Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y ERC pactan nueve subidas de impuestos para paliar los recortes

Se gravarán los residuos nucleares, la emisión de gases, las bebidas refrescantes y subirá el impuesto de Patrimonio

Más allá del compromiso para convocar una consulta soberanista, el pacto entre CiU y Esquerra Republicana constituye un programa de gobierno, con importantes cambios en la política fiscal y compromisos de transparencia. El programa incluye hasta nueve impuestos nuevos o subidas de algunos de los existentes. El objetivo es que el ajuste previsto de 4.000 millones se haga no solo a través de los recortes.

Los partidos firmantes se comprometen a “defender” el establecimiento de un impuesto sobre los depósitos bancarios que ya aprobó ayer el Gobierno de CiU. Se modificará el impuesto sobre el Patrimonio, rebajando el mínimo exento y fijando un recargo para los “grandes patrimonios”. Se modificará el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones para incrementar su progresividad y el potencial recaudatorio. En este punto el objetivo es volver como mínimo donde lo dejó el tripartito de la izquierda en 2010, que ya eximió de su pago a los patrimonios medianos. El impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales se adaptará buscando el efecto de compensación del IVA. Se aplicará y adaptará el impuesto ya previsto sobre las grandes superficies comerciales pero que nunca se había aprobado.

El Gobierno catalán también implementará nuevas vías de imposición ambiental. Se propone gravar la emisión de gases contaminantes para los aviones, a los que se cobrará un recargo por cada despegue desde los aeropuertos catalanes. También habrá una tasa sobre la producción de residuos nucleares mediante la modificación del gravamen de protección civil sobre las centrales atómicas.

El transporte de mercancías por carretera también sufrirá subidas de impuestos. Se implantará la denominada Euroviñeta a los vehículos pesados de mercancías que crucen Cataluña por carreteras de gran capacidad y que sean de titularidad catalana. Esta medida afecta singularmente el Eje Transversal (Lleida-Girona), cuyo desdoblamiento se inaugurará el mes que viene. Al igual que se viene haciendo en Italia y Francia, las bebidas con exceso de azúcares (refrescos) tendrán un nuevo gravamen. El acuerdo dice que este impuesto se hace por “motivos de salud”, como ya ocurre con el tabaco o el alcohol. Lo pagarán las grandes distribuidoras de bebidas. Finalmente el pacto se compromete a “estudiar” la aplicación de medidas impositivas o de otra índole para incentivar la entrada en el mercado de alquiler de las viviendas vacías propiedad de sociedades mercantiles. Inicialmente ERC pedía crear un impuesto directo sobre estos pisos.

Los republicanos también han forzado la revisión a la baja de otras tasas. Es el caso del controvertido Euro por receta. El pacto compromete al Gobierno a “evaluar la exención de nuevos colectivos” de este impuesto. Actualmente nadie paga más de 60 euros al año. El acuerdo pretende introducir “mayor progresividad”. También se evaluará la ampliación de las exenciones subjetivas a la tasa por prestación de servicios judiciales “para garantizar la tutela judicial efectiva”. Al mismo tiempo, el Gobierno catalán revisará las tasas universitarias, que han sufrido un gran encarecimiento en el presente curso.

Más información