Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat ha prescindido de 5.700 trabajadores en dos años

El grueso del recorte son 4.300 interinos, que se van sin indemnización

Los sindicatos alertan de que la Administración aplica un ERE silencioso y gratis

La Generalitat tiene hoy 5.649 trabajadores menos que cuando Artur Mas llegó a la presidencia hace dos años. En total, entre noviembre de este año y diciembre de 2010 se ha pasado de 166.653 empleados a 161.004, según las cifras del Área de Función Pública. El grueso de este ajuste está protagonizado por los interinos: hay 4.311 menos. Son el eslabón más débil, se van al paro sin indemnización, recuerdan los sindicatos, porque su puesto se deja de considerar estructuralmente necesario y desaparece de la relación de puestos de trabajo. La coordinadora del sector de la Generalitat en CC OO, Sílvia Cegarra, habla de un “expediente de regulación de empleo (ERE) encubierto: silencioso, porque es un goteo; y gratis, porque tiene coste cero”.

Hasta llegar a casi 5.700 personas, la lista de víctimas se completa con 360 empleados laborales y 1.043 funcionarios. En este caso, la cifra del millar resulta de las jubilaciones o defunciones que pueda haber habido en dos años (unas 400 anuales), pero cabe sumar incorporaciones fruto de oposiciones (700 administrativos) o de las promociones de Mossos d’Esquadra.

Desde CC OO, Cegarra alerta de la afectación que la merma de miles de empleados tiene sobre los servicios públicos. “Aparte del lado que se ve, maestros [2.700 menos según las mismas cifras], atención al público... hay otro lado igual de necesario pero menos visible, porque todo requiere trámites o gestión”. Cegarra asegura que además de las colas visibles, de puertas adentro se están ralentizando muchos trámites. Y que para afrontar el hastío de los ciudadanos, en algunos servicios públicos los empleados avisan a los ciudadanos con carteles con frases como: “Mi compañero no está desayunando, ha sido despedido”.

Cegarra está convencida de que el adelgazamiento de la Administración por parte del Gobierno de CiU responde a un plan premeditado: “Se trata de debilitar los servicios públicos para bajar su calidad y tener así la excusa para privatizar”.

El responsable de la Generalitat en UGT, Xavier Casas, cree que el saldo de empleados que ha perdido la Generalitat “es mucho mayor que 5.700 personas”. “Si se cuentan las empresas públicas, el recorte llega al 10%”, asegura y todavía añade en este recuento la reducción de un 15% de jornada y sueldo a 6.800 técnicos y administrativos, “que sumados son muchas jornadas laborales”. Casas lanza un rápido recuento: “Si dividimos 5.700 empleados en dos años, que son 730 días, resulta que la Generalitat ha perdido casi ocho empleados al día durante la legislatura de CiU”.

Fuentes del Departamento de Gobernación, del que depende el Área de Función Pública, indican que la reducción de empleados de la Generalitat responde a “la aplicación de acuerdos de Gobierno” y subraya que el Ejecutivo ha optado por “repartir trabajo, con la reducción de jornada de los interinos técnicos, y de Administración, antes que despedir”.