Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno incumple por tercera vez las inversiones previstas en el Estatuto

El proyecto de presupuestos tampoco incluye los 978 millones de los ejercicios 2008 y 2009

Las cuentas recogen el pago del Fondo de Competitividad de 2011, sin precisar la cantidad para Cataluña

La inversión en obra pública en la comunidad se reduce el 10%

Por tercer año consecutivo, el Gobierno incumplirá en 2013 el Estatuto y la Generalitat no percibirá del Estado el dinero de la disposición adicional tercera, los fondos destinados a infraestructuras. El vendaval soberanista que sobrevuela Cataluña, con elecciones anticipadas incluidas, no ha hecho cambiar las intenciones de inversión pública del Estado en la comunidad, lo que a buen seguro se convertirá en un nuevo argumento para los partidos nacionalistas en su relato sobre el maltratoque sufre la Generalitat.

En el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2013 que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentó ayer en el Congreso, no hay ni rastro de los 719 millones de euros que el Estado debería abonar el año que viene por la liquidación de la disposición estatutaria correspondiente a 2010, con la que el Ejecutivo debe compensar a Cataluña por las obras que no se ejecutaron ese año. En los presupuestos tampoco figuran los 978 millones que el Gobierno central debe por las obras de 2008 y 2009. “No están incluidos porque no hay margen”, justificó ayer Montoro. Andalucía, Aragón, Castilla y León y Baleares tampoco recibirán los fondos para infraestructuras que prevén sus Estatutos.

El proyecto de presupuestos también prevé una caída drástica de las transferencias a las comunidades por su participación en los impuestos estatales a través del Fondo de Suficiencia Global. Cataluña recibirá 809,2 millones de euros, el 53,8% menos que el año pasado. El proyecto justifica esa caída con “las modificaciones de los tipos impositivos” del IVA y los impuestos especiales, que “minoran” la cantidad del fondo. Cataluña, no obstante, no es la comunidad que sale peor parada por esa bajada, puesto que en Madrid y Murcia la cantidad del fondo incluso pasa a ser negativa.

El proyecto de presupuestos sí incluye una partida para satisfacer el Fondo de Competitividad del sistema de financiación autonómica, que Cataluña no cobra desde hace dos años. En concreto, se trata del dinero de ese fondo correspondiente a 2011, que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidió no abonar y cuyo pago aplazó a a la liquidación de los presupuestos de ese año, que se producirá en julio de 2013. El proyecto, con todo, no desgrana esa partida por comunidades, sino que incluye 2.978,5 millones de euros para las comunidades que son beneficiarias de ese fondo. Cataluña calculaba que debía recibir 1.450 millones.

Respecto a las inversiones reales, el anteproyecto de los presupuestos generales fija en 1.262 millones de euros lo que destinará el Gobierno central a las comarcas catalanas para la construcción de infraestructuras. La cuantía supone una nueva reducción del gasto en infraestructuras, del 10%, un porcentaje inferior a la contracción media de la inversión territorializada del Estado (-16,2%), que es de 10.642 millones de euros. Esta caída se suma a la del 44,9% que sufrió el año pasado.

Las exigencias del Gobierno catalán para mejorar la red de Rodalies (400.000 pasajeros diarios), han caído en saco roto. El proyecto presupuestario solo incluye 10 millones de euros para la mejora de la red. En cambio, la construcción del corredor mediterráneo y la finalización de la línea de alta velocidad hasta la frontera francesa copan la mayor parte de las inversiones estatales en Cataluña durante 2013. En el primer caso, el Estado prevé la inversión de 100 millones de euros en la construcción del tercer raíl para adaptar la red actual al ancho ibérico internacional. En el caso del AVE, se invertirán 105 millones de euros.

Una de las partidas más novedosas son los 60 millones de euros que Fomento destinará a iniciar los trabajos para conectar la nueva terminal de contenedores del puerto de Barcelona con el corredor mediterráneo. Según el presupuesto, está previsto que esas obras concluyan en 2016.

Solo tres comunidades autónomas (Cantabria, Murcia y Castilla León) sortean la caída de la inversión real, que sufrirá otro tijeretazo del 16,1% en 2013 tras el recorte del 24,9% de este año. La inversión de todo el sector público estatal será de 13.030 millones, la cifra más baja en al menos una década.

Navarra, en la que la inversión se reduce un 68%, Baleares (45%) y la Comunidad Valenciana (35,1%) sufren los mayores recortes. Las otras dos comunidades que en cuestión de semanas se embarcarán en procesos electorales tampoco se libran de la tijera. Las inversiones estatales en Galicia caerán un 23,27%, y en el País Vasco la reducción será mayor: un 32,8%. En la Comunidad de Madrid, la inversión cae un 14,6%.