Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Artium mira a su colección

'Tirar del hilo' celebra el décimo aniversario del museo sumando tres exposiciones con obras de sus fondos artísticos

Una de las obras seleccionadas para el proyecto 'Tirar de hilo', en el Artium. Ampliar foto
Una de las obras seleccionadas para el proyecto 'Tirar de hilo', en el Artium.

El Artium de Vitoria celebra el décimo aniversario de su inauguración con una nueva mirada sobre sus fondos de arte contemporáneo. El proyecto Tirar del hilo se abre este viernes con tres exposiciones simultáneas que abordan la creación artística en el contexto del museo desde mediados del siglo XX con diferentes puntos de vista. Las tres parten de la escultura Homenaje a Velázquez, de Jorge Oteiza, para acercarse al ser humano (Alma de entraña), al ámbito social y político en el que se desarrolla la creación (Montaje de atracciones) y al arte que mira al arte (La imagen especular).

Homenaje a Velázquez fue adquirida a su autor en 1984. Realizada en 1957, está considerada una obra cumbre en la investigación desarrollada por Oteiza sobrealrededor de las relaciones entre el vacío y la materia. El Artium la eligió como nexo de unión de las tres exposiciones por entender que en ella confluyen “la praxis artística y lo conceptual, la investigación estética y lingüística y el compromiso humanista con las implicaciones sociales y políticas en su contexto inmediato”. La Fundación Jorge Oteiza ha cedido dos estudios de la pieza que permiten que Homenaje a Velázquez este presente en las tres salas en las que se presentan las muestras.

En Montaje de atracciones, ideada por la comisaria Blanca de la Torre, la atención se centra en la capacidad crítica del arte para acercarse a la realidad política y social en un montaje cargado de referencias cinematográficas. La exposición toma el título del tipo de montaje utilizado por Einsenstein, defensor del cine como una construcción intelectual y dialéctica. El recorrido pasa por materiales del archivo de Oteiza, entre ellos los de su truncada película Acteón, y llega, entre otros, a las obras de Asier Mendizabal y Pilar Albarracín.

'Homenaje a Velázquez', de Jorge Oteiza, sirve de nexo de unión de las muestras

El director del Artium, Daniel Castillejo, ha sido el responsable de Alma de entraña, un título que pretende aludir a la capacidad del ser humano para seguir adelante. Las obras seleccionadas constituyen “un viaje hacia el interior de la persona, al ámbito oscuro y transgresor de la naturaleza humana”. El planteamiento de Castillejo parte de la convicción de que el arte también es un medio para que los creadores expresen de todas las maneras posibles su interés por sí mismos, por sus miedos, por los deseos de trascendencia o el significado de su presencia en el mundo. En este apartado figuran, entre otros trabajos, la pintura Los baños, de Guillermo Pérez Villalta;  la escultura Lucy, de Dora García, y el Retrato imaginario de Goya, de Antonio Saura.

El tercer pilar que sostiene Tirar del hilo es La imagen especular, una propuesta dirigida por Enrique Martínez Goikoetxea. Son las obras más experimentales y las que desarrollan los lenguajes artísticos o buscan las referencias en la propia historia del arte. Es el espacio en el que aparecen desde los trabajos del Equipo Crónica a los de Elena Asins.

La colección del Artium cuenta con unas 3.000 obras de arte. Su origen se remonta cuatro décadas atrás, cuando la Diputación de Álava inició una política sistemática de adquisición de arte contemporáneo centrándose en la producción del País Vasco y España, y sin límites en las técnicas y soportes. En la colección han entrado  desde artistas de las primeras vanguardias hasta los más actuales. El Artium cuenta con obras que abarcan desde Dalí y Picasso, a la generación de Chillida y Tàpies para avanzar hasta Txomin Badiola, Miquel Barceló o Cristina Iglesias. Con el museo ya en marcha, comenzó a comprar obras de artistas internacionales, como Bill Viola y Fabian Marcaccio