Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig despliega hoy casi 9.000 ‘mossos’

La policía catalana detecta varios grupos radicales organizados para la protesta

La jornada del 14 de noviembre, día de huelga general, es una prioridad para los Mossos d'Esquadra. La intención es que las manifestaciones y protestas se desarrollen con normalidad. Y también que quienes quieran abrir sus negocios puedan hacerlo sin que se vean coaccionados físicamente. "No se permitirán actitudes violentas de los piquetes", alertan fuentes de Interior.

Y eso es precisamente lo que más preocupa al departamento que todavía dirige Felip Puig (CiU). En los últimos días, los Mossos d'Esquadra han detectado que determinados grupos radicales han vuelto a organizarse para la protesta. Les avisan los servicios de información y diversos materiales repartidos por entidades como Kolektivo Bander(a) Negra, Black Block, Rabia Verbal o Arran, entre otros.

"Próxima Fiesta del 14-N coge el cóctel de casa. Que sea la fiesta, al aire libre, más numerosa y caliente", reza uno de los panfletos. "Solo cuando las llamas libertarias hayan consumido su sistema capitalista podrá nacer de las cenizas el nuevo mundo que llevamos en nuestros corazones", sigue otro. 

Con el recuerdo de la huelga del 29-M muy presente, día en el que el centro de Barcelona quedó arrasado, la policía catalana movilizará a casi 9.000 agentes en toda Cataluña. En diversos turnos, empezarán a trabajar a las diez de la noche del día hoy, hasta la noche del 14 al 15. Se consideran puntos calientes el centro de Barcelona, cocheras de Sants, Mercabarna y diversos centros comerciales, según fuentes policiales. Asimismo, la policía ha mantenido casi un centenar de encuentros con colectivos de todo tipo (sindicatos, empresas, miembros del 15-M) ante el día de huelga que se avecina.

La manifestación principal arrancará a las seis de la tarde de plaza de Cataluña. A la misma hora, CGT ha convocado una concentración en Jardinets de Gràcia. Precisamente, fue una marcha convocada por este sindicato y que partía también de ese lugar la que acabó en altercados el pasado 29 de marzo, aunque este sindicato se desmarcó de los vándalos. La policía catalana procurará que los participantes de ambas convocatorias no se mezclen, según fuentes de Interior.

A raíz de los altercados de la pasada huelga general, Puig activó una página web de delación, en la que los ciudadanos podían identificar a presuntos alborotadores que salían en imágenes, pero lo que los Mossos no tenían identificados. Más de un centenar de personas fueron detenidas durante los siguientes meses. También se usaron gases lacrimógenos y pelotas de goma en el momento más álgido de los disturbios. Tanto la web como las armas están de nuevo a disposición de la policía catalana, que las utilizará, en el caso de que lo consideren necesario, según esas mismas fuentes.

Por otra parte, la policía ha pedido al Ayuntamiento de Barcelona que retire contenedores de las calles de la ciudad. El consistorio ha quitado ya unos 600 de las calles de la capital catalana para evitar obstáculos durante la convocatoria y, sobre todo, impedir que sean objeto de los vándalos mañana. También ha pedido a los barceloneses que no tiren la basura por la paralización de la recogida. En los disturbios del 29-M ardieron unos 300 contenedores, según cálculos del ayuntamiento.