Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteles implantan la nueva tasa turística en pleno puente festivo

Expectación en el sector por la implantación y la reacción de los clientes de los establecimientos

En el inicio del puente de Todos los Santos, y con los hoteles de Barcelona con una alta ocupación, la pasada madrugada entró en vigor la tasa por pernoctación turística, el nuevo gravamen que supondrá un sobrecoste de entre 0,5 euros y 2,5 euros —en función del tipo de establecimiento— para los turistas que pasen noche en Cataluña. El sector hotelero se resistió inicialmente a la medida y ahora están expectantes respecto a las consecuencias de una medida que permitirá a la Generalitat ingresar al año unos 50 millones de euros, una parte de los cuales se deberán destinar a un fondo para promocionar el turismo.

El principal recelo de los hoteleros es que Cataluña sea la única comunidad autónoma que aplica la tasa, si bien fuentes del sector aseguran que otros Gobiernos regionales estarían esperando para ver si copian el modelo. Baleares ya lo implantó cuando gobernaba una coalición liderada por los socialistas y el PP lo suprimió al llegar al poder.

Muchas cadenas hoteleras han iniciado campañas de divulgación sobre lo que supone la nueva tasa, conscientes de que muchos clientes llegarán a sus establecimientos tras haber pagado un paquete cerrado y sin saber que tendrán que abonar una tarifa adicional por el tributo, que sí que se paga en muchos otros países europeos.

Las últimas negociaciones llevadas a cabo entre la Generalitat y el sector han acabado reduciendo a la mitad la previsión de ingresos. Quedan exentos de esta los menores de 16 años, los beneficiarios de programas sociales y los cruceristas que pasen menos de 12 horas en tierra. El Gobierno catalán también ha reducido el número máximo de días de aplicación, que no podrán ser de más de siete.