Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La orquídea Pilar

Tres investigadores de la Politécnica identifican una nueva especie y la bautizan con el nombre de su maestra

Un ejemplar de 'Ophrys x donatae'.
Un ejemplar de 'Ophrys x donatae'.

Santiago Català, Javier Sospedra y Pablo Tejedor, investigadores titulados en Ciencias Ambientales en el Campus de Gandia de la Universitat Politènica de València, han descubierto un nuevo híbrido de orquídea cerca de Cullera a la que han bautizado en honor a su profesora de botánica en la UPV, Pilar Donat. La nueva especie, Ophrys x donatae proviene del cruce natural entre Ophrys tenthredinifera y Ophrys dianica, que hasta ahora nunca se había documentado. El descubrimiento ha sido publicado en la revista Flora Montibérica, publicación nacional de referencia en el mundo de la botánica en el sistema Ibérico.

Este hallazago supone un paso más en el conocimiento de la biodiversidad de la Comunidad Valenciana, algo necesario, opina Santiago Català, para planificar mejor los recursos destinados a la conservación. "‘Cuánto mejor conozcamos la biodiversidad que nos envuelve podremos realizar mejores planes de gestión y conservación de nuestros ecosistemas", sostiene Català, "no sólo de las especies, sino también de su grado de hibridación, así como de la variabilidad genética que presentan, para así asegurar su viabilidad de cara al futuro".

Santiago Català explica que son muchas las especies del género Ophrys que pueblan la Comunidad Valenciana: "Algunas de ellas, como Ophrys tenthredinifera, destacan por su belleza y por sus adaptaciones evolutivas, tanto físicas como químicas (feromonas) que han desarrollado para atraer y engañar a insectos himenópteros, encargados de realizar la polinización de las flores mediante la denominada pseudocópula. Se pueden encontrar especies de este género en zonas de matorrales o pastizales con una elevada insolación", puntualiza el investigador.

Según explican los investigadores, “habitualmente realizamos salidas para estudiar flora y hongos y en 2008 encontramos unos ejemplares del género Ophrys que claramente eran fruto de un cruce. Fue durante los años siguientes cuando, después de estudiar la fenología de las especies acompañantes, así como los caracteres morfológicos de Ophrys x donatae, llegamos a la conclusión de cuáles eran las especies parentales. Hicimos una exhaustiva investigación bibliográfica en la que no encontramos ninguna referencia a esta combinación y, por tanto, decidimos proponerla como nueva notoespecie".

Los investigadores intentan averiguar ahora quién ha actuado de "padre y madre" de la nueva especie.