Feijóo demoniza los bipartitos y Jorquera le acusa de sumisión a Rajoy

El presidente intenta responsabilizar al BNG de las políticas de Zapatero

Alberto Núñez Feijóo, con el candidato del BNG, Francisco Jorquera / ANXO IGLESIAS

Ahora que los gobernantes han asumido como única función someter lo público a una estricta dieta de adelgazamiento, Alberto Núñez Feijóo, que aspira a repetir como presidente de la Xunta, ha admitido que su principal obra entre tanto recorte es la “transparencia” y la “verdad” que han guiado su gestión. Por eso el informe del Consello de Contas que desvela que el equipo de Feijóo aplicó una capa de maquillaje a las cuentas de 2010 para cumplir el tope de déficit impuesto por el Gobierno central es un torpedo en la línea de flotación de la campaña del PP. Ayer el candidato popular acudió con esta brecha en el casco a su cara a cara con el cabeza de cartel del BNG, Francisco Jorquera. Y cuando el nacionalista se lo recordó, el popular se defendió de la gran acusación con pequeños matices burocráticos: “No se deje engañar. No hay ningún informe del Consello de Contas. Hay un anteproyecto de informe que el Gobierno autonómico aún tiene que alegar”. Pero no coló. “El informe fue visado por José Antonio Orza, exconselleiro de Fraga. Él acredita que el informe es real”, le respondió Jorquera.

Ya lo dijo el nacionalista en el arranque del debate: Feijóo y Jorquera viven en países distintos. El primero habita una Galicia solvente, con las “cuentas ordenadas” y unos “servicios públicos más potentes que durante la época de bonanza”. El segundo reside en un lugar donde 60.000 jóvenes se han visto obligados a emigrar y en el que “todos los sectores productivos están en crisis”. “En vez de ir a las tertulias de Intereconomía y promocionar su imagen en Madrid, hable con la comunidad educativa, con los pacientes del Sergas y con el personal sanitario. No nos venda los mundos de Yupi”, atacó el nacionalista. “Mire lo que me importa a mí Madrid que quiero volver a ser presidente de la Xunta”, replicó Feijóo.

El candidato del PP sacó toda la artillería para destapar contradicciones entre el BNG y el PSOE. Feijóo le reprochó a Jorquera, exdiputado del Bloque en Madrid, el apoyo de los nacionalistas a los presupuestos de Zapatero hasta 2009, “a cambio de una política económica que nos llevó a esta crisis”. Según el líder popular, el BNG le retiró el respaldo al presidente socialista en 2010 porque ya no era su socio en la Xunta. “Galicia no es una moneda de cambio”, le recriminó a Jorquera, quien explicó su rechazo a los presupuestos de Zapatero en 2010 por el “giro antisocial”.

Las censuras de Feijóo al bipartito que pilotaron Touriño (PSOE) y Quintana (BNG), retirados ya de la política, no cesaron. El que ha sido presidente en los últimos tres años aseguró, por ejemplo, que los nacionalistas no se enteraron cuando tocaron poder de “lo que estaba ocurriendo en las cajas”, en referencia a la mala gestión de estas entidades por parte de sus responsables, José Luis Méndez y Julio Fernández Gayoso, un desastre de megalomanía y despilfarro que ningún partido cuestionó hasta que la crisis financiera lo destapó. Fue aquí cuando se agotó la paciencia bipartita de Jorquera. “¿Quiere que hablemos del Gobierno de Fraga Iribarne?”, preguntó. La amenaza no fue suficiente y el candidato popular no dejó de afearle a Jorquera la gestión de un bipartito del que este último no formó parte. Feijóo insistió en que al llegar a la Xunta encontró 2.000 millones en facturas sin pagar, departamentos duplicados, más conciertos educativos… Jorquera acusó al PP de demonizar los gobiernos de coalición en Galicia y luego intentar formarlos en lugares como Asturias, donde intentó un pacto con el exministro del PP Francisco Álvarez Cascos. “Estoy convencido de que si pierde la mayoría y las cuentas les dan pactará con Mario Conde”, afirmó Jorquera.

Los candidatos del PP y del BNG dedicaron buena parte del debate para echarse en cara sus sumisiones, sus obediencias y, en algún momento, sus tensiones internas. “Usted, señor Feijóo, supedita sus políticas a lo que le conviene a Rajoy. Lo único que le preocupa es no ser un problema para Rajoy”. "”o, señor Jorquera, dependo menos de Rajoy que usted de [PACHI]Vázquez o de Beiras”. Y con el BNG recién salido de una sangría de escisiones, Feijóo no perdió la oportunidad de pellizcar a Jorquera con el nombre del que fue portavoz nacional del Bloque durante años. “No sé qué pasó entre ustedes”, pinchó el popular, fingiendo ignorancia. “Usted va a tener que negociar con Baltar”, se la devolvió el nacionalista. Feijóo aparcó los guiños bilingües de su debate anterior con el candidato del PSOE, un cambio que no le sirvió para esquivar la crítica a los recortes al gallego aprobados por el PP. El golpe le vino a Feijóo en forma de despedida sardónica de Jorquera: “Boa noite. Ou se prefire, good night”.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Del amor al odio en su tierra

Roberto Gómez Bolaños es venerado en América Latina, pero su legado deja detractores y defensores por igual en México

La caída del precio del petróleo fuerza a Maduro a recortar el gasto

El presidente de Venezuela y sus ministros se rebajan el sueldo

Dilma Rousseff: ¿Sabia o traidora?

La presidenta ha sorprendido a propios y extraños con su decisión de colocar a un discípulo de la Escuela de Chicago al frente de la economía brasileña

El plan de Peña Nieto contra la impunidad desata críticas

La oposición pide al presidente mexicano autocrítica sobre el manejo de la seguridad en el país

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana