Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta despedirá a un millar de interinos de su estructura central

Suprime el 11% de los puestos de trabajo de su aparato administrativo

La Xunta prepara un despido masivo de trabajadores interinos durante este 2013. Su intención es reducir la plantilla de funcionarios de su estructura administrativa, sin tener en cuenta a profesores y sanitarios, cerca de un 11%, pasando de 10.649 a 9.496 puestos, 1.153 plazas menos. Además, Educación eliminará otros 317 puestos docentes, el 1%. En total, sin contar el Sergas y el resto de entes de la administración paralela, la Xunta se deshará en 2013, según sus propias cifras, de unos 1.500 puestos de trabajo. Parte de ellos se corresponderían con jubilaciones que no se repondrán, y otros son puestos vacíos que resultaría complicado cubrir, pero la mayoría, más de mil, según varias fuentes sindicales, supondrá abocar a otros tantos interinos al paro.

 La gran salida de trabajadores interinos de la Administración autonómica se producirá en cuanto se convoquen concursos de traslados. Será entonces cuando puestos laborales ocupados hasta ahora por interinos irán a parar a funcionarios con plaza que quieran cambiar de destino y que tienen prioridad. Pero al contrario de lo que sucedía en años anteriores, esos interinos desplazados no tendrán ahora la oportunidad de acceder a otra plaza que siga vacante. Esto es así porque en el proyecto de Presupuestos para 2013 que acaba de iniciar su tramitación parlamentaria la Xunta incluye una novedosa disposición, en su artículo 24, por la que obliga a no dotar económicamente las plazas que actualmente se encuentren sin ocupar. Y a continuación establece la obligación de amortizar, esto es suprimir, las plazas que no cuenten con esa dotación presupuestaria.

Al adoptarse esta medida antes de que se convoquen los concursos de traslados, para entonces ya se habrán suprimido cientos de plazas en todas las consellerías. Son puestos que, según insiste la Consellería de Facenda, hoy están vacías, por lo que el departamento que dirige Elena Muñoz asegura que “no se irá nadie a la calle” por su supresión. Pero se trata de plazas a las que ya no podrán optar los interinos desplazados por el concurso de traslados o por nuevas incorporaciones, que, por tanto, están abocados a las listas del paro. Facenda no pudo facilitar ayer su estimación, pero fuentes sindicales cifran en más de mil los interinos afectados.

La Xunta, que asegura que la medida no repercutirá en el funcionamiento de la Administración, ya venía reduciendo puestos de trabajo en años anteriores al no reponer jubilaciones más que en determinadas plazas críticas y al amortizar vacantes. Pero este proceder se dispara este año al suprimir las plazas vacantes antes de que nadie tenga opción de ocuparlas en el concurso de traslados. Como comparación, de 2009 a 2010 se redujeron 178 puestos al margen de docentes y sanitarios, un 1,6% menos. En 2011 se incrementaron 27 puestos, un 0,2% más. Y en 2012 se eliminaron 130 plazas, un 1,2%. Pero el recorte de un 11% en 2013 será diez veces superior.

La supresión de puestos laborales administrativos afectará a todos los grupos y niveles de la función pública y a todas las consellerías. Solo la Vicepresidencia se salvará gracias a que incorpora a su estructura a la Asesoría Xurídica, que antes dependía del propio presidente, Alberto Núñez Feijóo.

Durante su presentación de los Presupuestos para 2013, y una vez que ya había trascendido que la Xunta recortará un 60% las dos pagas extra de todos sus trabajadores, tanto Feijóo como Muñoz se cuidaron mucho de garantizar el futuro de los trabajadores públicos. Ambos insistieron en que el recorte de las pagas extra permitiría no despedir a trabajadores laborales fijos. Pero pese a las preguntas expresas eludieron referirse a los interinos, abocados al paro ya que las listas de sustituciones de las que va tirando la Xunta para cubrir bajas apenas se han movido en los últimos años.

De concretarse el millar de despidos, la envergadura de la operación la situaría al nivel de los mayores Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) de la historia de Galicia. Solo las antiguas cajas fusionadas habrían despedido a más trabajadores, aunque repartidos a lo largo de varios años. La salida de mil interinos de la Administración supondría a día de hoy un incremento de las listas del paro en Galicia de en torno al 0,4%, hasta los 280.000 desempleados, y elevaría cerca de un punto la tasa de paro, del 20,1% al 20,2%.