Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vela: “No estamos dispuestos a aguantar un año más el modelo de financiación”

El consejero de Hacienda califica el sistema actual de “inadmisible y absolutamente intolerable”

El miércoles fue el presidente de la patronal de la Comunidad Valenciana, José Vicente González, el que en una conferencia organizada conjuntamente por EL PAÍS y la Universidad de Alicante el que denunció el actual modelo de financiación autonómico: “No es tolerable que llevemos 20 años tan mal financiados, no es admisible, debemos decir, todos unidos, basta ya”. Un día más tarde era el consejero de Hacienda, José Manuel Vela, quien remachaba el clavo en sede parlamentaria, elevando aún más la voz: “No estamos dispuestos a aguantar ni un año más. El actual modelo de financiación es inadmisible y absolutamente intolerable”. No son los únicos en pensar así. Los partidos de la oposición llevan tiempo denunciando la discriminación de la Comunidad Valenciana. Lo relevante es que sea el PP, ahora, el que levante la voz contra el Gobierno de su propio partido.

Parece claro que los populares no están dispuestos a dejarse arrebatar la bandera de la reivindicación frente a Madrid, con independencia de que quien gobierne sea el PSOE o el PP. En realidad, no pueden permanecer sumisos ante Mariano Rajoy. Durante la época de José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa fueron muy críticos con la política del socialista respecto de la Comunidad Valenciana. Ello les valió el reconocimiento de la sociedad que valoró a los populares como el partido que mejor defendía los intereses de los valencianos. Dejar caer esa bandera es una contradicción que les puede pasar tanta factura electoral como la crisis económica, según han reconocido a este periódico fuentes del PP.-

Consecuente con esta línea estratégica, el consejero de Hacienda proclamó, solemne: “Hasta aquí hemos llegado. El actual modelo [de financiación autonómica] es una injusticia, ya no histórica, sino estructural que no se puede permitir”. En su alegato, Vela afirmó que le parecía “absolutamente inadmisible” la evolución del modelo porque la Comunidad Valenciana va a recibir este año 173 millones de euros menos, cuando otras autonomías, como Andalucía, ven aumentada su financiación en 300 millones. De hecho, añadió, la financiación global del modelo aumenta en mil millones”.

El consejero, que es persona moderada, hizo el discurso de un indignado: “Eso no lo vamos a tolerar porque es absolutamente intolerable. Ante situaciones injustas, hay que rebelarse”. El paralelismo del discurso de Vela con el del presidente de la Generalitat catalana no deja de ser sorprendente. Cataluña y la Comunidad Valenciana son las comunidades más endeudadas de España y las que han tenido que hacer frente a los recortes sociales más brutales por su mala situación financiera. El consejero valenciano, como Artur Mas, también le echa la culpa de su situación a Madrid, pero como no puede atacar directamente a Mariano Rajoy elige a Andalucía para establecer sus comparaciones.

Vela subrayó que la Comunidad Valenciana, además de recibir menos dinero, tiene que reducir más su presupuesto, un 9,1%, mientras que Andalucía solo lo reduce un cuatro. Siguiendo esa línea argumental, destacó que la valenciana no es la autonomía en el que la construcción haya tenido mayor peso, sino otras que gozan de una financiación per cápita más adecuada y que reducen menos su presupuesto porque tienen más financiación. El consejero no osó decir que estos presupuestos eran los más sociales de la historia, como hizo su compañero de partido, el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro; pero no le anduvo a la zaga cuando dijo que “somos los peor financiados y los que mayor porcentaje dedican a sanidad y educación”.

Julián López, portavoz socialista, le replicó afirmando que “no basta con lamentarse”, sino que habrá que reclamar que se resuelvan este tipo de problemas porque de lo contrario los valencianos estarán condenados a pagar más impuestos y a recortar más servicios para cumplir el objetivo de déficit. Por su parte, la diputada de Compromís, Mireia Mollà, preguntó a Vela si dimitiría en el caso de que el año que viene no se cambiara el modelo de financiación, dejando el paso a otro que consintiera “los atropellos de Rajoy”.