La Seguridad Social reclama a Arturo Fernández 400.000 euros

El presidente de la CEIM pide el aplazamiento del pago pendiente del Grupo Cantoblanco

Le ha sido concedido y está garantizado por sus clientes y su grupo empresarial

Ampliar foto
Los empresarios Gerardo Díaz Ferrán y Arturo Fernández.

La Tesorería General de la Seguridad Social, dependiente del Ministerio de Empleo, presentó el pasado 14 de diciembre en la Asamblea de Madrid un embargo de facturación por 418.566,82 euros contra el Grupo Cantoblanco Colectividades, empresa perteneciente al presidente de la patronal madrileña y vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández, según consta en el registro del hemiciclo.

La diligencia de embargo preventivo se debe, de acuerdo con el expediente administrativo instruido, por “las deudas líquidas y exigibles contraídas frente a la Seguridad Social” y que se remontan al mes de marzo de 2012, con una deuda de 78.610,75 (59.553,60 euros más un recargo de 11.910,72 y unas costas de 7.146,43). La Tesorería General de la Seguridad Social también reclama 57.466,28 euros en el mes de abril, 58.920,30 en mayo, 58.010,83 en junio, 58.052,93 en julio, 53.265,16 en agosto y 54.240,57 euros en septiembre, el último mes —en total son siete— al que hay referencia. De los más de 418.000 euros que se reclaman en el Parlamento madrileño, 63.419,22 corresponden a recargos y 38.051,53 a costas.

Las cantidades atrasadas abarcan siete meses, entre marzo y septiembre

“El Grupo Arturo tiene 15 sociedades, 120 establecimientos y 3.000 empleados y de vez en cuando, como no se pueden pagar los seguros sociales con semejante crisis, se pide un aplazamiento. Es una costumbre normal a la que recurren en ocasiones los empresarios. Así lo hemos hecho y nos lo han concedido y lo devolveremos con un 20% de recargo”, se justifica Fernández, que recalca que ha pagado la cuota obrera y que el pago de la cantidad pendiente está garantizado por sus clientes y el Grupo Arturo. “Para garantizar mi pago aplazado lo han remitido a la Asamblea de Madrid”, añade, tratando de restarle trascendencia.

A través de la Dirección Provincial de Madrid, la Tesorería General de la Seguridad Social reclama que “se debe practicar la medida cautelar consistente en un embargo preventivo sobre los bienes relacionados ante la existencia de indicios racionales de que el cobro de la deuda puede verse frustrado o gravemente dificultado”. El documento así lo plantea según establece el artículo 33 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por R. D. Legislativo 1/1994, de 20 de junio, y el artículo 54 del Reglamento General de Recaudación de la Seguridad Social, aprobado por R. D. 1415/2004, de 11 de junio (BOE de 25 de junio).

De esta manera, el documento, sellado por la Unidad de Recaudación Ejecutiva de Madrid, declara embargada “toda la facturación que ahora, en el futuro y mientras no se levante el presente embargo, se deba abonar a la empresa deudora hasta el límite de la deuda pendiente”. Las cantidades retenidas se deberán ingresar en una cuenta del banco BBVA “indicando nombre y NIF de la empresa deudora; bienes que quedan afectos cautelarmente a la responsabilidad del deudor en el expediente citado por el importe total reseñado”.

Fernández lleva las cafeterías del Senado, Congreso y Asamblea de Madrid

Fernández preside la CEIM, Confederación Empresarial de Madrid-CEOE, desde 2007. Su antecesor en el cargo durante cinco años fue Gerardo Díaz Ferrán, detenido el pasado diciembre por alzamiento de bienes y blanqueo de dinero. Además, Fernández fue nombrado hace dos años vicepresidente de la CEOE, mientras Joan Rossell era elegido patrón de patronos sustituyendo precisamente a Díaz Ferrán. Fernández, conocido en los círculos de poder de la región como “el noveno consejero” por su relación con el Ejecutivo autonómico, lleva, entre otras, las cafeterías de la Asamblea de Madrid, del Congreso de los Diputados y del Senado. También de UGT Madrid, pese a la contradicción que supone que el jefe de la patronal lleve la cafetería del sindicato, como reconocen en la central.

La partida que la Asamblea de Madrid destina en los presupuestos de 2013 a la cafetería del complejo es de 364.630 euros (178.241 de aportación fija y 186.389 de aportación variable). La cantidad destinada en el ejercicio anterior fue menor, de 358.000 euros, de los que 175.000 correspondían a la aportación fija y 183.000 a la variable. La subvención con la que cuenta permite que el menú de la Asamblea sea de 3,55 euros en la cafetería y de 5,95 en el comedor que se encuentra a unos metros. Está disponible para el personal que trabaja en el hemiciclo, los periodistas que cubren el hemiciclo, los invitados y los 129 diputados regionales.