Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una diputada del PP espió al grupo de EU en la Diputación de Valencia

“Estaría mirando si había polvo en los armarios”, dice el presidente provincial, Alfonso Rus

El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, este miércoles en una comparecencia.
El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, este miércoles en una comparecencia.

Esquerra Unida (EU) sopesa seriamente la posibilidad de emprender acciones legales contra la vicepresidenta tercera de la Diputación de Valencia, la popular Carlota Navarro, por espiar en los despachos que esta formación de izquierdas tiene en el edificio de la Corporación provincial.

Carlota Navarro, responsable de la Administración general de la Diputación de Valencia, fue sorprendida el pasado 9 de enero abriendo los armarios de los despachos de Esquerra Unida alrededor de las 18.30 de la tarde, cuando pensaba que ya no quedaba nadie trabajando en la oficina.

La diputada provincial del PP fue vista en el interior de la oficina por un empleado de Esquerra Unida que asesora habitualmente a la diputada provincial, Rosa Pérez Garijo, en su labor de oposición al presidente de la Corporación, el popular Alfonso Rus.

EU, la formación de Cayo Lara en el País Valenciano, remitió el pasado 10 de enero una carta a Rus y otra a Navarro en la que solicitaba una explicación. “No entendemos bajo ningún concepto que ningún diputado ajeno a nuestra organización pueda entrar en nuestro despacho, donde se guarda documentación relevante del grupo, y se ponga a abrir armarios [cuando no hay nadie]”, señaló en la misiva Rosa Pérez.

La respuesta llegó este miércoles por boca del propio presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, que justificó la actuación de su vicepresidenta tercera. “Carlota Navarro lleva el inventario, la conservación, la seguridad... la única persona que puede entrar en cualquier despacho aparte del presidente es ella”, aseguró Rus, que añadió: “Últimamente hemos tenido quejas en la limpieza”.

El presidente de la Diputación y del PP provincial de Valencia argumentó que si Navarro peca de alguna cosa es de exceso de celo en sus funciones. “Yo personalmente creo que no tendría que haber entrado, pero en el Grupo Socialista entra cada dos por tres y no pasa nada”, prosiguió Rus. “Estaría mirando si había polvo en los armarios”, añadió.

El Grupo Socialista confirmó que Navarro accede con frecuencia el Grupo Socialista, pero que nunca le han dado importancia dado el carácter extrovertido de la popular.

Sin embargo, Rus no se conformó con defender a su vicepresidenta tercera, sino que anunció que ha prohibido la entrada al empleado de Esquerra Unida José Manuel Sanz, que fue quien sorprendió a Carlota Navarro en la oficina de la diputada de izquierdas.

“Ya he dado orden de que no entre esta persona a la que le han dado llaves de la oficina de Esquerra Unida”, dijo Rus, que anunció que solicitará a la diputada Rosa Pérez que explique por qué autorizó el pasado 7 de mayo que le facilitasen una copia de las llaves de su oficina a una persona que no trabaja en la Corporación provincial.

“La diputada me tiene que contestar cómo es que una persona que no es de la Diputación utiliza el material y las instalaciones de la misma”, remachó Rus.

Rosa Pérez se mostró preocupada con la reacción de los populares. “Lejos de pedir disculpas, el presidente de la Diputación nos dice que pueden acceder a los espacios privados de los grupos. Es absolutamente delirante. Está diciéndonos que el gobierno [provincial] puede entrar a registrar los cajones y los armarios de la oposición. A esto, todo el mundo le llama espionaje”, indicó Pérez, que confesó que ya ha trasladado algunos expedientes a su domicilio. “La oficina de EU es un espacio privado comparable a la inviolabilidad de un domicilio”, dijo.