Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

Una sede más pequeña del Centro vasco de Investigación en Envejecimiento

El edificio deberá estar concluido en 2015 para acogerse a los fondos de ayuda europeos

Olga Rivero, junto a Agustín Izaguirre, en San Sebastián
Olga Rivero, junto a Agustín Izaguirre, en San Sebastián efe

El patronato del Centro Nacional de Investigación en Envejecimiento (CNIE) ha acordado estudiar la construcción de una sede de menor tamaño para que este organismo cuente en San Sebastián con un edificio propio en 2015, año en el que debe estar concluido para poder recibir la ayuda de los fondos Feder europeos. La presidenta del CNIE y viceconsejera en funciones del departamento de Sanidad, Olga Rivera, ha informado de lo tratado por el patronato de la fundación que gestiona el centro en una rueda de prensa en la que han participado su gerente, Agustín Izagirre, y la presidenta del comité asesor científico externo, María Blasco.

Tres días después de que anunciara que la crisis y los recortes habían reducido a una décima parte el presupuesto del CNIE -de 50 a 5 millones de euros-, Rivera ha explicado que el Gobierno Vasco cuenta con un presupuesto de crédito comprometido de 6,5 millones hasta 2015 para la futura sede del centro, que inicia ahora su andadura en un espacio cedido en el Instituto Biodonostia de la capital guipuzcoana.

Aprobado el plan de actividades que fija un equipo de investigación de 16 personas

De esa cantidad, el Ejecutivo vasco recuperaría la mitad vía fondos Feder, lo que se garantizará con un convenio que está pendiente de firma. Ha señalado que se ha previsto que en una primera fase, para dentro de tres años, se hayan construido hasta 4.500 metros cuadrados, con la intención de que se conviertan en 22.000 en el futuro como planteaba el proyecto inicial.

Rivera ha precisado que el problema del terreno que se barajaba en el Parque Tecnológico de Miramón, de 14.000 metros cuadrados, es que lleva aparejado un canon de superficie que lo encarece, por lo que han puesto sobre la mesa una segunda posibilidad. Esta opción es la de disponer de dos parcelas contiguas más pequeñas, una para construir el edificio y la otra que quedaría en reserva para el centro, pero por la que no tendría que abonar cantidad alguna hasta que lo utilizara en una futura ampliación.

El patronato ha aprobado además el plan de actividades del CNIE, que ya ha lanzado la recogida de muestras biológicas que van a constituir su base de investigación, a la que en principio se dedicará un equipo de dieciséis personas, que en 2016 tendría que ser de 60. Blasco ha explicado que será el nuevo director general del centro el que tendrá "mucho que decir" cuando sea nombrado sobre las líneas de investigación a seguir. No obstante, ha destacado que algunas son "muy claras", en las que "se trabaja mundialmente", como la identificación de los mecanismos moleculares que hacen que las células envejezcan, además del desarrollo de estrategias terapéuticas basadas en el conocimiento y descubrimiento de esos mecanismos. "El envejecimiento es la causa de la enfermedad. Si se consigue controlar, paliar el proceso de envejecimiento, lo que ya sabemos desde un punto de vista molecular, genético, es que eso retrasa todas las enfermedades asociadas al envejecimiento", ha destacado.