La empresa de la mina de oro de Cabana verterá el cianuro en una gran balsa

La multinacional evaluará el riesgo del depósito cuando la Xunta autorice la explotación

Los ecologistas temen “otro Aznalcóllar"

Santiago de Compostela 2 ENE 2013 - 20:02 CET

Un operario realiza labores previas en la mina de Corcoesto que pretende explotar una multinacional canadiense. / CABALAR (EFE)

Junto al filón de oro que una multinacional canadiense quiere explotar en Corcoesto (Cabana de Bergantiños) se abrirá una gran balsa de lodos donde se depositarán cada año 2,1 millones de toneladas de residuos impregnados de cianuro y arsénico. En los ocho años durante los que la firma Edgewater Exploration pretende extraer el metal precioso de esta parroquia de Costa da Morte, se acumularán, según los datos aportados en el proyecto, más de 17 millones de toneladas de desechos en una superficie de 65 hectáreas, el equivalente a 65 campos de fútbol. La Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN) calcula que, ciñéndose a los límites legales, el depósito acogerá en ese tiempo un máximo de ocho toneladas de cianuro —una sustancia necesaria para separar el oro de la roca— y 8.500 de arsénico, ya presente en el terreno como consecuencia de los antiguos trabajos en el yacimiento, que ya atrajo a los romanos y a una compañía inglesa de principios del siglo XX. Para los ecologistas, se trata de una “bomba ambiental” similar a la balsa de Aznalcóllar que reventó en 1998 y envenenó su entorno; Edgewater sostiene que la poza de Corcoesto no es comparable a la de la localidad sevillana porque cumplirá con la normativa actual, más restrictiva que la de hace 15 años.

La SGHN remitió ayer una carta al presidente Feijóo para alertarle del riesgo que corren los habitantes y la naturaleza de Corcoesto si la Xunta autoriza definitivamente el proyecto, que desde hace unas semanas cuenta con el visto bueno de la Consellería de Medio Ambiente. El Gobierno gallego aprobó la declaración de impacto ambiental sin que la empresa haya elaborado un estudio pormenorizado de los riesgos de la balsa y de las consecuencias que tendría su rotura en las poblaciones del entorno, en el marisqueo y la pesca en la ría y el estuario del río Anllóns, así como en la agricultura y ganadería de la zona. Una portavoz de Mineira de Corcoesto, la filial de Edgewater que explotará el filón, explica que ese informe se elaborará cuando la Xunta apruebe la explotación y que, en función del riesgo que se derive de ese documento, se suscribirá un seguro de responsabilidad civil. “Mineira de Corcoesto está realizando esos estudios y los aportará al proyecto constructivo de las balsas, al igual que los planes de emergencia interior y exterior”, señala la empresa, que dice ampararse en el Real Decreto 975/2009.

Los ecologistas no ven ningún sentido a esta tramitación. “Lo lógico es tener en cuenta todos los riesgos en la evaluación del impacto ambiental, no cuando ya está aprobado”, esgrime Serafín González, presidente de la SGHN e investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En el escrito dirigido a Feijóo, la entidad pide a la Xunta que, en caso de seguir adelante con el proyecto, exija un nuevo estudio de impacto ambiental a la multinacional canadiense que incluya una evaluación de los riesgos de la balsa en la que se almacenará el cianuro. La SGHN demanda también al presidente gallego que reclame a la empresa una póliza de seguro por valor de entre 300 y 350 millones de euros.

La entidad ecologista compara en su carta a Feijóo los riesgos de la balsa de Corcoesto con la de Aznarcóllar. Asegura que la rotura del depósito que Edgewater proyecta en Cabana liberaría “un volumen de lodos y aguas dos veces mayor que el vertido” de la localidad sevillana, con el agravante de que la altura máxima del dique de la balsa de Corcoesto es tres veces mayor y el desnivel con respecto al mar mucho más grande. En caso de reventar, estas circunstancias ampliarían la potencia y la onda expansiva de la lengua de lodos, por lo que sería “más destructiva”. La poza en la que se almacenarán los restos de cianuro y arsénico está ubicada a 15 kilómetros del estuario del río Anllóns, un paraje natural protegido.

El camino hacia el metal

Para sacarle rentabilidad a la mina a cielo abierto de Corcoesto, la empresa triturará la roca en la que se prevé la presencia de este mineral precioso y le aplicará cianuro para aíslar el oro. Esos desechos contaminados se depositarán en una parte de la balsa, aunque no directamente. Antes serán sometidos a un tratamiento de descomposición del cianuro que nunca logra hacerlo desaparecer del todo. La normativa, explica la Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN), establece que la empresa solo podrá llenar la poza con residuos en los que queden un máximo de 10 gramos por tonelada. Edgewater Exploration admite en su estudio de impacto ambiental que enviará a la balsa en sus ocho años de explotación 800.000 toneladas de lodos impregnados de esta sustancia, por lo que en total el depósito acogerá ocho toneladas de cianuro. Este terreno contaminado nunca podrá limpiarse completamente por lo que, cuando abandone la mina de Cabana de Bergantiños, la multinacional canadiense encapsulará esta parte de la balsa. El resto contendrá 8.500 toneladas de arsénico muy molido que, según alerta la SGHN, tendrá más capacidad para disolverse y filtrarse.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana