Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Imputados altos cargos de Spanair por apropiación indebida

Soriano y Gaspart, entre otros, deberán declarar por no abonar un seguro a los pilotos

Ferrán Soriano.

Los miembros del consejo de administración de Spanair tendrán que declarar como imputados por un presunto delito de apropiación indebida. La titular del Juzgado de Instrucción número 18 de Barcelona investiga una querella presentada por un grupo de unos 300 pilotos y copilotos contra los máximos responsables de la aerolínea, que se encuentra en concurso de acreedores. Los pilotos consideran que Spanair dejó de abonar el importe un seguro que les da cobertura en caso de perder la licencia.

Entre los citados a declarar hay 10 miembros del consejo de administración, encabezados por el expresidente de la compañía, Ferran Soriano. También deberán declarar Joan Gaspart, expresidente del FC Barcelona y hotelero; Josep Mateu, director general del RACC; Jordi Rafael Bagó, del grupo empresarial Sehrs; Agustí Cordón, director general de Fira Barcelona; Manuel Albanell, de Catalana d’Iniciatives; Mike Szücs, ex director general de Spanair; Benny Zakrisson, directivo de Scandinavian Airlines (SAS) en la compañía; Miquel Martí, de Moventia, y Tatxo Benet, socio fundador de Mediapro.

El seguro está contratado desde el año 2000. Spanair abonaba la mayor parte de la póliza, mientras que otra más pequeña se retenía a los pilotos de su nómina. Desde mediados de 2011 y durante seis meses, la aerolínea dejó de pagar el importe correspondiente a la aseguradora Mapfre, que asciende en total a poco menos de 300.000 euros.

Las defensas de los imputados alegan que la situación financiera de la compañía era ya muy complicada -adeuda más de 500 millones de euros- y alegan que este tipo de reclamaciones no deben ejercerse nunca por la vía penal, sino que deben tramitarse como un impago.Los abogados interpusieron recursos contra los autos de imputación dictados por la juez, que fueron rechazados. En las últimas semanas, las partes han intentado, sin éxito, alcanzar un acuerdo para retirar la querella.