CRÍTICA / JAZZ

Gozosa crisis de ansiedad

El fotógrafo de Magnum Guy Le Querrec mezcla con éxito sus imágenes con la música de Michel Portal, Luois Sclavis y Henri Texier

 Sencillamente fantástico. La performance (pueden buscarse otros nombres pero este encaja a la perfección) presentada en el Instituto Francés bajo el poco descriptivo título de L'oeil de l'élephant superó todas las expectativas que ya eran muchas vista la lista de los participantes. Un apabulle visual cargado de sugerencias envuelto en una música por momentos fascinante, por momentos tremendamente incisiva, lacerante y preñada de un ritmo que, como lava de volcán, lo iba transformando todo a su paso.

No es fácil reunir sobre un mismo escenario a músicos de tanta valía como Michel Portal, Luois Sclavis o Henri Texier, sin duda de lo mejor que puede encontrase hoy en el panorama europeo. Guy Le Querrec lo ha conseguido: el fotógrafo de Magnum lleva ya muchos años colaborando con músicos de jazz, interaccionando sus imágenes con ellos con magníficos resultados. En disco, la cosa funciona pero sobre el escenario crece hasta límites insospechados.

L' OEIL DE L' ÉLEPHANT

FESTIVAL DE JAZZ

L'oeil de l'élephant

Fotografías: Guy Le Querrec

 Música: Michel Portal, Louis Sclavis, Henri Texier y Christophe Marguet.

Instituto Francés, 29 de noviembre de 2012.

El planteamiento es sencillo pero efectivo: en una gran pantalla se proyecta un hábil montaje de algunas fotografías agrupadas de forma temática mientras los músicos agolpados a un lado van interpretando una música pensada especialmente para ellas. Una música tremendamente colorista para unas imágenes en un intrigante blanco y negro. Una música densa centrada sobre todo en el trabajo de Sclavis con los clarinetes y de Portal alternándose con el saxo soprano, el clarinete bajo y el bandoneón. Sin olvidar a un impagable Texier en especial cuando utilizaba el arco en su contrabajo. Musicalmente, la cosa funcionaba sola manteniendo al oyente en un suspiro constante que potenciaba el excesivamente rápido paso de imágenes.

El único problema de una velada así estuvo en las posibilidades de cada asistente de disponer de suficientes neuronas capaces de asimilar al mismo tiempo tanta información. Las fotografías, cargadas de docenas de detalles a descubrir, se sucedían a tal velocidad que generaban una cierta ansiedad potenciada por una música repleta también de detalles rítmicos y melódicos. Una crisis de ansiedad provocada por la incapacidad de disfrutar todo lo que se estaba ofreciendo. A pesar de ello, crisis gozosa porque lo asimilado, aunque fuera solo una parte, era ya para dejar satisfecho a cualquiera y devolverle su fe en la fotografía y en el jazz. Al final, en el bis las imágenes bailaban sobre una danza vasca totalmente transformada por Portal, un regalo para los sentidos.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

EE UU exige a China que ponga fin a la construcción de islas artificiales

Washington advierte de que el proyecto puede llevar a una mayor militarización

Cosas que echaremos de menos cuando Luis Enrique se vaya

Desde su elegante traje entallado hasta sus correosas ruedas de prensa Hoy, final de la Copa del Rey, es momento de reivindicar al asturiano

La inmunoterapia prepara el asalto al cáncer de pulmón

Primeros ensayos sobre la activación de las defensas para tratar tumores complicados

EL PAÍS RECOMIENDA

“Después de cada cliente me quería arrancar la piel”

Natalia Junquera Almería

Un grupo de religiosas en ruta por clubs rescata a mujeres de las mafias

“La experimentación con animales no es tan útil”

La primatóloga Jane Goodall cree que la ciencia puede buscar "alternativas"

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana