Un juez ordena retirar el vídeo de un hombre que denunció a los Mossos

La policía aduce que el material es injurioso y pone en peligro a los agentes

Fotogramas del vídeo publicado en Youtube en el que Sergi García denuncia malos tratos de los Mossos d’Esquadra.

Unas horas después de abandonar, magullado, la comisaría barcelonesa de Les Corts, Sergi García se sentó frente a una cámara y explicó, con ojos vidriosos, lo que acababa de ocurrirle. El pasado 13 de julio, García, un auxiliar de cámara en paro de 33 años, acudió con su mujer y su hijo de cuatro años a una protesta convocada frente a la sede del PP en la calle de Urgell. Su familia se marchó a casa, pero él decidió quedarse un rato más. Arrojó dos huevos a la fachada del partido y se encaró con tres policías, a los que llamó “mercenarios” e “hijos de puta”.

A las 23.30 horas, cuando enfilaba ya la boca del metro de plaza de Catalunya para volver a casa, fue detenido. Tres agentes le propinaron golpes por todo el cuerpo y lo trasladaron de mala manera a comisaría, donde vivió “una de las peores experiencias” de su vida. Todo eso lo ha denunciado García ante el juez y lo explica ampliamente en un vídeo de unos 10 minutos de duración que ha recibido más de 200.000 visitas en Youtube y ha corrido como la pólvora en la red; especialmente, en páginas web alternativas que denuncian abusos policiales.

El testimonio de García aparece trufado de imágenes de los tres antidisturbios que, presuntamente, le apalearon. Entre ellos, el cabo que, siempre según su versión, le partió el labio de un puñetazo y trató de minar su moral. “Yo solo, con estas botas, te pego una paliza”, le dijo supuestamente en comisaría, cuando García se quejaba del trato recibido en su detención.

El vídeo y su amplia difusión han molestado a los Mossos d’Esquadra. Hace unas semanas, presentaron una denuncia contra diversos portales de Internet que han colgado el vídeo, según fuentes judiciales. La policía autonómica pidió al juez que ordenara la retirada del vídeo porque su contenido puede resultar injurioso para los agentes implicados. Además, podría poner en peligro su seguridad, ya que en el vídeo se aprecian con claridad los rostros de esos policías.

García explicó ante

una cámara que tres

policías le apalearon

tras una protesta

El titular del Juzgado de Instrucción número 17 de Barcelona, que investiga el caso, ha atendido la denuncia y ha dictado una docena de órdenes dirigidas a distintas plataformas, páginas web y medios de información para que retiren el vídeo o dejen inactivo el enlace al audiovisual. Ese mismo juzgado es el que investiga las denuncias cruzadas entre García —acusado de daños, atentado, desobediencia y resistencia a la autoridad— y los tres mossos a los que atribuye los malos tratos.

La maniobra de los Mossos para proteger a sus agentes ha sido interpretada por distintos colectivos como un acto de censura. Llibertat.cat, un portal “de información y opinión de la izquierda independentista”, ha recibido ya una de esas órdenes, que considera “una nueva muestra de censura de la justicia española”.

El portal considera que García es “un testigo y una víctima molesto”, de ahí que los Mossos hayan “presionado” para ocultar su relato. El vídeo fue montado y realizado por Rereguarda en Moviment —una “plataforma solidaria contra la represión”— y se difundió ampliamente en Youtube. Este portal lo retiró hace unos días de la circulación, aunque algunos usuarios han logrado subirlo de nuevo, por lo que aún es accesible. En algunas versiones del vídeo que ahora puede verse se ha difuminado el rostro de los antidisturbios que custodiaban la sede del PP. En otros, no.

García explicó ayer que la “censura” al vídeo ha hecho que vuelva a extenderse con más fuerza. “La verdad es que no conocía el efecto Streisand”, dice García, en alusión a un fenómeno propio de internet que dice que, ante un intento por censurar determinada información, ésta acaba difundiéndose de forma masiva. Los resultados de la censura acaban siendo, pues, contraproducentes para quien la ejerce. El “efecto Streisand” toma el nombre de un incidente ocurrido en 2003 con la actriz Barbra Streisand, que denunció a un fotógrafo por tomar una imagen aérea de su casa.

El hilo conductor del vídeo de García es una imagen de dos huevos pegados el uno al otro, como los que García arrojó contra la fachada del partido. En la mochila llevaba algunos más. Pero alguien le empujó sin querer y, al caer, se chafaron. Además de insultar a los agentes, les dirigió, uno a uno, una frase profética —“Tu hijo va a morir de hambre, como el mío”— y les recriminó que no se pusieran del lado del “pueblo” que sufre los recortes. La protesta del 13 de julio se convocó a través de las redes sociales después de que la diputada popular María Fabra encendiera los ánimos de casi todo el mundo con su celebérrimo “que se jodan”.

Según el atestado policial, García increpó a los agentes durante 20 minutos, causó daños en un coche patrulla y se resistió a la detención con violencia. Él lo niega. La protesta ante la sede del PP se desplazó después a las puertas del domicilio del presidente de la Generalitat, Artur Mas, hasta que el grupo llegó a la plaza de Catalunya. Los amigos del hombre le propusieron ir a tomar unas cervezas al Raval, pero él le había prometido a su hijo que volvería pronto a casa, así que se encaminó al metro. “Antes siquiera de poderme girar estaba en el suelo con mucha gente encima de mí, dándome golpes por todos lados. Me dieron una paliza”, relata en el vídeo.

Aquella escena “surrealista” no fue nada, dice, comparado con lo que vivió en comisaría, adonde llegó “llorando, indignado y enfurecido”. El cabo que aparece en las imágenes es quien intentó “machacarle” psicológicamente. “Me maltrató, me amenazó, me dijo que se la sudaba mi hijo y me quitó el móvil”, siempre según su versión. García tampoco guarda ningún buen recuerdo de los calabozos de Les Corts, donde permaneció encerrado hasta el domingo por la mañana, dos días después del suceso: “Los calabozos son un rollo muy chungo”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista EL PAÍS en Barcelona
Avatar
Redactor de tribunales El País. Barcelona

IMPRESCINDIBLES

La consulta alternativa sobre la independencia divide a los catalanes

El País Barcelona

El 49% rechaza la fórmula planteada por Mas y el 44% la defiende

Un presidente en la portería

Cristian Segura Barcelona

Jordi Pujol ha establecido su despacho en la vivienda del portero, donde ya tenía su biblioteca personal

El Barcelona copia mal al Madrid

El sentido del juego colectivo madridista subrayó todavía más la derrota blaugrana

Oleguer Pujol tiene un 0,04% de los 3.000 millones invertidos

Una auditoría descarta irregularidades

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana