Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un polideportivo público de Sevilla desconecta su contador de electricidad

La corrala de vecinos La Utopía denuncia al Ayuntamiento por fraude

La compañía Endesa considera la intervención como una irregularidad

Ampliar foto
El contador desconectado del Centro Deportivo La Doctora, este martes, en Sevilla.

El contador apagado y los cables unidos unos a otros con cinta aislante negra. El Centro Deportivo La Doctora Padre Pío de Sevilla tiene desconectado el mecanismo que factura el consumo de electricidad de las instalaciones, que limita el potencial de energía a consumir y que incorpora los mecanismos de interruptores que controlan las subidas de tensión.

En condiciones normales, esto podría considerarse un fraude a la compañía Endesa, pero en este caso, el pagador final es el mismo: el Ayuntamiento de Sevilla. “Sin duda, lo que presenta el polideportivo es una irregularidad, pero no lo podemos considerar fraude porque lo que se deja de facturar por parte del polideportivo se cobra por el alumbrado público. Lo que si supone es una situación de inseguridad para los usuarios”, confirman fuentes de Endesa.

El Instituto Municipal de Deportes (IMD) alega por su lado que la situación está controlada y que no supone ningún peligro para el usuario del polideportivo, que se cumplen todas las garantías y que se pagan las facturas. “Los cambios en el contador son una conexión provisional hasta que se instale la nueva ampliación del límite de potencia que hemos solicitado a Endesa para abastecer a las nuevas instalaciones”, declaran fuentes del Instituto Municipal de Deportes. "Lo que consideramos es que el hecho de que la puerta del contador esté abierta supone un acto vandálico”, añade.

Según confirman las fuentes de Endesa, el pasado noviembre, la compañía eléctrica procedió a cortar el suministro de luz del centro por impago. “Pero posteriormente se arregló la situación y nos consta que ahora el centro tiene luz y contrato”, aseguran las mismas fuentes. “Aunque bajo ningún concepto está permitido que se hagan esas intervenciones en las instalaciones de electricidad”, repiten desde Endesa.

Los vecinos de la corrala La Utopía, que llevan más de ocho meses solicitando permisos al Ayuntamiento instalar luz y agua en el edificio que ocuparon el pasado mes de abril, han denunciado el hecho este martes al Ayuntamiento de Sevilla (PP), a la Fiscalía, a la Secretaría de Consumo, a la Consejería de Innovación y a Endesa. Conocieron lo acontecido por el testimonio de uno de los trabajadores del centro: “Todo fue el mismo día, a principios de noviembre. Por la mañana cortaron la luz y a medio día vinieron los técnicos del IMD a desconectar el contador y hacer un enganche a la red general. Este polideportivo necesita ahora al menos 20.000 vatios para abastecer las pistas de pádel, de fútbol... Hasta el momento en el que cortaron la luz solo estaban contratados 5.000 vatios, por eso saltaban los diferenciales cuando se sobrepasaba el límite de potencia contratada. Ahora, enganchado a la red general, se puede consumir todo el potencial que se quiera”, asegura el trabajador, que prefiere mantenerse en el anonimato.

“Esto pondría de manifiesto el doble rasero de Zoido. Permitiría que en sus instalaciones se pudiera enganchar la luz al alumbrado público, y no nos lo permite a nosotros alegando problemas de seguridad. Incluso ofreciéndonos a pagar el servicio y contando con licencia de primera ocupación”, considera Irma Blanco, miembro de la corrala de vecinos La Utopía.

Más información