Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rechazo frontal de los regantes de Alicante a la privatización del agua

Los agricultores temen que se dispare el precio para el campo y los municipios del Taibilla

El Ministerio encarga informes para fusionar Acuamed y la Mancomunidad de riegos

Tuberías de conducción de agua del trasvase Tajo-Segura, a su paso por Orihuela (Alicante).
Tuberías de conducción de agua del trasvase Tajo-Segura, a su paso por Orihuela (Alicante).

Los regantes del sur de Alicante no ganan para sustos. Agobiados por la sequía, la competencia y los bajos precios con los que venden sus cosechas, ahora observan con preocupación otra amenaza: la privatización de la Mancomunidad de Canales del Taibilla. “No puede ser que el mosquito se coma a un elefante”, resumió este lunes gráficamente, Ángel Urbina, presidente de la Comunidad de Regantes San Enrique de Elche y portavoz de los regantes del Júcar al Vinalopó, en referencia a la posible privatización de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, que está bien gestionada (con superávit en 2012 cuando obtuvo 74 millones en ingresos), y su posible absorción por Acuamed, otra empresa pública con déficit, que construyó varias desaladoras, y que tuvo que pedir un préstamo de 500 millones de euros al Banco Europeo de Inversiones.

Uno de los negocios del siglo será la gestión del agua, y esa posible privatización del Taibilla comportaría, según los profesionales consultados, una subida de tarifas para el consumo humano y para la agricultura. “Es absurdo, es una barbaridad, ya está bien de tomarnos el pelo”, comentó indignado Urbina quien considera que la operación es “otro” ataque a los intereses del campo alicantino. Con la posible privatización del Taibilla están en juego los 150 hectómetros anuales de agua que se trasvasan desde el Tajo, de los que 120 se destinan directamente al abastecimiento humano de 79 municipios del sur de Alicante y de la región de Murcia.

Según publicó EL PAÍS, el Ministerio de Medio Ambiente ha encargado informes técnicos que determinarán qué parte de Acuamed y del Taibilla se pueden fusionar para su privatización. Algunos expertos consultados alertan, además, de que los Ayuntamientos buscan nuevas fórmulas de financiación en tiempos de crisis, y ésta puede ser una buena fórmula para lograr liquidez a sus arcas.

Fuentes de Presidencia de la Generalitat aseguraron que “no hay notificación oficial” sobre la posible privatización y recordaron que la Mancomunidad “ha funcionado bien”. Según un portavoz de la Consejería de Agricultura la Generalitat estaría dispuesta a estudiar la propuesta “si se abaratara el coste para los usuarios”.

Manuel Aldeguer, expresidente de la Mancomunidad del Taibilla y en la actualidad responsable en temas hídricos en la ejecutiva del PSPV-PSOE en Alicante, también mostró su total rechazo a esta operación. “El uso del agua es estatal, ajena a concesiones, pero la privatización de la gestión es muy peligrosa”, advirtió. Aldeguer consideró que los problemas económicos de Acuamed tampoco se solucionarían con la privatización del Taibilla “Si es pública y funciona adecuadamente, ¿para qué pretenden cambiarla?”, se preguntó el expresidente de la Mancomunidad.

Ernest Blasco, responsable de Agua en la Unió de Llauradors i Ramaders, se mostró “radicalmente en contra” de esta iniciativa que supondrá un “encarecimiento del agua” tanto para uso potable como regadío. “El derecho al agua es básico, y debe ser público porque eso garantiza cierta transparencia”, agregó. Más moderado se manifestó Eladio Aniorte, presidente de Jóvenes Agricultores en Alicante. “Si se mejora la gestión, nos parece bien, pero una empresa privada lo que quiere es ganar dinero y eso supone un riesgo”, admitió Aniorte quien recordó que el agua es “un tema de Estado, es algo imprescindible y delicado que requiere consensos y buena gestión”. Andrés Martínez, presidente de la Junta Central de Regantes del Júcar Vinalopó evitó hacer valoraciones al carecer de información detallada sobre la posible privatización.

En el ámbito académico, el ex rector de la Universidad de Alicante y catedrático de Análisis Geográfico Regional, Antonio Gil Olcina, autor de decenas de libros sobre las necesidades hídricas del sureste peninsular, también mostró ayer su “preferencia a que siga siendo pública” porque “ha resuelto bien durante años las necesidades hídricas de esta región seca”, dijo Gil Olcina que recordó que la Mancomunidad se creó en 1927.

El Grupo Socialista en la Diputación de Alicante anunció que presentará en el próximo pleno una moción de defensa del “carácter público” de la Mancomunidad de Canales del Taibilla. El portavoz adjunto, David Cerdán, en una nota de prensa, tildó de “insultante” que el Gobierno de Mariano Rajoy “busque negocio en algo tan básico como el agua”.

 

El PP se enreda

El anuncio de la posible privatización de la Mancomunidad de Canales del Taibilla ha cogido al PP con el pie cambiado. Mientras en Murcia Gobierno (PP) y oposición han manifestado públicamente su oposición frontal a esta operación, en la provincia de Alicante el discurso varía.

El Ayuntamiento de Alicante, que forma parte del consejo de administración, enmarcó esta operación en el intento del Gobierno de “racionalizar todos los servicios posibles de empresas y sociedades en las que participan los ministerios”, apuntaron fuentes de la Alcaldía. “Si se consigue mejorar la gestión de los servicios, bienvenida sea la privatización”, agregaron. Sin embargo, en el Ayuntamiento de Elche, también gobernado por el PP con mayoría absoluta, el mutismo fue total y evitaron valorar la noticia. Y Mónica Lorente, diputada del Ciclo Hídrico en la Diputación y exalcaldesa de Orihuela, también del PP, salió en defensa de los regantes y admitió que observan con “preocupación” esta privatización. “Defendemos la gestión eficaz de la Mancomunidad”, dijo Lorente quien anunció una reunión de Mesa Provincial del Agua para analizar el resultado de los informes técnicos.

Fuentes de la dirección provincial del PP anunciaron que deferán “la eficacia, la eficiencia y el abaratamiento de costes” en la gestión del agua tanto para el campo como para el abastecimiento humano.

Más información