La Guardia Civil investiga a 11 asilos de Cádiz por dar comida del Banco de Alimentos

Las residencias de ancianos pedían para los pobres y servían lo obtenido a sus clientes alos que cobraban hasta 1.800 euros

Imagen de la operación 'Pócima' de la Guardia Civil.

Pedían comida al Banco de Alimentos bajo el argumento de que iría destinada a personas necesitadas. Pero, en realidad, la servían a sus clientes. Y cobraban por ello. La Guardia Civil investiga a 15 personas, responsables de 11 residencias de ancianos de la provincia de Cádiz, por haber utilizado productos de beneficencia para suministrarlos a sus residentes, a los que cobraban mensualidades de hasta 1.800 euros.

El resultado de esta actuación es la continuación de la operación Pócima, que se había iniciado con el descubrimiento del uso de tarjetas sanitarias de 66 pacientes fallecidos para retirar medicamentos y útiles sanitarios por valor de más de 9.000 euros.

Los imputados llegaron a pedir 140 toneladas del Banco de Alimentos, con los que alimentaban a residentes de plazas privadas. Usaron también tarjetas de 66 residentes fallecidos para retirar productos sanitarios a coste cero. Los agentes de la Guardia Civil creen que no se trata realmente de una trama organizada, sino de una “coincidencia en la forma de gestionar estos centros”.

La Consejería de Salud y Bienestar Social ha revelado que la investigación pudo surgir de una inspección de la propia Junta de Andalucía, que permitió detectar el primer fraude y después descubrir los demás. El Gobierno autonómico está a la espera del avance de la instrucción judicial para actuar, ya que estas residencias de anciano estaban concertadas con la administración andaluza. La Junta paga parte de esas plazas y el resto corresponde al anciano, por lo que las residencias obtenían beneficio económico de su servicio. “Los productos del Banco de Alimentos no se crearon con ese espíritu”, dice la Guardia Civil.

El Banco de Alimentos de la provincia de Cádiz ha afirmado hoy sentirse "víctima" de los responsables de varias residencias privadas de ancianos de Cádiz imputados por suministrar a los residentes comida procedente de esta organización benéfica.

A través de un comunicado, el Banco de Alimentos de Cádiz ha calificado de "desalmada" la conducta de las personas que han sido puestas a disposición judicial con motivo de la denominada "Operación Pócima" de la Guardia Civil.

Esta organización ha felicitado a la Guardia Civil por el éxito de las investigaciones que han conducido a desmantelar "un grupo de estafadores que utilizaron la labor solidaria" que desarrollan "para hacer negocios ilícitos y estafar a ancianos".

"El Banco de Alimentos es también víctima de estos hechos, al igual que las personas que estaban ingresadas en las residencias de ancianos", ha señalado el comunicado, que ha explicado que la práctica que ha desenmascarado la Benemérita "ha supuesto la pérdida de 140.000 kilogramos de existencias que habrían podido destinarse a personas que perentoriamente lo necesitan".

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana