Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gran retrato del Thyssen

El fundador de la agencia Bassat se pasea por Cava Baja o el bosque de la Zarzuela

Luis Bassat en el Retiro.

1. Salón de entrada del Hotel Ritz. Donde he tenido 1.000 citas con 1.000 personas, desde clientes, actores, personas que participaban en spots, amigos... En este hotel me hospedé durante muchos años y este era el lugar de encuentro. (Plaza de la Lealtad, 5)

2. Museo del Prado. Y especialmente las salas de Velázquez. La última exposición que vi fue la de los tesoros del Ermitage, pero no vi ninguna obra de la familia Soler pintada por Picasso que está en la colección. Y lo sentí porque mi madre era amiga de la nieta de Soler, un sastre de Barcelona que se hizo amigo del pintor e iba mucho a su casa y así fue pintando a toda la familia.

Dove y 2.000 campañas más

Luis Bassat (Barcelona, 1941), presidente de honor de Bassat & Ogilvy tiene un currículo interminable. Miles de campañas de publicidad (2.000) y entre sus clientes, Coca-cola, Ford o Dove, una de las pocas donde aparecen mujeres reales.

3. El Retiro en bicicleta. Un verano, durante la grabación del programa El Aprendiz, de la Sexta, me preguntaron que hotel quería para alojarme. Y elegí el hotel Palacio del Retiro, de AC, (Alfonso, XII, 14). Antonio Catalán, el presidente de la cadena me prestó una de sus bicicletas y así cada noche me iba a recorrer el Retiro, lo he hecho cientos de veces, siempre por las zonas asfaltadas. Ahora me alojo en otro hotel y estoy planteándome traerme una bici.

4. Plaza Mayor. Por su arquitectura simétrica, perfecta. Y me gusta llena, cuando se producen cosas, como mercadillos, instalaciones...

5. Cava Baja. Después de pasear por la plaza me voy a comer a la Cava Baja porque me gusta mucho la comida madrileña, castellana. Casa Lucio es el restaurante que más he ido, pero no es el único bueno de la zona, hay otros más.

6. Museo Reina Sofía. Seguramente es el sitio donde está mejor expuesto el arte contemporáneo. Aquí trato de ver todo lo que hay porque soy gran aficionado, hasta el punto de que tengo un museo en Mataró, en una nave que hizo Gaudí, donde se hacen exposiciones temporales. Ahora está la de los años setenta. Mi colección contiene 1.500 obras, entre otras, de Miró, Tàpies, Saura, Millares y Picasso. (Santa Isabel, 52)

7. Planta 31 de la Torre Picasso. En esta planta está la Sala de Consejos de la consultoría Accenture de la que fui consejero. Cada vez que subía a esta torre me emocionaba las vistas de Madrid, desde la sierra, el Madrid nuevo, el viejo, desde las Cuatro Torres hasta las casas más bajas. (Plaza de Pablo Ruiz Picasso)

8. Acera este de Serrano. Es la más ancha de las dos y si yo fuera de alguna tienda de la acera oeste estaría muy enfadado y lamento que no sea idéntica a la otra.

9. Museo Thyssen. Me gusta de forma selectiva, unas muchísimo, otras menos. Y desde que tengo cierto trato con Carmen Cervera lo miro con más cariño. Como al retrato del barón Thyssen de Lucian Freud, que para mí es el gran cuadro de este museo. (Paseo del Prado, 8)

10. Bosque de la Zarzuela. He tenido que ir varias veces, por lo menos una vez al año, porque pertenezco a la Fundación Colegios del Mundo Unidos y los presidentes de honor son los Reyes. Una vez que se pasa por la Policía y entras en el bosque, un recorrido de bastantes kilómetros, te cruzas con ciervos, animales de alta montaña... y es espectacular. Los animales ya están acostumbrados y no se asustan, se pasean con libertad y es una sensación espléndida. Estar en ese bosque desde donde ves las Cuatro Torres es un remanso de paz.