FERNANDO ZHOU

“Con despido gratis se trabajaría más”

El presidente de los empresarios chinos augura un frenazo a las inversiones asiáticas

Fernando Zhou en uno de los restaurantes que posee en Valencia.

Fernando Zhou preside la mayoritaria Asociación de Empresarios Chinos en Valencia-España (AECVE), que agrupa a 200 patrones. Propietario de tres restaurantes y antiguo profesor de artes marciales, este emprendedor augura un frenazo a las inversiones asiáticas por la crisis y el miedo que —según dice— recorre a muchos compatriotas tras la detención del presunto cabecilla de la red de blanqueo de capitales Gao Ping. Zhou (Zhenjiang, China, 1974) encarna la cultura del esfuerzo. Trabaja 13 horas diarias, siete días a la semana, y nunca ha estado de baja desde su aterrizaje en España, en 1995.

Pregunta. ¿Cómo notan la crisis los 20.000 chinos que residen en la Comunidad Valenciana?

Respuesta. Aguantamos bien los primeros años, pero el paro ya nos afecta. Muchos compatriotas han comenzado a emigrar.

P. Primero controlaron los restaurantes asiáticos, luego las tiendas de ropa y ahora compran bares tradicionales. ¿Por qué invierten por fases y en un mismo sector?

R. Porque somos muy trabajadores y el bar es un negocio pesado, que exige jornadas laborales muy largas. Debido a la caída del negocio, los españoles buscan a chinos o paquistaníes para traspasar sus comercios.

P. ¿Su fuerza de negociación para adquirir un negocio es el pago en efectivo?

R. No siempre. Hay quien compra con letras a dos o tres años o mediante hipotecas.

“Los españoles detenidos salen de prisión cuando pagan la fianza. Los chinos, no”

P. ¿Ya no funciona la tradición asiática de prestarse entre familiares y amigos?

R. Ayudar forma parte de la cultura china. Se presta a quien lo necesita. Se pueden unir veinte familias para colaborar con otra.

P. ¿Cuántas horas trabajan?

R. Depende de la actividad. Entre ocho y 12 horas diarias. En un bar la jornada puede llegar a 14. Por eso, la gente no aguanta. La mentalidad china es diferente a la española.

P. ¿Cuál es el próximo objetivo empresarial?

R. Si la economía española continúa así, paramos. Hay mucho miedo tras la detención de Gao Ping [presunto cabecilla de la trama de blanqueo de capitales desarticulada en la Operación Emperador]. Muchos empresarios de mi país han congelado sus inversiones en España. Los españoles detenidos salen de prisión cuando pagan la fianza. Los chinos, no. Eso es racismo. La comunidad china solo habla ahora de Gao Ping. Y esto tendrá consecuencias económicas. Los medios han hecho mucho daño al hablar de mafia china. Tras la detención de Gao Ping, la Policía ha entrado en naves para llevarse ropa. Se trata de mercancías que no declaran y se reparten entre ellos. Se aprovechan. A veces también pasa con el dinero.

“Tras la detención de Gao Ping, la Policía Local de Manises ha entrado en naves para llevarse ropa”

P. Según la Unión de Profesionales Autónomos, uno de cada tres nuevos autónomos extracomunitarios es chino. ¿Cómo han evolucionado de ser trabajadores por cuenta ajena a empresarios?

R. Por el aumento de negocios como bares, establecimientos pequeños donde trabajan una media de dos personas.

P. El porcentaje de chinos afiliados a los sindicatos españoles es testimonial, ¿por qué?

R. Porque en China no existen los sindicatos. Y la cultura es diferente.

P. ¿Cómo puede afectar a sus compatriotas el crecimiento de China?

R. Muchos regresarán. Su permanencia en España dependerá del nivel de integración.

P. ¿Qué opina de la última reforma laboral?

“El tiempo bueno ya pasó. Debemos equipararnos a Estados Unidos”

R. Estoy a favor. El Gobierno debe ayudar a las empresas con medidas como la reducción de las cotizaciones de la Seguridad Social. Los sueldos han bajado. El tiempo bueno ya pasó. Debemos equipararnos a Estados Unidos.

P. ¿Está a favor del despido gratuito?

R. Sí. Así el empleado trabajaría más.

R. ¿Con el despido gratuito los empleados trabajarían más?

P. Seguro. La mentalidad cambiaria en España. Los países con muchos gastos no son competitivos.

P. ¿Qué piensa de las huelgas?

R. Los chinos apoyan al empresario. Si el negocio no va bien, se bajan el sueldo. Y los españoles quieren que se cumplan sus derechos. España va mal. Las huelgas no valen para nada. Hay que aprender de los chinos.

P. Coincide con el presidente de Mercadona, Juan Roig, que ensalzó la cultura asiática del esfuerzo.

R. Sí. Roig sabe cómo funciona una empresa en crecimiento. Si no se trabaja más, cae la competitividad.

“Los chinos apoyan al empresario. Si el negocio no va bien, se bajan el sueldo”

P. ¿Está a favor del salario mínimo?

R. Sí, el trabajador debe de tener un sueldo mínimo para poder vivir. No entiendo cómo hay quien pone pegas para trabajar ahora. Yo lo he visto. Algunos empleados me dicen que no quieren venir un fin de semana. O me cuentan que antes cobraban 1.800 euros como jefe de cocina. Yo no puedo mantener esos salarios porque el precio del menú no ha subido y, en cambio, el IVA se ha incrementado.

P. ¿A qué responden los rumores que circulan sobre los comerciantes chinos?

R. Son mentiras difundidas por los medios. Pagamos el IVA, a la Seguridad Social y cumplimos la ley.