Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lasquetty contraprograma la ‘marea blanca’

El consejero de Sanidad defiende la actuación de Güemes y culpa de los anuncios de próximas huelgas sanitarias a un “pique entre sindicatos”

Javier Fernández-Lasquetty, durante la rueda de prensa que ofreció antes de la celebración de una nueva marcha blanca.
Javier Fernández-Lasquetty, durante la rueda de prensa que ofreció antes de la celebración de una nueva marcha blanca.

En domingo, y coincidiendo con la segunda marea blanca del año, el consejero de Sanidad madrileño, Javier Fernández-Lasquetty, ha comparecido en rueda de prensa esta mañana para arremeter contra los “sindicatos” que han anunciado nuevas huelgas en la sanidad madrileña contra el plan de privatizaciones del Gobierno regional. “Me parece una absoluta irresponsabilidad” y algo “extraordinariamente grave”, ha insistido Lasquetty, que ha atribuido los anuncios de paros a “un pique entre sindicatos”.

A la pregunta sobre si se plantea retirar las privatizaciones para evitar esas huelgas y sus huelgas ha asegurado que “esa condicionalidad” no la ha visto. “Me da la impresión de que lo que se quiere es que no se haga nada”, ha añadido. Las negociaciones de la Consejería de Sanidad y los sindicatos y el comité profesional se han estancado precisamente en la privatización de seis hospitales y 27 centros de salud, algo a lo que el Gobierno regional se niega a renunciar. Los sanitarios, por su parte, exigen que se retire para seguir discutiendo medidas de ahorro alternativas.

El consejero ha asegurado que todas las medidas que está poniendo en marcha tienen que ver con el hecho de que la sanidad cuenta con un 7% menos de presupuesto este año. Ha añadido que no le convencen las medidas de ahorro que le propuso el sindicato médico Amyts (según sus cuentas, más de 600 millones de euro) y ha criticado que las cifras bailen entre una propuesta y otra. Preguntado él sobre su compromiso de hacer públicos los estudios que demuestran la mayor eficiencia de la gestión privada, Lasquetty se ha salido por la tangente. Hace dos meses aseguró disponer de esos estudios y estar dispuesto a hacerlos públicos, cosa que no ha sucedido. "Naturalmente que disponemos de datos", ha respondido. “No tomaríamos estas decisiones, que se toman por necesidad, sin haber analizado todas las cifras”, ha añadido.

Lasquetty ha respondido con un “No, de ninguna manera” a la pregunta sobre si se plantea dimitir para ayudar a solucionar el conflicto. También se le ha preguntado por si en un futuro piensa incorporarse a la empresa privada como han hecho sus dos predecesores en el cargo, Manuel Lamela y Juan José Güemes, ambos ahora con intereses en la sanidad privada. “Ni me lo planteo”, ha asegurado, y ha añadido que tiene “vocación de servicio público y político” y que no contempla otra “perspectiva”. El consejero de Sanidad madrileño ha defendido la actuación de su predecesor, Juan José Güemes, cuya empresa se ha hecho recientemente con el servicio de laboratorios que él privatizó siendo consejero. "La actuación ha sido absolutamente correcta", ha afirmado. Lasquetty llevaba bien preparada la respuesta, puesto que ha leído una descripción cronológica de lo sucedido con la privatización de los análisis clínicos de 1,2 millones de madrileños decidida en 2008. Ha señalado que Unilabs, la empresa en cuyo consejo se sienta desde hace unos meses Güemes, no ganó el concurso entonces, y que únicamente ha comprado a la empresa que se lo adjudicó una parte años después.

Después de que el Consejo de Ministros haya decidido recurrir el euro por receta que cobra Madrid desde el 1 de enero, Lasquetty ha afirmado hoy que el recurso aún necesita del dictamen del Consejo de Estado –“no puede ser idéntico al catalán, puesto que la redacción del madrileño no es idéntica”- y que las tensiones entre el Gobierno central y el suyo, ambos del PP, no son tales sino “discrepancias sobre el alcance de las competencias de cada uno” porque “diferencias políticas no hay”. Acto seguido ha criticado el “grado de fractura interna” del PSOE por el recurso que anunció unilateralmente su líder madrileño, Tomás Gómez, que fue posteriormente corregido por la dirección federal del partido.

Más información