Gallardón ve a España fuera del euro si Cataluña se separa

El ministro intenta que las empresas catalanas den la espalda a Artur Mas

Avisa que la independencia de Cataluña significa “acabar con España”

Alberto Ruiz Gallardón, ayer en Barcelona. / ALBERT OLIVÉ (EFE)

El Gobierno decidió trasladar ayer de forma directa y sin intermediarios a los empresarios catalanes los riesgos que afrontan si apoyan el programa soberanista de Artur Mas. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, se reunió con el Círculo de Economía, el principal foro de opinión de los empresarios catalanes, ante el que aseguró que una Cataluña independiente no solo sería apartada inmediatamente de la Unión Europea y del mercado común, sino que arrastraría a España a una situación insostenible. Gallardón hizo caso omiso a las tímidas peticiones que le hicieron los empresarios en el sentido de abrir conversaciones con la Generalitat para evitar el choque de trenes.

La reunión evidenció falta de sintonía entre el ministro y los empresarios. Entre otros, participaron en el encuentro Josep Piqué, presidente de Vueling y del Círculo, y representantes de La Caixa, Gallina Blanca y Hotusa. La reunión fue, según algunos de los presentes, “educada en las formas pero muy dura en el fondo”, lo que impidió el acercamiento de posiciones.

Gallardón salió del almuerzo con un mensaje claro para los periodistas. “Ni España es el problema ni la independencia la solución”, dijo el ministro, quien incidió en la idea de que la independencia significaría que las empresas catalanas tuvieran que pagar aranceles para exportar a España y a Europa. En un discurso dramático que antes había hecho ante los empresarios a puerta cerrada, Gallardón aseguró que “una hipotética independencia de Cataluña no significaría sacar a Cataluña de España, sino acabar con España, porque España no tiene sentido sin Cataluña”, remarcó. Y llegó a afirmar que si triunfara el proceso independentista catalán, “la propia España no podría sobrevivir a la pertenencia al euro”. Además, en privado, alertó a los empresarios de que si apoyan la independencia darán alas a sectores de la extrema derecha en Madrid.

El Gobierno está intentando que los empresarios catalanes frenen las ansias soberanistas de Convergència Democràtica, tradicionalmente muy permeable a las demandas del mundo económico. Estos están preocupados por la situación, piden que el diálogo entre Gobiernos no se rompa y que el Ejecutivo central entienda que lo que ocurre en Cataluña no es algo coyuntural sino producto de años de malestar e incumplimientos.

Desde el Gobierno no se entiende que Unió Democràtica, el socio minoritario de CiU, no frene a Artur Mas. “Nos preocupa que no haya una voz en Unió más potente y más coincidente y concordante con lo que ha sido su histórico discurso catalán”, dijo Gallardón.

La opinión del ministro es que el auge soberanista se debe a la crisis económica y a los “errores” del tripartito catalán. En cambio, no considera que el recurso que el PP presentó contra el Estatuto ante el Tribunal Constitucional tenga nada que ver con la radicalización del discurso catalanista. “El Gobierno no entiende nada”, concluyó tras el encuentro uno de los asistentes. A los empresarios también se les quedó grabado, y no como algo tranquilizador, el mensaje de despedida del ministro: “Nos ha dicho que lo vamos a pasar mal”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista de El País. Sección política.

IMPRESCINDIBLES

El acceso a clubes de cannabis se limitará a mayores de 21 años

Cataluña ultima la regulación de las asociaciones de venta de marihuana y legislará todo el proceso

El refugio pirenaico del expresident

Rebeca Carranco Queralbs

El político convergente da la cara, después de 13 días, en la pequeña población de Queralbs

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana