Un testigo del crimen de la T-4 denuncia tardanza en asistir a la mujer fallecida

Alertó a las 6.40, los médicos de Aena llegaron a las 7.07 y Emergencias Madrid, a las 7.10

A las 6.53 el Samur le pregunta por teléfono el lugar y le pide indicaciones de cómo llegar

El Ayuntamiento admite que se tardó 17.05 minutos, cuando el tiempo medio es de 9

Vicente Moreno sostiene su móvil, en el que han quedado registrados los mensajes y llamadas que intercambió con Emergencias Madrid y el 112. / V. T.

Vicente Moreno, encargado de la logística de pasajeros para el hotel Best Western Villa de Barajas desde febrero, acaba de dejar a un viajero en el aeropuerto a las 6.35 cuando, en la rotonda que da acceso a la bolsa de taxis de la T-4, ve a un "Seat Toledo oscuro salir zumbando" y a un taxista que corre a auxiliar a una persona malherida, tirada en el suelo en plena rotonda y rodeada de sangre. Piensa que "ya estará en marcha la ayuda y todo organizado", pero decide detenerse "por si acaso" a ayudar. Por esa zona y a esa hora "cruza un coche cada tres segundos y rapidito". "Tenía que pasar, han atropellado a un borracho", se teme. En la zona hay un puticlub y alguna vez él mismo ha esquivado a algún peatón en mal estado.

Coloca su furgoneta Renault detrás de la persona herida para protegerla y para iluminar el lugar. Ocupa el carril exterior, de modo que los coches pueden circular por el interior. En ese momento, se da cuenta de que está viva, porque mueve con dificultad el brazo para taparse la cara con el dorso de la mano. Le molesta la luz de los faros. En cuanto aparca, llama al 112. Son las 6.40. Les da una información incorrecta. "Hay un hombre herido, está sangrando mucho, inconsciente, no respira". Lo hace porque confía en que "así se darán más prisa", para que la ambulancia "llegue lo antes posible". "Les presento el peor de los casos, sé que hay una escala". Indica al operador con precisión el lugar, que conoce a la perfección porque lo recorre varias veces al día. Tranquilo, "la ambulancia está en camino". No sabe si su llamada es la primera. Piensa que la mujer ha tenido suerte: "Estamos en la T-4, en cinco minutos llegan".

Una llamada, un mensaje y una rellamada

"Pie a tierra". Se baja rápidamente del coche, ve que es "una mujer", ve el "uniforme de Iberia", ve "los papeles de la mutua y el boli en el suelo", le toma el pulso en el cuello, lo tiene "bajo", pero lo tiene. Consulta los documentos de la póliza y averigua que se llama Raquel. Le quita la mano de la cara y se la coge, ella mueve ligeramente los dedos, él le habla, le dice: "Raquel, tranquila, están llegando, no es nada, tranquila, aguanta". Se da cuenta de que ha sido arrollada por un indicio claro de atropello: le faltan los zapatos.

Sabe este detalle y lo que tiene que hacer, conoce los protocolos de actuación y está acostumbrado a trabajar en emergencias. Es director de seguridad —una capacitación especial dentro de la seguridad privada que otorga el Ministerio del Interior. "Le han robado, le han robado", le informa a gritos el taxista. Llegan más personas, se organizan, unos hacen señales a los conductores para que vayan más despacio, otros se encargan de preguntar uno a uno a todo el que pasa si es médico, un motorista se tira de rodillas al suelo para tapar con su chaqueta a la mujer, otro le tapa los pies con otra chamarra. Tiene una media rota. Hace frío, amanece.

La mujer tiene los ojos medio abiertos y la mirada perdida hacia el cielo. No reacciona. Le vuelve a tomar el pulso en la muñeca, lo tiene más tenue. Se le pasa por la cabeza cogerla en brazos y llevarla en su furgoneta al centro de salud Barajas, en la avenida de Logroño, son dos kilómetros. Estaría allí en dos minutos. Pero no lo hace. Sabe que con esas lesiones no se debe mover a una víctima y teme que esté cerrado por culpa de la crisis. "Está todo empapelado de carteles de no al cierre de las urgencias por la noche".

