Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encierros en hospitales de Málaga y Granada por la ampliación de jornada

Los empleados del SAS protestan por la aplicación de las 37,5 horas semanales

Participantes en la protesta de trabajadores del Hospital Carlos Haya de Málaga, ayer a la puerta del centro. Ampliar foto
Participantes en la protesta de trabajadores del Hospital Carlos Haya de Málaga, ayer a la puerta del centro.

Trabajadores de los hospitales Carlos Haya, en Málaga, y Virgen de las Nieves y San Cecilio, en Granada, iniciaron este martes por la mañana un encierro de 24 horas en protesta por la falta de acuerdo en la aplicación del aumento de la jornada laboral a 37,5 horas semanales. Hace tres semanas, la Consejería de Salud y los representantes sindicales se levantaron de la mesa sectorial sin consenso sobre cómo aplicar las dos horas y media de más que le corresponden a cada trabajador en virtud del decreto aprobado por el Gobierno central. A falta de acuerdo, cada centro está organizando a los profesionales como mejor considere.

En la mayoría de los casos, el aumento de horas se está cumpliendo en las llamadas jornadas complementarias, que están fuera del horario habitual y se pagan aparte (guardias, continuidad asistencial y atención continuada). Los trabajadores que secundaron el encierro (convocados por las juntas de personal de los centros y similar a otros celebrados en las últimas semanas en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla o el Torrecárdenas de Almería) piden que la aplicación de la nueva jornada sea consensuada y no tenga carácter retroactivo ni suponga una pérdida económica para los trabajadores. Al aplicarse en horas que antes se cobraban aparte, fuentes sindicales cifran en unos 375 euros el dinero que ha dejado de ingresar al mes un médico de hospital y en 180 euros lo que ha perdido un médico de atención primaria.

Los MIR preparan una huelga indefinida para el mes de noviembre

“La situación actual es un caos. Solo pedimos cerrar un acuerdo de mínimos y que luego cada centro cree una comisión para ver cómo se aplica a sus profesionales”, pide Antonio Macías, secretario de Salud de la Federación de Servicios Públicos de UGT Andalucía. Ahora, cada centro lo aplica “como buenamente se le ocurre”, afirma Macías. En unos hospitales las dos horas y media semanales se acumulan en un solo día y en jornada intensiva de 8.00 a 17.30; en algunos, por la mañana y por la tarde; en otros, restando todas las horas a la atención continuada.

Entre julio y octubre muchos hospitales no aplicaron el incremento de horas y los profesionales tienen que recuperarlas. Esta situación está también afectando a los trabajadores con contratos eventuales. “Hay personas que tuvieron un contrato en julio en el que no les aplicaron la jornada ampliada y ahora les contratan otra vez y les quitan esa parte del sueldo o le hacen recuperar las horas”, asegura Macías.

A la protesta se unirán los médicos internos residentes (MIR). Los del Hospital Puerta del Mar de Cádiz y los de hospitales de Sevilla y Málaga han acordado en sus respectivas asambleas secundar una huelga indefinida durante el mes de noviembre, informa Pedro Espinosa. Rechazan así la aplicación del aumento de jornada laboral que a ellos, en la práctica, les obliga a hacer guardias gratuitas. Según los convocantes, la ausencia de los MIR puede llevar al caos a algunas áreas de centros sanitarios.

Fuentes del Servicio Andaluz de Salud (SAS) insisten en que la pretensión de los sindicatos de fijar una aplicación homogénea del aumento de jornada es “imposible” dada la heterogeneidad de los servicios, por lo que se ha optado por que sean los responsables de los centros y los directores de las Unidades de Gestión Clínica los que organicen el trabajo. La consejera de Salud, María Jesús Montero, se mostró hace unos días abierta a alcanzar un acuerdo con los trabajadores, pero advirtió de que la decisión de aplicar las dos horas y media semanales extra en jornadas que antes se pagaban aparte es inamovible.