Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid sin coche ni carné

En bici o a pie, del cine Doré y aledaños hasta el parque de las Tetas. Son los planes del guitarrista del dúo Amaral, que actúa los próximos 16 y 18 en Madrid con la gira ‘Hacia lo salvaje’

Juan Aguirre en la plaza del Conde de Barajas.

1.Parque de la Dehesa de la Villa. Me gustan los espacios abiertos. Es una zona que los que venimos de otras ciudades casi no conocemos, verde, estupenda. Fui este verano y recuerdo que lo hice en bici, que es mi medio habitual de transporte desde que era estudiante.

 2. Plaza del Conde de Barajas. Me encanta pasear por esta zona. Aquí están los estudios de grabación legendarios, Cinearte, que ahora se llaman Estudio Uno, que son parte de la historia de la música y del cine, y donde han grabado gente mítica, como Camarón, Ketama o Paco de Lucía.

3. Plaza del Dos de Mayo. La primera vez fui porque el lutier que me arreglaba las guitarras, Carlos Sabrafén, tenía ahí el taller (ahora en Marqués de Leganés, 2). Esta plaza es el corazón de Malasaña y la frecuento mucho porque vivo cerca. Para comer suelo ir a Casa Fidel (El Escorial, 6), donde dan cocina tradicional en el buen sentido, casera y a buen precio.

4. Biblioteca Nacional. Me gusta mucho el edificio y es la biblioteca más impresionante que conozco, la primera vez que vas, flipas. Y he ido a veces a leer y otras a acompañar a algún amigo que hacía algún trabajo (paseo de Recoletos, 22).

Entre Zaragoza y Madrid

Juan Aguirre (San Sebastián, 1970) forma junto a Eva Amaral el dúo del mismo nombre premiado con varios Ondas. Estudió Filosofía en Zaragoza, donde pasa temporadas. A Madrid llegó en 1998. La música le ha llevado a otra de sus pasiones, viajar.

5. Campo de Cebada. Un oasis en medio de la ciudad. Cuando vas por la calle las marcas y firmas organizan todo y por eso hay que reivindicar que los vecinos puedan utilizar este tipo de espacios públicos para organizar actividades. La última vez que pasé por allí había gente tocando. Recomiendo visitar la web (www.elcampodecebada.com) para ver todas sus iniciativas (plaza de la Cebada).

6. Parque de las Tetas, Vallecas. Lo llaman así por sus promontorios, desde donde hay unas vistas increíbles. Ir allí una noche de verano con amigos y alejarte de los coches es una experiencia. Paseo mucho y suelo moverme andando o en bici, no tengo ni coche ni carné, no lo necesito y, como vivo en el centro, el coche es más un problema que una solución (cerro del Tío Pío).

7. Sala El Sol. Me encanta, la gente que la lleva son amigos y probablemente sea la sala de conciertos de Madrid con más solera, por donde ha pasado toda la historia del rock. Cuando eres un grupo de Zaragoza y te nombran Madrid sueñas con que un día puedas tocar en El Sol. Suelo ir bastante, a veces no salgo de ahí, hace poco vi a The Dream Syndicate (Jardines, 3).

8. Academia de la Historia. Me gustaba porque nuestros primeros años en Madrid vivíamos al ladito, en Huertas. Era un edificio imponente y a veces nos metíamos a escuchar conferencias. Últimamente he pasado por ahí y me ha traído todos esos recuerdos (León, 21).

9. Cine Doré y aledaños. Me he tirado viviendo ahí dos o tres años y frecuentábamos mucho la Filmoteca y el bar. Lo hago extensivo a una tasca de vinos al ladito, típica, que mola mucho; al mercado de Antón Martín; a la zona bajando a Lavapiés; la sala de teatro alternativo Triángulo (Zurita, 20), o la sala La Boca del Lobo (Echegaray, 11), con una programación bestial.

10. Teatro de Cámara Chéjov. Me interesa bastante el teatro. No tanto los grandes montajes como el trabajo de compañías más pequeñas. A lo mejor tiene que ver con la proximidad de los actores con el público. Hace no mucho vi una adaptación de Noches blancas (Marqués de Casa Riera, 2).