Los científicos abordan el enigma de los cipreses ignífugos de Jérica

La Diputación de Valencia quiere usar la especie como cortafuego natural

Barrera de cipreses que sobrevivió al incendio del pasado julio en Jérica.

Se trataba de despejar la incógnita: cómo una columna de 946 cipreses desafió a un incendio que, en apenas cinco días de bochornoso julio, arrasó 20.000 hectáreas. Cuarenta investigadores internacionales y nacionales recalaron este miércoles en el Barranco de Herbasana, Jérica, para abordar el enigma, del que solo se conocen precedentes en la Toscana (Italia) y Turquía. La isla verde de 9.000 metros cuadrados plantada hace dos décadas entre Valencia y Castellón permanecía indemne. A su alrededor, asomaban los primeros brotes verdes de un territorio yermo, donde tres meses antes crecían sabinas, carrascas, pinos y enebros. La resistencia del ciprés mediterráneo, con 170 millones de años de antigüedad, desconcertó a los científicos.

“Se trata de una especie que impide el sotobosque [plantas que crecen bajo los árboles] y la propagación del fuego de copa”, explicaba Paolo Raddi, del Istituto per la Protezione delle Piante (Florencia). El especialista ponía como ejemplo un caso “similar” de 24.000 hectáreas en Turquía, donde los cipreses se deshidrataron en un 80% sin arder. Su compañero, el investigador Gianni Della Rocca, encargado del trabajo de laboratorio, apuntaba que sus resultados son “iguales” a los de Jérica, donde sólo 12 ejemplares se consumieron.

La contundencia de las explicaciones se desmoronó al abordar la evolución del fuego. Un pino de la parcela calcinado contuvo las llamas pese a estar rodeado de cipreses. Los científicos también se sorprendieron por la capacidad de la especie de apaciguar las llamas en la parte más baja. Solo el 4% de la necromasa (ramas muertas) resultó afectada. Y admitían que el uso del ciprés como escudo verde es experimental. “No hay ninguna especie ignífuga”, señalaba la directora del Jardín Botánico de la Universitat de València Isabel Mateu.

La Diputación de Valencia mantendrá el experimento de Jérica, cuya parcela forma parte de un terreno de 4.500 hectáreas que comparten 14 propietarios desde 1890. Y también planea la utilización de los cipreses como cortafuegos naturales. “Se trata de un proyecto único en Europa”, defiende el director del departamento de Árboles Monumentales de esta institución, Bernabé Moya, que esquiva dar fechas y presupuesto. La iniciativa piloto comenzará con el estudio de las especies más aptas entre 60 variedades y proseguirá con su plantación. Los cipreses se someterán a un tratamiento para acelerar su crecimiento. El objetivo, que alcancen una altura de tres metros en diez años.

 

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Butler desatasca a los Bulls

El alero lidera la segunda victoria ante los Bucks (91-82) y Mirotic sufre al final una lesión de rodilla

Perdió el Diablo, perdió el cura

Un pandillero y un cura mediador recibieron a EL PAÍS cuando la tregua aún vivía. Hoy el primero está muerto y el otro en libertad condicional

La violencia se agudiza en El Salvador tras la tregua de las pandillas

Juan José Dalton San Salvador

Marzo fue el mes más negro de los últimos 15 años, con 481 asesinatos. Los choques entre bandas y soldados apuntan a una militarización del conflicto

EL PAÍS RECOMIENDA

El turismo asiático acelera el cambio de modelo en España

El país deberá ampliar la propuesta de sol y playa para aprovechar el crecimiento de la demanda desde los emergentes

Marina Abramovic: “Me llamaban loca; hoy me alaban”

Manuel Morales São Paulo

La artista, icono del arte contemporáneo, charla con EL PAÍS en São Paulo

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana