Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta permite cazar en una reserva natural de Cazorla para recaudar

La Junta sostiene que es una vía para lograr ingresos y comprar pienso

Una cierva en los Miradores de Félix Rodríguez de la Fuente de Cazorla.
Una cierva en los Miradores de Félix Rodríguez de la Fuente de Cazorla.

La crisis ha llevado a la Junta a tomar una decisión tan inédita como polémica en una zona de reserva (máxima protección) del parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén): Medio Ambiente ha autorizado batidas de caza en el parque Collado del Almendral, una zona vallada de reducida superficie donde se mantienen en semilibertad unos cuantos ejemplares de cabra montés, ciervo, gamo y muflón. La medida se ha justificado desde la  Administración autonómica para poder alimentar a los animales, puesto que con el dinero recaudado se ha podido comprar el pienso necesario en un año en el que, además, la sequía ha dejado sin pastos la sierra.

 Medio Ambiente sacó a subasta cuatro batidas en el Parque de la Fauna Silvestre Collado del Almendral, a un precio de 1.060 euros cada una. Finalmente, los cazadores pagaron unos 2.000 euros por cada una y mataron, acompañados de agentes de la Junta, dos ciervos y dos muflones. Con los 8.000 euros recaudados se pudo comprar el pienso para mantener a los animales. “Vivimos momentos de dificultad y hay que obtener ingresos que permitan atender otras necesidades”, sostuvo la delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Purificación Gálvez.

Aunque la medida no tiene precedentes en un parque concebido con fines turísticos y didácticos, Gálvez la justifica también en la necesidad de reducir la superpoblación de ungulados. “Hay que optimizar recursos siempre que se mantenga el normal funcionamiento y el hábitat de estos animales”, subrayó la delegada, que tampoco cree que la medida sea excepcional. “No es ninguna medida extraordinaria que se haya tenido que adoptar, sino que sirve para que los animales que haya en el parque sean los necesarios y que no haya superpoblación que pueda interrumpir el normal hábitat de las especies”, aseveró Gálvez. Cada año, Medio Ambiente autoriza en torno a 60 batidas en el interior del parque, pero nunca hasta ahora dentro de una zona acotada para el disfrute de los visitantes del espacio protegido.

Esa es una de las razones por las que la batida ha levantado una gran polvareda entre vecinos y empresarios, que han alertado sobre el daño a la imagen del parque natural más grande del país y un referente del turismo de naturaleza, como lamentó el presidente de la Asociación de Alojamientos, José Ayala. Y en el plano político, el PP ya ha anunciado que llevará el tema al Parlamento Andaluz.

“Permitir la caza de animales semicautivos en una pequeña zona vallada es una torpeza que daña gravemente la imagen del parque natural, que presume merecidamente de ser uno de los mejores espacios ibéricos para la fauna salvaje”, critica Javier Broncano, de Ecologistas en Acción y exintegrante de la junta rectora del parque.

Se han pagado 8.000 euros por abatir dos ciervos y dos muflones

Para el ecologista, la justificación de emplear el dinero obtenido de la cacería en la compra de pienso para dar de comer a los animales es “otra simpleza”, porque ese mismo dinero se obtiene con la caza de cualquier otro animal similar en libertad. Incluso apunta a que, si fuera necesario, se podría cobrar una entrada al parque Collado del Almendral para financiar los costes de la alimentación. A Medio Ambiente le cuesta anualmente unos 20.000 euros el pienso para alimentar a estos animales, según publicó diario Ideal.

El parque en cuestión está ubicado junto a la Ruta de Félix Rodríguez de la Fuente, donde el afamado naturalista rodó algunas de las escenas más espectaculares del famoso programa de televisión El hombre y la Tierra. Un lugar que se presenta en la página web turística del parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas como adecuado para “observar, sin dificultad, a los grandes ungulados que habitan estas sierras, en el que ciervos, gamos, muflones y cabras monteses viven en semilibertad, por lo que solo habrá que caminar en silencio para sorprenderlos alimentándose en algunos de los comederos”. Ahora, sin embargo, se ha permitido cazarlos a escasos metros. “No entendemos que se permita abatir un ciervo a quemarropa, en un lugar donde no tiene defensa ni escapatoria alguna, y donde además los animales están acostumbrados a la presencia humana”, censura Broncano.

El Gobierno andaluz dice que no es una medida extraordinaria

Otros muchos cuestionan la legalidad de las batidas. El empresario Andrés Martínez, del portal Sierra de Cazorla, cuestiona incluso que exista un plan técnico para poder cazar en un equipamiento de uso público. “Con arreglo al Reglamento Andaluz de Caza”, apunta Martínez, “este tipo de instalaciones deben considerarse zona de seguridad aún en el caso de que estuvieran dentro de un coto, y si hubiera usado la figura de caza extraordinaria por la densidad de población deberían haberlos matado técnicos de Medio Ambiente”.

El diputado del Partido Popular de Jaén Javier Calvente ha anunciado que su grupo presentará una iniciativa en la Cámara andaluza para pedir explicaciones por estas polémicas batidas. “La Junta de Andalucía convierte en ruina todo lo que toca y se ve obligada a permitir la caza en el parque natural para poder comprar comida para el resto de animales”, dice Calvente.

Los populares recuerdan que el exconsejero de Medio Ambiente de la Junta, José Juan Díaz Trillo, prometió inversiones procedentes de Europa en esta instalación del parque natural, por lo que exigen a la Junta que explique: “Qué ha hecho con ese dinero y por qué ahora se ven obligados a tomar estas medidas para poder alimentar a los animales”.