Mas pone rumbo a la autodeterminación

El presidente catalán adelanta las elecciones al 25 de noviembre para canalizar la eclosión independentista e intentar que Cataluña decida su futuro la próxima legislatura

Artur Mas está convencido de que no será el próximo en la abultada lista de gobernantes barridos por la crisis económica. El presidente de la Generalitat confirmó ayer que Cataluña celebrará elecciones anticipadas el 25 de noviembre, con solo media legislatura consumida, y adelantó que él y su partido, Convergència i Unió, pondrán toda la carne en el asador para que la campaña bascule en torno al derecho a la autodeterminación: es decir, que los catalanes puedan “escoger su futuro colectivo”. Con el incómodo debate de la crisis y de los recortes relegado a un segundo plano, Mas está convencido de poder centrar la campaña en el discurso nacional y, mediante su defensa del “derecho a decidir”, al que ayer apeló con tono épico para ganar apoyos más allá de Convergència i Unió. El objetivo, dijo, es que Cataluña decida su futuro en una legislatura, o dos a más tardar. En ese contexto demandó de las urnas un “esfuerzo” para lograr ahora una mayoría absoluta, que actualmente no tiene, con la que encarar “el proceso de autodeterminación con un presidente que tenga un liderazgo especial”.

Mas confirmó el adelanto electoral coincidiendo con la apertura del debate de política general en el Parlamento catalán. Ya antes de acudir a la Cámara autónoma, el presidente anunció a sus consejeros que se disponía a convocar elecciones en otoño, aunque sin concretar la fecha. Después lo comunicó a la presidenta del Parlamento, Núria de Gispert, y al grupo parlamentario de Convergència i Unió. Eso sí, la fecha exacta no la desveló hasta que inició su discuro en la Cámara. Lo hizo recordando la masiva manifestación independentista que recorrió Barcelona el pasado 11 de septiembre y el portazo del Gobierno a su petición del pacto fiscal: “En momentos excepcionales, decisiones excepcionales. La voz de la calle tiene que trasladarse a las urnas”.

“La voz de la calle debe trasladarse a las urnas”, dice el líder de CiU

El plan de Convergència i Unió es erigirse ante la opinión pública como el único partido capaz de hacer que Cataluña salte la pared del Estado autonómico para adentrarse en una vía que implicaría una consulta ciudadana sobre la autodeterminación, un extremo al que Mas apuntó sin concretar nada. Solo dijo que una consulta en estos momentos no sería de recibo, puesto que CiU se presentó a las elecciones de 2010 con el pacto fiscal como meta “pero sin un objetivo que fuera más allá”. “Si Cataluña debe afrontar un proyecto de gran envergadura tiene que hacerlo con el aval inequívoco del pueblo”, añadió. Por eso consideró una “humillación” ahora la oferta que le lanzó el presidente Mariano Rajoy la semana pasada en La Moncloa de llevar el pacto fiscal al Congreso. No le interesa el voto negativo que recibiría en la Cámara baja: “Es el momento de que vote el pueblo catalán”.

Centenares de personas han protestado a la puerta del Parlament durante el debate de política general. / GIANLUCA BATTISTA

Eso es, según su criterio, con un Parlamento que tenga una clara mayoría de partidos soberanistas o partidarios del derecho a la autodeterminación: “Este Parlamento ha votado en más de una ocasión que Cataluña tiene derecho a la autodeterminación. Ha llegado la hora de ejercer este derecho. De manera democrática, pacífica y constructiva”.

El presidente catalán recordó que ya en su investidura incluyó el término de la “transición nacional hacia el derecho a decidir sin límites”. Y ahí Artur Mas agregó: “Mi tesis es que a Cataluña le conviene realizar su propia transición basada en el derecho a decidir”.

Esta disyuntiva pone contra las cuerdas al principal rival de Convergència i Unió, el Partit dels Socialistes (PSC), que defiende un federalismo con escasos apoyos en el PSOE y que titubea cuando debe pronunciarse sobre un eventual referéndum de autodeterminación. “Creo que el tiempo demostrará que tanto el PSOE como el PP han actuado con gran miopía política”, dijo Mas al recordar el rechazo de ambos al pacto fiscal.

“El tiempo demostrará que PP y PSOE han actuado con miopía política”

El no de ambos partidos, pero especialmente el rechazo del Gobierno central, ha envalentonado a Artur Mas, quien ahora se siente más apoyado en la sociedad catalana para optar por la vía soberanista. Esto se notó ayer en el tono del discurso, plagado de apelaciones históricas y llamadas a la adhesión al proyecto soberanista. “Todos somos conscientes de que el Parlamento que salga elegido tendrá que hacer frente a una misión histórica, probablemente la más compleja y trascendente de los últimos 300 años. También la más arriesgada, en la que más podemos ganar o perder”, dijo.

Y consciente de que muchos ciudadanos parecen estar por la vía soberanista pero rechazan las políticas neoliberales de Convergència i Unió, el presidente dejó claro que lo que pedirá en campaña será el apoyo al derecho a decidir y poco más. En un intento de convencer de que este proyecto no es una simple maniobra partidista, Mas aseguró que si logra ese apoyo suficiente para que “Cataluña asuma sus objetivos nacionales” no volverá a presentarse a unos comicios. “Estas elecciones no se convocan para ayudar a una formación a perpetuarse en el poder. Se convocan para que el conjunto de la población catalana decida de forma democrática y pacífica cuál debe ser su futuro como nación”, apostilló.

La oposición hablará hoy en el Parlamento, pero ayer ya se mostró dividida entre quienes critican a Mas por el hecho de convocar unas elecciones a destiempo y quienes le reprochan poca claridad en sus objetivos de futuro, especialmente en lo que toca a la consulta soberanista. Además, el presidente catalán consiguió que su gestión al frente de la Generalitat, que debía analizarse con lupa en el debate de esta semana, pasará a un segundo plano. Como por ejemplo con los recortes, a los que se refirió como producto de la “deslealtad” del Gobierno central, “que no paga sus deudas con Cataluña”.

Sin resultados económicos positivos que anunciar, puso énfasis en el hecho de que las empresas catalanas exportan ya más a la Unión Europea que al resto de España, otro argumento para convencer a los empresarios, poco entusiasmados con cualquier aventura independentista, de que el mercado español ya no es imprescindible.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista de El País. Sección política.

IMPRESCINDIBLES

El último resistente

Dani Sierra se niega a que lo cambien de habitación para evitar el cierre la planta 10 de Bellvitge

Mas pedirá a Rajoy que concrete la financiación y permita la consulta

Miquel Noguer Barcelona

El PSC recomienda al presidente catalán que renuncie a la pregunta del referéndum

El ‘no’ al burka, un brindis al sol

Camilo S. Baquero Barcelona

Los 17 municipios que prohibieron el uso del velo integral no han impuesto ni una sola multa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana