Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Asamblea multa al diputado de IU Miguel Reneses por faltar cuatro meses

La decisión de la Mesa de la cámara, que todavía no es firme, se produce tras la petición del portavoz de IU, Gregorio Gordo

La Mesa de la Asamblea de Madrid ha acordado sancionar al diputado de Izquierda Unida-Los Verdes Miguel Reneses por no asistir a los plenos del parlamento regional durante los meses de febrero, marzo, abril y mayo, según un acuerdo firmado por el presidente, José Ignacio Echeverría Echániz. Este documento indica, además, que la multa, que no es firme, se acuerda después de que los servicios jurídicos de la Cámara regional confirmaran que era posible sancionar a un parlamentario tras un incumplimiento “reiterado e injustificado” de sus funciones. Por este motivo, la Mesa acuerda una sanción económica, que se fija en “el equivalente a la indemnización a la que tienen derecho los diputados sin dedicación exclusiva”, que supera los 4.000 euros.

La decisión de multar a Reneses se adopta a petición del propio portavoz del Grupo Parlamentario de Izquierda Unida-Los Verdes, Gregorio Gordo, que es el jefe de filas de Reneses en la Comunidad de Madrid, con el que mantiene un enfrentamiento abierto en el seno de Izquierda Unida. A su vez, Reneses es el secretario de Organización a nivel federal de Izquierda Unida. En un escrito dirigido a la Asamblea, Gordo solicitó a la Mesa que se aplicara a su compañero de grupo el artículo 34 del Reglamento de la cámara, relativo a la suspensión temporal de los parlamentarios.

Miguel Reneses se ausentó de su escaño durante cuatro meses tras ser imputado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Al archivarse el caso, el parlamentario, que argumenta que sufrió el agravamiento de una enfermedad, volvió a acudir a los plenos. No obstante, y según su testimonio, nunca dejó de estar en su despacho de la Asamblea, por lo que no descuidó su actividad parlamentaria. Además, fue él mismo el que en una carta dirigida al presidente de la Asamblea madrileña se ofreció a abonar la cantidad necesaria para cubrir el perjuicio de su ausencia, según su versión: “Como conclusión, reconozco mi ausencia durante un periodo en los plenos, he agravado mi enfermedad por las circunstancias sufridas y a pesar de todo he realizado actividad parlamentaria”, explica Reneses en la misiva, que continúa: “Por todo ello, te ruego que se calcule el coste económico que ha podido significar mi ausencia en los plenos desde mi cese como portavoz de una comisión, para su abono inmediato y cerrar así este lamentable tema, sin menoscabo alguno para la función pública y la dignidad del trabajo parlamentario”.

Por su parte, la Mesa resalta en su acuerdo unánime la “gravedad” de la conducta de Reneses en la medida que el cumplimiento de los deberes inherentes a su cargo, “en particular la asistencia a las sesiones plenarias, es una conducta elemental que cabe exigir a los representantes de la voluntad popular”. A partir de ahora, se abre un plazo de 72 horas para que Reneses pueda presentar las alegaciones que considere oportunas para evitar la sanción.