Urkullu propone ampliar el Concierto para regular desde Euskadi el IVA

El líder del PNV reclama para las Diputaciones un control íntegro de la fiscalidad

El líder del PNV, Iñigo Urkullu, durante su intervención de ayer en el Forum Europa de Bilbao. / alfredo aldai (efe)

En el marco de una recesión que parece abocar a una recentralización política, el presidente y candidato del PNV a lehendakari, Iñigo Urkullu, dejó entrever ayer a qué se refiere cuando propone “más autogobierno” como apuesta electoral para las autonómicas del 21 de octubre. En clave fiscal, y cuando autonomías como Cataluña piden competencias similares a las de Euskadi, el líder nacionalista no tuvo reparo en reclamar una reforma del Concierto Económico para llegar más allá y que sean las tres Diputaciones vascas, como encargadas de recaudar los impuestos, las que puedan regular y cobrar también la imposición indirecta, incluido el IVA.

Urkullu centró en los impuestos su intervención en el Forum Europa de Bilbao. Ante un selecto auditorio, abogó por superar el vigente marco competencial, “que imposibilita la toma de decisiones de política fiscal en relación con ciertas cuestiones”, para que los territorios históricos sean capaces de modular todas las figuras que integran sus sistemas tributarios. “Estamos hablando de incorporar nuevas concertaciones”, concretó el dirigente peneuvista. En la actualidad, las Diputaciones vascas son competentes en las normativas del IRPF y Sociedades, pero no en el IVA ni las tasas especiales, que las regula el Estado.

“Pisando suelo”

El presidente del PNV avanzó ayer que en su propuesta de nuevo estatus para Euskadi que pretende impulsar si sale elegido lehendakari retomará cuestiones contempladas en la pretendida reforma del Estatuto de 2004, más conocida como Plan Ibarretxe. “Fue una iniciativa que se aprobó con mayoría absoluta en el Parlamento”, argumentó. No obstante, Urkullu matizó que tomará también como referencia el denominado Plan Ardanza de 1998. Lejos de polémicas, el dirigente peneuvista aseguró que llevará adelante su pretensión de más autogobierno “pisando suelo”, ya que se confesó consciente de la realidad económica que atraviesa el país y situó la salida de la crisis como un objetivo prioritario. Además, sabedor quizá de que una mayoría absoluta se antoja imposible el 21-O, insistió en la necesidad de llegar a acuerdos en vez de imponer.

El aspirante a lehendakari argumentó que la crisis ha llevado la recaudación a los niveles de 2006, “sin que sea previsible una recuperación en el corto plazo”. Por eso, defendió en Euskadi una “actuación multilateral” que contrapuso al “falso debate tributario del último año”. Fue su forma de recalcar que “nadie”, con la excepción del PNV, ha planteado “en los foros que corresponde” una propuesta concreta de reforma fiscal. “Los que han llevado el tema constantemente al debate público, no lo han llevado a las Juntas Generales ni al Órgano de Coordinación Tributaria”, recriminó.

Urkullu tildó de “ocurrencias” propuestas como el recargo en el IRPF, el céntimo sanitario, la eliminación de la deducción por vivienda o la rebaja de la tributación a las empresas con menos de 25 trabajadores. “En Euskadi hay empresas de este tamaño que ganan más de 800 millones de euros al año. ¿También hay que rebajarles el tipo efectivo?”, se preguntó, antes de apostar por ser “rigurosos, dejar a un lado el debate público y trabajar” en una reforma fiscal consensuada y con tres principios como guía: la redistribución de la riqueza, la incentivación de la actividad económica y la mejora de la capacidad de recaudación.

Una vez planteadas las líneas estratégicas, el líder nacionalista comenzó a desgranar sus medidas concretas para la imposición directa, la única sobre la que tiene competencia Euskadi en la actualidad. Así, propuso revisar las tarifas general y de ahorro del IRPF, así como una reforma profunda del Impuesto de Sociedades para favorecer la capitalización empresarial, la internacionalización y el desarrollo de la propiedad industrial. En sentido inverso, planteó suprimir las deducciones que no cumplan los objetivos con los que se establecieron. Asimismo, incidió en la lucha contra el fraude fiscal, para lo que sugirió la modificación del sistema de sanciones y el establecimiento de nuevas obligaciones de información. “Este es nuestro programa tributario. El que queremos impulsar con la coordinación necesaria”, remató.

Aguirre ve difícil la pretensión del PNV y el PP la juzga “irresponsable”

Las propuestas de Urkullu no tardaron en suscitar reacciones. Sobre todo, la pretendida competencia sobre el IVA. Entrevistado en ETB, el consejero de Hacienda, Carlos Aguirre, valoró que Euskadi tendría “más capacidad para recaudar” con la imposición indirecta, pero juzgó “complicado” que el Gobierno central entre a negociar una reforma del Concierto Económico para otorgar más poder fiscal a las Diputaciones vascas. “Cuando estás jugando con eso, hay que pensar muy bien qué significa un IVA en un sitio al 23% y en otro sitio a otro tipo, así como qué harían las diferentes empresas en función de eso”, avisó.

Más contundentes fueron las respuestas desde el PP. El presidente del partido en Euskadi, Antonio Basagoiti, juzgó en Onda Cero que “abrir el melón del Concierto es una de las cosas más irresponsables que ha hecho Urkullu”, justo cuando “todos los ojos” tienen la vista puesta sobre él y están “proponiendo que se acabe”. Por su parte, el diputado general de Álava, Javier de Andrés, defendió la unificación europea del tipo impositivo del IVA frente a su regulación local.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Justicia, Interior, Política (Euskadi).

IMPRESCINDIBLES

Consulta soberanista

El pueblo de la independencia

Los vecinos del municipio vizcaíno de Arrankudiaga votarán el 2 de noviembre si quieren que Euskadi sea “un estado”

Síguenos en Twitter en @elpais_pvasco

Recibe la información más relevante de lo que está pasando en Euskadi

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana