Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los directores de centros de salud planean presentar su dimisión en bloque

Los profesionales de Atención Primaria deciden si rechazan así el plan regional

Los responsables entregaron un plan de autonomía de gestión que, denuncian, fue ignorado

Los directores de los 270 centros de salud de la Comunidad de Madrid se plantean presentar su dimisión en bloque en protesta por el plan sanitario del Gobierno regional que privatiza la gestión de seis hospitales y un 10% de los centros de atención primaria. Tienen previsto reunirse este jueves en el Colegio de Médicos y decidir si firman de forma masiva una carta de renuncia que ya tienen redactada.

El documento va dirigido al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, y al director general de Atención Primaria, Antonio Alemany. "Durante las últimas semanas los profesionales sanitarios de Atención Primaria le han trasladado de forma absolutamente mayoritaria el rechazo al Plan de Medidas de Garantía de la Sostenibilidad de la Sanidad", empieza la carta, que tiene fecha del 21 de diciembre, el próximo viernes, el día siguiente a la aprobación de los Presupuestos de 2013 de la Comunidad de Madrid.

"Una vez aprobado el citado plan de sostenibilidad, y ante la inminencia de la privatización de la gestión de un elevado número de centros de salud, deseo transmitirle mi deseo de no participar en actividad organizativa alguna que suponga una aceptación de dicho plan", afirma el texto. "Por tanto, le presento mi dimisión como responsable a partir del mismo día de la publicación de los pliegos para externalizar la gestión de cualquier centro de salud", añade.

Una asamblea de los equipos directivos de Atención Primaria llevada a cabo el 17 de diciembre decidió plantear esta carta de dimisión masiva y sin fecha de ejecución (se haría efectiva el día en que se publiquen los pliegos de concurso para la gestión privada de los centros) como medida de presión conjunta ya que aún no se sabe qué centros de salud se privatizarán. Los directores creen que podría tratarse del 100% en unos años. El día 17 los directores y todos los miembros de los equipos que tienen responsabilidades de gestión u organización quedaron emplazados a otro encuentro, mañana día 20, para votar a favor o en contra. Una dimisión en bloque en los centros de salud paralizaría su actividad, según fuentes de los directores.

Los profesionales de Atención Primaria de la región entregaron el 4 de diciembre en la Consejería de Sanidad y en el Ministerio de Sanidad 7.933 firmas contra el plan de reforma de la sanidad madrileña. Los directores de centros de salud recogieron firmas entre profesionales de todas las categorías que trabajan en Atención Primaria: médicos, enfermeras, administrativos, etc. En total, recogieron firmas en 233 centros de salud de las siete áreas asistenciales en las que se divide administrativamente la región. En realidad, se trataba más bien de una encuesta, puesto que se podía firmar en contra, a favor o con un "no sabe, no contesta" a la opinión que merece el Plan de Garantías de Sostenibilidad de la sanidad pública. Solo 17 personas votaron a favor o "no sabe, no contesta".

Los colectivos que representan a la atención primaria han consensuado un documento que propone un modelo alternativo de gestión de los centros de salud, basado en una mayor autonomía y sin necesidad de que empresas con ánimo de lucro entren en este nivel asistencial, hasta ahora de gestión enteramente pública. Hasta la fecha, no han obtenido respuesta del Gobierno regional, aseguran.

Frente a la pretensión del Gobierno regional de privatizar la gestión del 10% de los centros de salud de Madrid, es decir, de 27 (hay 270; más de 400 si se cuentan también los consultorios rurales) de ellos, 11 sociedades y asociaciones, tanto de medicina como de enfermería, han elaborado una propuesta que, entre otras cosas, propone que los centros tengan una financiación fija, con lo que deberían ajustarse a un presupuesto que incluyera los gastos de suplencias, nóminas del personal, laboratorio, radiología y farmacia. Podría hacerse, aseguran, sin necesidad de que participen sociedades mercantiles, manteniendo la estructura, régimen y modelo actuales de los equipos de atención primaria.