"Tranquila, estate tranquila, no te muevas, aguanta, es un susto, ya viene la ambulancia". A las 6.50, cuando lo que espera es ver las luces de la ambulancia, lo que llega es un mensaje a su móvil. Es el 112 para informarle de que "una ambulancia del Samur se dirige al aeropuerto internacional de Barajas". Tres minutos después, suena el teléfono. "Le llamo del Samur para preguntarle dónde es exactamente el accidente". Le explica que en la bolsa de taxis de la T-4 y el operario le replica: "Y eso dónde está, en qué carretera, en la M-111, en la M-112...? "Vaya a la T-4, se ve, hay 20 carteles que lo indican", responde con impaciencia. "No es posible que alguien que trabaja en emergencias no sepa dónde está la bolsa de taxis de Barajas", se lamenta.

La llegada de policía, AENA, y Samur

No llegan. No llegan. "El pulso es cada vez peor hasta que ya no se le encuentra. No hay pulso". En ese momento piensa que hay que empezar a hacerle las maniobras de reanimación pero no se atreve, piensa que está crítica, que hay riesgo de empeorar las cosas y que lo más prudente es esperar a los profesionales. "En la tele, en las películas, parece fácil, pero luego hay que estar ahí, con la sangre". Está "de los nervios", no para de mirar el reloj. Aparece un municipal en moto a las 7.07. A los 20 segundos, "llega un 4x4 de AENA, del que se bajan cuatro médicos con batas azules". El policía y los sanitarios se hacen cargo de la situación y empiezan a hacerle el masaje cardiovascular. Minutos después, a las 7.10, la ambulancia del Samur, a la que deja el lugar que ocupaba su furgoneta.

"Más de 20 minutos, casi media hora después de la llamada", critica Vicente, para quien es "inadmisible" que "se tarde tantísimo en llegar a la T-4" y que "el Samur no se sepa de memoria la zona". "No estamos hablando de una calle perdida en cualquier punto de la ciudad, es un aeropuerto internacional", subraya. A su juicio, el Samur ha fallado "estrepitosamente". Al margen de la denuncia, Vicente también quiere que la familia sepa que había alguien con ella. "A lo mejor no lo oyó, pero estuve a su lado, cogiéndola de la mano. No murió sola", repite.

Un portavoz de Aena ha confirmado que los primeros en llegar fueron sus médicos, aunque en la información ofrecida ayer por policía y Emergencias 112 nadie lo mencionara. Explica que "en Barajas hay tres servicios médicos abiertos las 24 horas para atender las incidencias, situados en la T-1, la T-4 y la T-4 Satélite", aunque existen "por seguridad y por calidad, porque ninguna normativa internacional" obliga a ello. "También tenemos por el mismo motivo 65 desfibriladores en las instalaciones y cuerpo propio de bomberos", añade. "No obstante, la atención médica de urgencias en el aeropuerto, como en todo el municipio de Madrid, depende del Samur", puntualiza.

Una actuación "correcta"

El Ayuntamiento de Madrid, como responsable del Samur, sostiene que la actuación del Samur fue "correcta". Según el Consistorio, "el tiempo de respuesta medio en el entorno de Barajas es de nueve minutos, uno más que en el resto de la ciudad, que es de ocho". En el caso de la Raquel Miguélez Cartón, de 40 años, la mujer que murió ayer en Barajas al ser arrollada por unos ladrones que le robaron el coche, un Porsche Cayenne, el Ayuntamiento admite que se tardó casi el doble. "El GPS de la UVI móvil indica que transcurrieron 17,05 minutos desde que sale hasta que llega", precisa una portavoz municipal. ¿Por qué? No hay respuesta.

"La elección del recurso fue acertada, acorde con la incidencia, porque se asignó una unidad de soporte vital avanzado y no una ambulancia básica", se defiende el Ayuntamiento, que recuerda que la víctima sufría "un traumatismo craneoencefácilo grave con parada cardiorrespiratoria". La unidad que acudió "fue la mejor para la incidencia y la más cercana disponible en ese momento a través de GPS", subraya.

La portavoz añade que Barajas dispone de un retén médico: "Aena tiene dos unidades de soporte vital avanzado o IVI móviles en la T-2 y en la T-4 y su propio servicio sanitario". No se considera necesario instalar un puesto fijo del Samur ni más cobertura al margen de lo dispuesto por Aena porque en el aeropuerto se producen "en un año siete paradas cardiorrespiratorias". "Es un volumen de incidencias muy bajo", anota la portavoz municipal. A última hora de la tarde de ayer uno de los dos asaltantes fue detenido por los agentes, que también recuperaron en la capital el vehículo robado. El otro sigue libre.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana