Pacto con el diablo

Cuando Sonny Rollins suena a Sonny Rollins el mundo se para a su alrededor y la historia del jazz nace, crece y evoluciona

Sonny Rollins en el Palau de la Música. / LORENZO DUASO

La única reacción posible ante el concierto que Sonny Rollins ofreció el martes en el Palau es el entusiasmo. La actuación del saxofonista neoyorquino fue sobresaliente en todos los aspectos, un derroche de energía que se lo llevaba todo por delante. Y eso sin pensar que procedía de un músico que ha cumplido ya los 82 años, bajo ese prisma solo puede hablarse de milagro o, con mayor probabilidad, de pacto con el diablo, él sabrá.

Visto fríamente habrá que convenir que musicalmente nada nuevo o extraordinario aconteció esa noche en el Palau: Sonny Rollins fue igual a sí mismo, incluso demasiado igual, pero también es cierto que nadie, tenga la edad que tenga, es capaz de transmitir la fuerza y la convicción que pone en cada una de sus interpretaciones. Cuando Sonny Rollins suena a Sonny Rollins el mundo se para a su alrededor y la historia del jazz nace, crece y evoluciona con pasmosa naturalidad hacia el futuro en cada una de sus interpretaciones. Atemporal no es la palabra porque todo el tiempo del mundo, sobre todo del jazz, está en su saxo y Rollins lo doblega y lo adelanta y lo atrasa a placer: de la tradición indispensable hasta la libertad más prospectiva.

Con el pelo encrespado y la mirada iluminada, totalmente encorvado, con el saxo tenor casi rozando por momentos el suelo, y sus dedos mostrando una agilidad que desafiaba todas las leyes de la medicina, Sonny Rollins sopló como un poseso durante más de cien minutos apabullando a todos los presentes, incluidos sus músicos que quedaron de inmediato relegados a segundo plano. Y no es que se tratase de un banda insolvente, todo lo contrario, pero la fuerza del líder marcaba hasta los pocos solos que realizó cada uno de sus integrantes.

Rollins se paseó con soltura por su propia historia recuperando, por supuesto, el eterno St. Thomas que, 56 años después, sigue conservando toda su frescura y capacidad de transportarnos hasta soleados y coloristas lejanos parajes. Dedicó un tema a uno de sus primeros mentores, el trombonista J.J. Johnson, alternó un par de baladas estremecedoras con estallidos rítmicos y concluyó, no podía ser de otra manera, regresando otra vez las Islas Vírgenes con su tórrido Don't stop the Carnival en una versión más corta que otras veces. No hubo bises, no era necesario, todo estaba dicho y el público abandonó el Palau con la sensación de haber vivido otro momento irrepetible.

FESTIVAL DE JAZZ.  Sonny Rollins. Palau de la Música, 20 de noviembre.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El Supremo replica a los ataques de Cristina Fernández

“El Poder Judicial debe poner límites”, dice el presidente de la Corte argentina

La estupidez del mal

Guido Mantega y la autorización para eliminar la diferencia

Brasil espera la lista de políticos involucrados en el ‘caso Petrobras’

El fiscal general remite al Tribunal Superior los nombres de los implicados en la trama de desvíos de fondos de la petrolera estatal

EL PAÍS RECOMIENDA

Es narcisista, pero es un buen líder

Un estudio concluye que no existe el directivo perfecto

China quiere las tripas y los despojos del cerdo español

Ana Carbajosa Cártama

Las empresas de porcino despuntan con la venta de estómago o intestinos

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana