Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¿¡Pero qué estáis haciendo!? ¡Si es un niño!”

La menor agredida por recriminar a los Mossos que pegaron a un niño denuncia el caso

"El chico estaba caminando tranquilamente, como yo", explica

Durante los altercados ocurridos en Tarragona en la jornada de huelga general al menos dos menores fueron agredidos por los Mossos d'Esquadra. El primero, un niño de 13 años, fue trasladado al Hospital Joan XXIII tras recibir un golpe de porra en la cabeza y ha necesitado cinco puntos de sutura. La segunda menor herida es una chica de 16 años, a la que la policía agredió instantes después del primero, aunque no participaba en ningún piquete informativo. La joven recriminó a los agentes la primera agresión y fue empujada y golpeada por los antidisturbios de la policía catalana. La chica y su padre han denunciado hoy los hechos en una comisaría de los mossos, según han confirmado ambos.

La chica estaba paseando junto a sus amigas en el momento de las cargas policiales. Caminaba enviando mensajes con el teléfono móvil cuando de repente se cruzaron delante de ella varios chicos corriendo que huían de la policía. “El niño estaba caminando tranquilamente, como yo. El agente pegó a otro chico y a la vez dio también al niño, y luego dos policías más saltaron y empezaron a pegarle en las piernas, me encontré dentro del barullo”, cuenta la menor, quien no quiere dar a conocer su nombre.

La joven vio como la primera víctima empezaba a sangrar y en un impulso repentino se colocó frente al agente. “Le habían abierto la cabeza y le seguían pegando en las piernas, fue ver aquello y gritar al policía: “¿¡Pero que estáis haciendo!? ¡Si es un niño! Entonces me hicieron daño a mi, para hacer callar a una niña no hace falta empujarla y pegarla”, relata la víctima. El padre de la chica, Juan Carlos Feijoo, imparte clases en un instituto cercano del lugar en el que ocurrieron los altercados, y recrimina a la policía su actuación. “Mirando las imágenes de lo que le pasó a mi hija, creo que la acción de los mossos fortuita no es, es una actitud muy reprobable. Intento inculcar a la juventud valores de argumentación y diálogo y lo primero que te encuentras es que por decir “Parad, están pegando a un niño” le dan un empujón a mi hija y tres golpes de porra”, afirma Feijoo. “Los mossos le dieron un empujón a mi niña, fue contra la pared y al momento se giraron dos policías más y recibió tres golpes de porra sin ton ni son”, continua explicando el padre de la agredida.

Minutos después del suceso la chica sufrió un ataque de ansiedad. “No podía parar de llorar”, narra. Los golpes aún son bien visibles en su pierna derecha, desde el muslo y hasta la rodilla. La menor tenía miedo y no quería que sus padres se enterasen. “Pensaba que me iban a reñir”, dice. Decidió no explicárselo, fue a casa de una amiga comer y entonces los hechos se precipitaron: Todos los medios estaban difundiendo el vídeo en el que se la distinguía con claridad, intentando hablar con los mossos para que dejaran de pegar al niño de 13 años.

Los conocidos no tardaron en llamar a casa de sus padres, y estos acabaron descubriendo la grabación. “La llevamos al médico a toda prisa, tendría que habérnoslo contado, la niña fue imprudente al enfrentarse a personas de dos metros de altura, pero también se deben aplicar los criterios de justicia, ahora esperamos que la denuncia siga su curso”, concluye Feijoo. Padre e hija piden que la actuación de los mossos no quede impune.

Más información