno ha interpuesto una querella contra Bankia y presentó en el Congreso una petición de democracia participativa virtual

El abogado Juan Moreno Yagüe en su despacho de Sevilla. / PACO PUENTES

Empieza la entrevista sentado, reclinado sobre un pequeño sillón de su despacho en Sevilla. Habla sin demasiado entusiasmo de los seis años que pasó estudiando las oposiciones para judicatura y fiscalía durante 13 horas al día. No logró sacar la plaza, pero ese esfuerzo le sirvió para desarrollar una gran capacidad de trabajo y un importante bagaje jurídico. “Ahora puedo desafiar al sistema desde dentro. Hay que convertirse en un virus y cambiarlo con sus propias herramientas”, dice convencido el abogado Juan Moreno Yagüe, de 39 años. Su nombre de usuario en Twitter es @hackbogado. No hacen falta más explicaciones.

“Mi generación ya está perdida, nos engañaron. Pero me da pánico pensar en lo que le pueda pasar a mis dos hijos. No pienso consentir que vivan peor que yo, ni de broma”, dice serio. El tiempo lo saca del apoyo impagable de su esposa, lo que le permite trabajar de forma altruista. “Es la única forma que tenemos de salvarnos, y creo que cada persona tiene algo que aportar para el bien común”.

El despacho está hasta arriba de papeles, carpetas, casos de gente normal, de divorcios, de problemas con hipotecas... y entre ellos, alguno un poco más mediático: la querella contra Rodrigo Rato y Bankia. “Miembros del proyecto 15MpaRato me localizaron para pedirme una estimación de lo que podría costar la querella. Establecimos 15.000 euros y se consiguieron en menos de 24 horas mediante un sistema de financiación anónima por Internet. Así presenté la querella representando a 15 accionistas”, explica el abogado, que aspira a que los gestores de Bankia sean castigados penalmente. Y mientras lo cuenta, aún se sorprende del poder de Internet.

Ya no está reclinado. Ahora está sentado al borde del sillón, con el cuerpo hacia adelante, como queriendo que su voz llegue más lejos. “Es que nos han estafado”, repite. “Han preferido que quiebre un país a que quiebre un banco, no ha dimitido nadie. Nos hemos convertido solo en pagadores que estamos a dos meses de la indigencia. ¿Dónde va ahora nuestro dinero? ¿Por qué no tenemos asegurada la educación, la sanidad y la seguridad? ¿Cómo se les ocurre subir las tasas judiciales?...”

Su discurso está plagado de preguntas retóricas, no se cansa de cuestionarse dónde están los límites de lo establecido, quién está detrás de cada decisión, de los números que aparecen en la factura de la luz, de porqué los bancos se quedan con un interés por un trámite... Y de una de esas preguntas, surgida con “un caso tonto”, creó una acción social relevante. “Me di cuenta de que el cálculo del euríbor estaba secuestrado por el mundo financiero. Y junto a otro compañero, lanzamos la campaña #opeuribor. Colocamos en la red un modelo para que los abogados pudieran oponerse a las ejecuciones de hipotecas y consiguientes desahucios; y para que los ciudadanos protestaran masivamente por Internet y colapsen los sistemas de cálculo”. “Si con esa investigación podemos ayudar a 13 millones de personas con préstamos referenciados al euríbor, está bien”.

El trabajo en equipo con otros profesionales, las redes sociales e Internet, son sus armas. “De lo que el poder no se da cuenta es de que estamos haciendo todo esto unidos en red, de forma horizontal, y sin apenas dinero. Por eso no nos pueden atacar, porque trabajamos con el pensamiento”, dice con cierta picaresca. “Es así, nosotros no estamos contra políticos y banqueros, es que son ellos los que están contra nosotros. ¿Qué pretenden? ¿De verdad piensan que no nos estamos moviendo? ¿Que nos gusta esta democracia?”, prosigue cuestionándose.

Empezó a formar parte activa de la sociedad cuando dejó de estudiar las oposiciones. En 2010, presentó su primer hackeo jurídico: una petición al Congreso de los Diputados con un proyecto sobre democracia participativa mediante voto electrónico. Llamó a su iniciativa Democracia 4.0 y no alteraría la Constitución. “Todavía no he tenido respuesta porque es una propuesta viable, económica, y que en meses podría funcionar”, asegura. Y cuenta: “Me enteré de que una diputada de Valencia emitió su voto por Internet en el Parlamento, y ahí me pregunté: ¿Por qué no podríamos votar así el resto de ciudadanos?”. Otra interrogación.

Así que desde su ordenador, y bajo un cuadro que se ha autofabricado con postales del cómic Víbora, empezó a trabajar para cumplir lo que considera el verdadero significado de la democracia. “La democracia es poder decidir, no elegir a alguien que decida por ti”, sentencia. “Elaboré un sistema jurídico que consiste en que cada ciudadano pueda votar por Internet las medidas que se toman en cualquier ámbito público y se computen como válidas restándole un porcentaje de poder a los que nos representan”, explica. Y ejemplifica: “Por cada cien mil ciudadanos que votaran on-line, un escaño volvería al pueblo”.“Sería combinar el modelo actual con este. Que los dos se complementaran”.

“Ese proyecto se perfeccionó con otros profesionales del 15-M y aún esperamos que pueda empezar a funcionar”, dice. De momento, Moreno asesora en la redacción del proyecto de la ley andaluza de Participación Ciudadana. “Como consigamos abrir la veda del voto por Internet en Andalucía, esto va a ser imparable”, prevé esperanzado.

Las ideas revolucionarias tampoco paran en su cabeza. “Se me ocurre que desaparezcan los bancos privados y que hasta una cerveza se pague con tarjeta para evitar los 90.000 millones al año de evasión fiscal”. “Creo que podríamos no pagar, como han hecho en Irlanda, y por supuesto, estoy luchando contra las tasas judiciales. Salir a la calle no es suficiente”. Termina la entrevista de pie.

Juan Moreno es artífice de la petición al Congreso de los Diputados del proyecto Democracia 4.0, que implicaría la posibilidad de votar por Internet las decisiones del Parlamento. “En el siglo XIX se planteó que existieran representantes del voto como una solución a la imposibilidad física de que toda la población se desplazara para tomar las decisiones. Pero esas trabas físicas han desaparecido”.

Puso de relieve la opacidad para calcular el euríbor. “Es un sistema secuestrado por el mundo financiero”.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana