Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una de setas con James Ivory

Una taberna antigua, un café o dónde comer carne mejor aún que en Uruguay, su país. La ruta del artista, que hoy repasa su fructífera carrera en un concierto en los Teatros del Canal

Jorge Drexler fotografiado en Cisne Azul, donde suele llevar a comer setas a amigos extranjeros. Ampliar foto
Jorge Drexler fotografiado en Cisne Azul, donde suele llevar a comer setas a amigos extranjeros.

1. Mercado de San Antón. Aunque me parece muy feo por fuera, por dentro es uno de mis espacios centrales y más acogedores de Madrid. Me gusta mucho la sensación del aperitivo los sábados al mediodía.

 2. Cisne Azul. Es un lugar peculiar, pequeñito y maravilloso con unos niveles de materia prima increíbles. Está especializado en setas y entramos en temporada. Sus ensaladas y la carne también son maravillosas. Voy a menudo y suelo llevar a los extranjeros cuando vienen a Madrid. A James Ivory le encantó. (Gravina, 19)

3. El Retiro. Y un sitio en particular: una bajada enfrente del Palacio de Cristal, muy suave, que termina en una zona de juegos infantiles, ideal para ir con niños y que solemos llamar strawberry fields, campo de fresas, como la canción de John Lennon.

4. Dassa Wasa. Me gusta mucho la vida social y como se suele hacer en restaurantes voy a este que es muy sofisticado, pero en la barra de arriba hay tapas, raciones y unos vinos muy ricos. Es la cocina creativa de Darío Barrio, que es muy majo y con quien suelo charlar, y también con quien hace los cócteles, Charlie, de la República Dominicana, otro anfitrión increíble. Es mi bar del barrio donde tomo una copa y algo antes de ir a casa. (Villalar, 7)

Música y medicina

Jorge Drexler (Montevideo, 1964) empezó con la música a los cinco años y a vivir de ella a los 30. Y es médico. Llegó a Madrid en el 95 para un mes invitado por Sabina y ya no se fue. Tiene un Oscar a la Mejor canción original, Al Otro lado del río.

5. Los Gatos. Una taberna muy antigua y tradicional en el buen sentido de la palabra. Esta semana justo vino un amigo de Italia que nos pidió un sitio típico y lo llevamos ahí. (Jesús, 2)

6. Libertad 8. Un café al que le tengo mucho cariño donde aprendí a cantar en directo. En 1996 tocaba todos los martes en este lugar donde fui formándome un público. Sigo pasando por ahí a tomar unas cervecitas, es un gusto. (Libertad, 8)

7. Librería Panta Rhei. Cuando tengo que comprar un regalo me acerco allí porque me gusta mucho. Sobre todo, los libros de fotografía, el último que compré fue uno de Chema Madoz, mi fotógrafo favorito, no sé cuantas veces he regalado su libro. Ahora estoy leyendo entusiasmado Arte ¿líquido?, de Zygmunt Bauman y La cura de Schopenhauer, de Irvin D. Yalom, mitad novela mitad ensayo sobre la terapia en grupo. (Hernán Cortés, 7)

8. Colonia Sacramento. Es un restaurante uruguayo donde se come mejor carne que en Uruguay. La gastronomía uruguaya está basada en la carne y corre paralela a la argentina, aunque quizás en nuestro caso tenga menos peso la comida italiana. Pero en carne es igual y el asado la comida esencial, como la paella en Valencia o el marmitako el País Vasco. Aunque ahora se está desarrollando mucho con unos vinos muy buenos y se empiezan a tomar frutos de mar. (Plaza del Comandante Las Morenas, 3)

9. José Alfredo. Es un lugar para salir nocturno, que me encanta para tomar una copa. Es lindo, se puede conversar, las copas muy bien servidas y es muy céntrico. Estuvimos a punto de ponerle de nombre a la banda Jorge Drexler y los Alfredo’s porque pasábamos más tiempo ahí que en cualquier otro sitio. Y aquí organizamos gran parte de la gira Andar la trama. (Silva, 22)

10. Belín Café. De los mismos dueños que el anterior y el lugar favorito de los músicos por la oferta de música en directo y las posibilidades de acabar saliendo al escenario a tocar. Soy animal de costumbres y la clave es que voy donde me tratan bien y este me gusta mucho para las cada vez menos habituales noches de salida. (Jacometrezo, 4)